Anuncios

jueves, 25 de abril de 2019

Expansión


La expansión
La expansión 

La expansión universal



Me he dado cuenta que la expansión universal tiene que ser muy homogénea, muy estable y muy uniforme. Ya que tiene que ser así para poder expandirse y crecer sin fin. Y al mismo tiempo inducir a que absolutamente todo lo que exista en el universo sea igual de estable que la expansión y que por eso todo crece y se expande sin fin de una manera muy estable y constante.
Y gracias a ello, se pudo crear un espacio universal tan ordenado como el espacio intergaláctico donde vivimos.
Y si la expansión universal no tuviese la necesidad de crear un espacio como el espacio universal donde vivimos, la expansión universal no podría ser otra cosa que un perfecto orden muy perfectamente homogéneo, estable y uniforme, teniendo en cuenta que la perfección absoluta no existe.
Sólo se puede ser una expansión tan perfectamente ordenada sí ésta se expande de manera instantánea.
Y expandirse instantáneamente es carecer de movimiento entre existencias, movimiento que únicamente pueden poseer las existencias atractivas, ya que las existencias repulsivas se repelen entre sí y por eso no pueden unirse y así formar las existencias compuestas capaces de adquirir así el movimiento entre existencias.
Y careciendo de movimiento se carece también de tiempo, y de las dimensiones. Por tanto se carece de los tamaños grande y pequeño y de toda evolución del espacio universal donde vivimos.
Por eso la expansión es un orden repulsivo unidimensional, y siendo así no puede crear ninguna clase de materia ni ninguna existencia ni evolución tridimensional, que es la que posee el universo gravitatorio de existencias atractivas donde vivimos.
Supongamos que la expansión sea un gran río en donde el agua se mueve dirigiéndose al mar; y que el espacio donde vivimos sea una barca sin motor que se deja llevar por el agua del río.
Sí el agua del río se mueve muy fuerte la barca se moverá muy fuerte; y si el agua del río dejase de moverse la barca dejaría de moverse.
Pues la expansión debe moverse de una forma muy estable para que exista esa gran estabilidad universal de la gran barca representada por el espacio universal donde vivimos, el cual sólo es el aproximadamente el 5% del universo. Puesto que apenas se nota el movimiento expansivo de nuestro espacio universal, más bien parece que estemos en un universo sin movimiento.
Y ese gran orden universal de nuestro espacio universal sólo lo pudo crear la expansión gracias a que la propia expansión es un gran orden, aunque sea totalmente repulsivo.
La expansión no se puede parar para conseguir aún más estabilidad, más perfección, más orden universal, y si se parase todo dejaría de existir.
Debe ser tan grande la estabilidad universal expansiva que parece que todo esté parado, que la expansión esté parada, y que sólo nos movemos con su correspondiente tiempo por obra divina.
La expansión se expande como energía repulsiva, pero tiene que ser una energía repulsiva muy constante y muy estable y además tiene que invadir de estabilidad repulsiva y de orden repulsivo todo el universo y posibilitar así con esas repulsiones, ya que todo pro crea su contra, el espacio atractivo gravitatorio en el que la existencia se atrae entre sí, como es el espacio intergaláctico donde vivimos.
Con lo cual, esa perfección ordenada de la expansión repulsiva que lo invade todo de manera repulsiva, no puede ser otra cosa que la energía oscura que está en todo, y que forma aproximadamente el 95% del universo.
Y esa expansión para ser tan estable como es sólo pudo surgir de la nada y de manera instantánea. Y multiplicarse sin fin, generando cada vez más existencia repulsiva y expansiva, mediante el surgimiento continuo de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles semejantes entre sí. Ya que éstas sólo pueden ser existencias repulsivas, puesto que si se atrajesen entre sí se unirían dejando de ser de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles.
Y gracias a esa multiplicación sin fin de esas existencias la expansión universal no cesa de crecer y expandirse como energía repulsiva.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario