Nueva paradoja de Einstein



Gran esfera semejante al Sol. Nueva paradoja Einstein
Gran esfera parecida al Sol. Nueva paradoja Einstein. Pixabay


Nueva paradoja de Einstein



Nueva paradoja sobre los gemelos de Einstein


Supongamos que a uno de los hermanos gemelos de la paradoja de Einstein lo transformásemos a un tamaño parecido a la de una hormiga.

Hay que tener en cuenta que las distancias que puedan recorrer las hormigas con respecto a  las distancias que podamos  recorrer las personas, no serían las mismas debido al tamaño. En el sentido de que una persona posee mucho mayor envergadura y por eso alcanzaría en menos tiempo cierta distancia.

Por tanto, cualquier distancia, representaría ser mucho mayor para el gemelo convertido al tamaño de la hormiga que para el otro gemelo que no se haya convertido al tamaño de la hormiga.

Supongamos que al transcurrir un año, al gemelo convertido al tamaño de la hormiga lo volviésemos a convertir a su tamaño normal, ¿qué pasaría?: que éste gemelo habría envejecido mucho más que el otro gemelo. Ya que las evoluciones en los tamaños pequeños, ya sean materiales o vivientes, son más rápidas que las de los tamaños grandes.

Por eso, los seres vivos de tamaños inferiores transcurren con adaptaciones o evoluciones más rápidas que los seres vivos de tamaños superiores. Y cuanto mayores sean las diferencias de tamaño más se notarán esas diferencias.

Con la materia no viviente no sucede lo mismo porque ésta está adaptada a un transcurrir dinámico propio muy lento. Esto demuestra que la materia no viviente está adaptada a un dinamismo propio muy lento, poco transformativo y poco evolutivo, lo cual induce a que la materia envejezca o se transforme muy lentamente.

Como la materia no viviente apenas se mueve o se transforma de forma dinámica  poco evolucionará y poco alterará su tiempo, por tanto, la materia no viviente poco envejecerá o se transformará.


El movimiento


El movimiento es un orden, y por eso no puede moverse nada sin  sus correspondientes movimientos ordenados.

Los movimientos entre existencias sólo pueden existir en el espacio-tiempo, que es donde las existencias se atraen entre sí. O sea en el espacio gravitatorio galáctico donde vivimos.

Las existencias que existen en los espacios-tiempos son unas existencias atractivas transformadas así por las estrellas. Cada estrella transformará sus propias existencias repulsivas en existencias atractivas; existencias repulsivas adquiridas de la expansión universal.

Esas atracciones entre existencias permiten que se puedan formar las existencias compuestas. Las cuales se transforman constantemente, con gran sincronía dinámica, en nuevas existencias compuestas. Y se transforman así gracias a que  están fuertemente sincronizadas dinámicamente por la expansión universal, puesto que la expansión universal está en todo como gran sincronización dinámica.

En resumidas cuentas ese transcurrir dinámico de nuestro espacio-tiempo gravitatorio no es otra cosa que un transcurrir dinámico de existencias compuestas que se mueven con gran sincronización dinámica inducida por la expansión universal.

Expansión universal que se mueve grupalmente de manera instantáneamente y sin pausa porque conjuntamente no poseen un presente, sólo posee un presente cada individualidad de esas existencias repulsivas expansivas porque al nacer de la nada como las existencias dinámicas más pequeñas posibles crean un lugar propio llamado existencia que no puede ser ocupado por otra existencia; y por eso son indivisibles y repulsivas.
 
En el espacio-tiempo esas pausas dinámicas de las existencias compuestas no pueden transcurrir sin orden porque pertenecen al orden impuesto por el tiempo y la expansión universal. 



Diferentes adaptaciones entre diferentes épocas


Pongamos el ejemplo de un humano de la edad de piedra al que se le quisiese adaptar a nuestra evolución viviente actual.

Aparte de las grandes diferencias, tanto físicas, psíquicas y genéticas que tendrían comparándolas con las de los humanos actuales, los hijos que pudiesen tener con una mujer de nuestra época saldrían deformados tanto psíquica como físicamente.

Esas evoluciones más atrasadas de los humanos de la edad de piedra, o de otras épocas más antiguas, comparándolas con las de los humanos actuales, demostraría que existen diferentes adaptaciones y evoluciones. Evoluciones que tendrían aún más diferencias cuanto mayores años de diferencia existiesen entre diferentes evoluciones.
  
Diferencias evolutivas también tendría una persona que viajase durante mucho  tiempo a una gran velocidad como podría ser a la de la luz, o se hubiese transformado en un ser pequeño, por ejemplo en el tamaño de una hormiga.

Sí a esos gemelos se les enviase a uno a viajar a la velocidad de la luz y a otro a empequeñecerse convirtiéndolo en el tamaño de una hormiga, y se los adaptase a esas nuevas adaptaciones. El ser del gemelo que viajase a la velocidad de la luz se resistiría a envejecer y envejecería más lento que el otro, ya que viajaría a una gran velocidad deformándose así la sincronía de su tiempo.

Y el otro gemelo envejecería muy rápido ya que la transformación de su masa a una masa inferior le adaptaría a una evolución sincrónica a un ritmo dinámico muy rápido, aunque tanto las lentitudes como las rapideces adaptativas realmente no posean lentitudes ni rapideces, ya que todo en los espacios-tiempos se adapta a la velocidad evolutiva impuesta jerárquicamente por la sincronía jerárquica de los espacios-tiempos.

O sea que el tiempo evolutivo normal que pudiese vivir una hormiga no significaría que viviese menos tiempo evolutivo que el tiempo evolutivo normal que pudiese vivir un elefante, una persona u otro ser viviente más o menos longevo, ya que el tiempo sincroniza como tiempo a toda la existencia  por un igual. El tiempo sincroniza a todo lo que existe en su espacio-tiempo como si fuese una jerarquía, o llamase matemática, en la que todo se tiene que ajustar a esa matemática sincronizada dinámicamente por el tiempo.

Esa sincronía dinámica impuesta por el tiempo hace que unas existencias se puedan transformar evolutiva y adaptativamente más rápido o más lento, o sea que puedan envejecer más rápido o más lento según se hayan adaptado evolutivamente a esa sincronía dinámica del tiempo. Sincronía dinámica que induce a que nada disponga de su propio tiempo sino del tiempo inducido por el tiempo. No importa repetirlo otra vez: el tiempo induce a que todo lo que existe en el espacio-tiempo experimente el envejecimiento impuesto por el tiempo y no del envejecimiento propio medido por un reloj o por un calendario, que es una forma adecuada del medir el tiempo, pero que son medidas que no sirven para medir el propio tiempo adaptativo-evolutivo del espacio-tiempo.

Lo cual quiere decir que por ejemplo un siglo, un año, una hora o un segundo no es el mismo tiempo que el tiempo adaptativo o evolutivo impuesto por el tiempo, el cual induce un tiempo transformativo propio, aunque los humanos hayamos inventado medios como un reloj o un calendario para medir ese tiempo transformativo en un tiempo medido por una herramienta. Tiempo transformativo evolutivos-adaptativos del tiempo que induce a que unas existencias se transformen o envejezcan más rápidas que otras, pero que esas transformaciones no son esas como las transformaciones medidas por herramientas inventadas por los humanos.

El tiempo experimentado por una hormiga está sincronizado para que esa hormiga experimente una vivencia plena y adecuada adaptada a su evolución, vivencia adaptativa-evolutiva semejante a la adaptada por la más duradera vivencia que pudiese vivir un elefante o una persona. O sea, que la vivencia más duradera que pudiese vivir una hormiga sería semejante, evolutiva-adaptativamente, a la vivencia más duradera que pudiese vivir un elefante o una persona.

Y aunque el elefante y las personas pudiesen vivir mucho más tiempo que por ejemplo las hormigas, todos los tiempos de todas las existencias están sincronizados por el espacio-tiempo a existir como tiempo. Eso demostraría que el tiempo es como un orden matemático que induce a que todo evolucione al mismo ritmo dinámico sincronizado impuesto por el propio tiempo.



Velocidad, masa, constancia y pluralidad



Como el tiempo es un gran orden,  eso induce a que se componga la existencia como existencia compuesta a un mismo ritmo dinámico. Y por eso mismo, las existencias compuestas que posean más masa evolucionarán, o se transformarán, más lentamente que las que posean menos masa. Con lo cual velocidad y masa se relacionan entre sí, teniendo en cuenta la constancia y la pluralidad.

La constancia es importante porque para poder adaptarse o evolucionar se necesita constancia. La pluralidad también es importante porque una simple existencia no podría evolucionar por su cuenta, necesitaría unirse a otras existencias.

Por tanto, para que la transformación o el envejecimiento de algo sea efectivo en el espacio tiempo, ese algo debe estar compuesto de muchos algo, de muchas existencias individuales y compuestas unidas en una sola o en varias existencias compuestas, o sea una pluralidad de pluralidades, o llamase una jerarquía u orden compuesto de multitud de órdenes.

El espacio tiempo es como una jerarquía. Es un orden compuesto de órdenes. Por ejemplo los órdenes vivientes, materiales o energéticos se dividen en otros órdenes (la vida se divide en muchos órdenes en forma de especies de animales, vegetales y otras especies; la materia se divide en diversos órdenes o tipos de materias distintos).

¿Pero cómo surgen los órdenes, las especies vivientes y las especies minerales en el espacio-tiempo?:  No pueden surgir por sí solas desde lo más pequeño o simple ya que no se adaptarían por sí solas al tiempo pues necesitarían unirse como pluralidad de existencias.

De cada orden viviente, material, energético o sea de la clase que sea (llamase jerarquía, especie o género) ya sea formado por accidente, por adaptación a distintos habitas, por circunstancias o por lo que sea surgen otras adaptaciones parecidas, algunas no tendrán éxito y se extinguirán o volverán a adaptarse a las adaptaciones originales. Las que tengan éxito formaran una nueva especie, un nuevo orden, y de estos nuevos órdenes podrán surgir de la misma forma otros órdenes, y así sucesivamente. Tanto los órdenes originales, llamase géneros o especies originales, si no se extinguen, continuarán sus procesos evolutivos o adaptativos, lo mismo sucederá con las nuevas especies o géneros que han surgido de los originales. De esta manera todo se sincroniza con el tiempo en el espacio-tiempo en el que el tiempo es el que impone sus normas.



Nueva paradoja Einstein: Adaptaciones     


Un mosquito o cualquier otro ser vivo de parecido tamaño está adaptado evolutivamente a tener esa constitución, porque es una adaptación surgida de la adaptación de la vida. Y ha evolucionado así  a través de la sincronización del tiempo, por eso el mosquito posee esa velocidad y no puede poseer velocidades superiores ya que la evolución a la que se ha adaptado el mosquito es la de su propia adaptación a una evolución adecuada a su evolución sincronizada por el tiempo, y esa misma sincronización no le permitirá poseer unas velocidades superiores a la permitida por su propia adaptación al tiempo.

Y eso mismo sucede con todos los demás seres vivientes y con todo lo que existe en el espacio-tiempo. Es decir que todo ha evolucionado, o está adaptado en el espacio-tiempo, a evolucionar evolucionando con la sincronización que le permite evolucionar el tiempo. Por eso un mosquito posee una velocidad y una masa adecuada a su evolución con esa sincronización del tiempo. Lo mismo le sucedería a cualquier otro ser vivo e incluso a cualquier existencia no viviente.

Todo en el espacio-tiempo está adaptado y se ha adaptado a evolucionar a su propia adaptación adaptada a la adaptación inducida por el tiempo del propio espacio-tiempo. Unas existencias han evolucionado más o menos, permitiendo con esto que existan diferentes tipos de evoluciones, pero todo ha evolucionado y evoluciona inducidos por la sincronización del tiempo, el cual sincroniza con gran orden dinámico.  

Por mucho que se resistiese algo a la adaptación del tiempo, al final acabaría por adaptarse al tiempo.


Teoría correcta


Todas las pruebas realizadas con todo tipo de relojes demuestran que viajar a velocidades elevadas se envejece menos. 

Todas esos experimentos sólo se pueden realizar dentro de una adaptación dinámica universal a la velocidad constante expansiva como es la de la expansión universal. Por tanto esas pruebas se han realizado a una velocidad mayor que la velocidad expansiva.

Tratar de viajar más lento que la adaptación dinámica universal expansiva es resistirse a dejar la adaptación dinámica expansiva donde se viaja, es tratar de dejar de existir.   

No por viajar a la velocidad de la luz los tripulantes de esa nave espacial experimentarán menos vivencias que nosotros. Ya que el tiempo se adaptaría a esa velocidad más rápida, con lo cual la vida física y psíquica se adaptaría al tiempo de esa velocidad más elevada.


Seres superiores


Si a cualquier ser vivo, sea una persona, mono u otro ser, se le separase de su adaptación viviente normal, adaptándolo a otra adaptación distinta, ya sea mediante un  largo viaje a la velocidad de la luz o mediante transformaciones a tamaños inferiores o mayores, no podrían volver a recuperar la misma edad normal que tenían anteriormente. Ya que el tiempo que han perdido es irrecuperable.

Aunque sí que podrían volver y poder vivir en la antigua adaptación terrestre que tenían antes de viajar, pero como seres que han evolucionado o envejecido más o menos. Porque tanto física como de manera psíquica, ese tiempo viajado no es perdido, es empleado en otra vivencia con otro movimiento-tiempo distinto.
  
Ese tiempo pudo haberse aprovechado ya que no es tiempo perdido. Tiempo que se suma a una evolución normal. 

Necesitaría más de un artículo para poder definir más y mejor la nueva paradoja Einstein.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
Http://evolucioninteligentesinfin.com
Http://sudokusycrucigramas.blogspot.com
Http://articulosnuevos.blogspot.com

La humanidad y su futuro





Cara de una mujer en donde se ve el Universo. La humanidad y su futuro
Cara de una mujer donde está sobrepuestoa el Cosmos. La humanidad y su futuro


La humanidad y su futuro



El futuro


Se produzcan los hallazgos científicos que se produzcan se producirán tarde o temprano y en sus fechas evolutivas aproximadas predeterminadas.

Normalmente los descubrimientos científicos se producen cuando de manera evolutiva se deben de producir.

Por ejemplo: Nunca se podría haber inventado un carro con ruesdas si todavía no se hubieran inventado las ruedas, una evolución permite producir otra evolución superior. No se podrán construir naves espaciales que viajen en el espacio a velocidades cercanas a la de la luz sin antes no haber descubierto los medios que podrían impulsar a esas naves a viajar a esas velocidades. Todo evolucionará en su tiempo evolutivo normal, no en un tiempo anterior.

Por eso todo tiene un  proceso evolutivo que es como decir que todo está escrito o destinado a que suceda cómo y cuándo deben suceder.

Aunque la vida disponga de cierta libertad, al final todo está inducido a cumplir una meta evolutiva.

Es decir, como todo dispone de su tiempo evolutivo, eso obliga a que no se puedan posibilitar inventos en épocas que evolutivamente no les correspondan.

Por eso las cosas más importantes que le sucederá a cada uno inevitablemente les sucederá, no se pueden cambiar. Hay hechos que parecen no tener importancia, pero para la evolución si las tiene, ya que esos hechos podrían influir en otros hechos como si fuese un efecto dominó y podrían cambiar la evolución normal de las cosas.



Los hechos más importantes para la evolución no se pueden cambiar


La vida dispone de cierta libertad para poder cambiar los hechos antes de que sucedan. Pero los hechos que sean verdaderamente importantes y que puedan modificar la evolución normal de la evolución viviente y de la evolución de todo no se podrán cambiar, por eso todo está destinado a suceder como debe suceder.

Es el propio tiempo el que controla la evolución de todo.

Se pueden imaginar muchas cosas: naves espaciales que viajen a la velocidad de la luz, vivir sin envejecer, etc. Pero  esas imaginaciones no se podrán realizar hasta que no lleguen sus fechas evolutivas adecuadas, que serán las fechas evolutivas más adecuadas para poder hacerlas realidad.

No se puede empezar la casa evolutiva de la evolución por el tejado. Cada cosa a su tiempo, cada evolución a su tiempo evolutivo, cada descubrimiento llegará en su tiempo evolutivo aproximado.



La evolución viviente


Las vidas terrestres pertenecen a una jerarquía de almas terrestres enlazada a una jerarquía de almas universales. Al igual que todas las vidas universales pertenecen a una jerarquía de sus respectivos planetas enlazadas con una jerarquía de almas universales.

Todas las almas, al igual que las vidas, poseen obligaciones evolutivas.

La evolución material y energética no posee de la libertad que posee la evolución viviente. Por eso, estas evoluciones son evoluciones standar y por eso también no están tan sujetas a unas normas especiales como las evoluciones vivientes.

La evolución viviente dispone de cierta libertad de acción, y por eso cada vida puede actuar libremente, con lo cual esa libertad nos ha inducido a decidir y experimentar. Esa evolución viviente nos ha llevado al camino evolutivo de evolucionar también como alma.



La evolución


La evolución es un camino evolutivo que no tiene atajos evolutivos, se ha de evolucionar conforme permite el orden evolutivo universal.

Por ejemplo, supongamos que existen miles de planetas en donde existen vida, cada civilización poseerá su propia evolución viviente.

Lo que cada civilización realice antes de que se extinga, para nada le influye al universo, puesto que existen infinidades de lugares universales con el mismo propósito evolutivo. Y para todas las evoluciones, sea viviente o no, el final será la extinción y volver a existir en otro sitio, ya que nada desaparece totalmente pues todo se transforma.

Siempre nacerán más estrellas que las que se extingan ya que el universo está en plena expansión.

Mientras eso sucede el universo continuará existiendo, será el mismo universo y inducirá el mismo orden evolutivo universal a todo el universo.

Por tanto, todo está destinado a evolucionar hacia esas metas evolutivas conforme fueron creadas, porque no hay otro camino evolutivo diferente al que ha posibilitado el orden evolutivo universal.


El universo no piensa, actúa


Si el universo fuese una persona pensante sabría los hechos importantes que le podría suceder a cada evolución viviente, ya que todas las evoluciones vivientes del universo evolucionan de forma parecida y hacia el mismo fin.

No se puede cambiar el futuro de la humanidad. Por muchas guerras mundiales que sucedan en la Tierra o en cualquier planeta que albergue vida, suceda lo que suceda ningún suceso apenas le influiría al orden evolutivo universal.

Ningún daño podría sufrir el universo si estallase una bomba nuclear en la Tierra ni en cualquier otro planeta que albergase vida, ya que el universo es infinito y existirán infinitos planetas que alberguen vida.



La humanidad y su futuro



Si no hay una guerra que extinga la evolución viviente terrestre, el futuro de la humanidad será:

1. Que tarde o temprano existan más máquinas o robots cada vez más sofisticados.

2. El de que las personas acabemos siendo más robots que humanos, ya que las partes físicas sustituibles serán mejores que las humanas.

3. El de que, a través del conocimiento nos vayamos puliendo como seres humanos.

Con el tiempo, el dinero no existirá, ya que la tendencia universal será poseer un bienestar de cada vez más alta calidad, en el que a veces el dinero será un estorbo pues las cosas más imprescindibles se conseguirán sin dinero.

Y todo eso gracias a que existirá una mayor globalización terrestre, y que los robots nos desprenderán de los trabajos más perjudiciales. Supongo que eso nos proporcionará mejor calidad de vida. Podremos vivir sin trabajar, gracias a los robots.

La gente trabajará voluntariamente en trabajos comunitarios, otros harán deporte, otros estudiarán, otros se dedicarán a la música o al arte; o a muchas otras formas de ocupar el tiempo ya que nadie podrá estar sin hacer nada.

Supongo que será un mundo más justo en el que poco se parecerá al de hoy en día.

4. Vencer el envejecimiento: Se podrá retrasar el envejecimiento humano, ya que se habrán posibilitado adaptaciones físicas humanas más resistente al envejecimiento y se habrá vencido a la vejez también de manera biológica.
  
No se podrá vivir eternamente con la misma vida, ya que nuestras almas no lo permitirán. 

Se intercambiarán todas las partes físicas humanas más envejecidas por otras ortopédicas, con las cuales nos mantendremos siempre más jóvenes.

Y a través de adaptaciones físicas y de nuevas investigaciones seremos más fuertes, más ágiles, más felices,... Y además, gracias a eso, todas las enfermedades se podrán curar.

5. La unión humana: En el futuro no se podrá evitar que todas las naciones consigan unirse formando una única nación terrestre, ya que esa es la tendencia.


Más sobre el futuro (Supresión de fronteras)


No se podrá evitar que la humanidad consiga la supresión total de fronteras, gracias a que a  los países menos desarrollados se les induzcan a que alcancen niveles más altos de desarrollo.

Hoy en día las fronteras son muy útiles por diversos motivos, pero en el futuro no servirán para nada. La tendencia de la humanidad es unirse formándose así un sólo país terrestre, porque esa tendencia es una tendencia evolutiva universal.

¿Cómo se conseguirá la supresión de fronteras?: De manera evolutiva, induciendo a que se desarrollen cada vez más los países menos desarrollados, entre otras medidas. Con la globalización terrestre humana habrá menos guerras, menos hambre, menos armas, etc.

Los extraterrestres nunca tendrán un contacto formal con la humanidad existiendo tantas desigualdades e injusticias humanas.

6. Más internet: Tampoco en el futuro se podrá evitar una internet sin fronteras,  cada vez más universal y uniendo cada vez más a la humanidad; de hecho ya se está produciendo.



7. Contacto extraterrestre: Supongo que tarde o temprano existirá un contacto extraterrestre, el cual lógicamente proporcionará a la humanidad mayores conocimientos y más adelantos tecnológicos.

Normalmente a los extraterrestres, más avanzados tecnológicamente que nosotros, no les interesará el contacto con la humanidad, ya que ellos estarán tan avanzados tecnológicamente que poco le podremos aportar.

Y no van a ayudarnos porque sí, cuando quizás hayan venido a la Tierra con otro propósito.

Supongo que existirá una ley universal, en la que se obligue a que cualquier civilización extraterrestre ayude  tecnológicamente a las menos avanzada tecnológicamente. Ya que todas las civilizaciones extraterrestres muy avanzadas tecnológicamente también recibieron ayuda tecnológica de otras civilizaciones extraterrestres más avanzadas que ellos.

8. Los extraterrestres, si quisiesen, podrían acabar con nosotros en un santiamén. Pero no vendrán a la Tierra a invadir, ni a hacer daño, ya que existe una ley universal que lo prohibe.

Vendrán a investigar, aunque para ello se tengan que integrar entre nosotros.

Cualquier civilización extraterrestre muy avanzada tecnológicamente habrán contactado con otras civilizaciones más evolutivas que ellos, y estas civilizaciones habrán contactado con otras y así sucesivamente, con lo cual entre todas habrán creado una ley universal, que tendrán que respetar.

Quizás esperen a que estemos más avanzados tecnológicamente para contactar con nosotros, siempre con la intención de ayudar.



Más sobre el futuro (las almas y las vidas)


9. Sobre las almas: Tarde o temprano la ciencia demostrará la existencia de las almas y los científicos desearán contactar con ellas.

Esto supondrá uno de los mayores adelantos de la humanidad, ya que las almas pertenecen a una jerarquía universal de almas y poseen una gran sabiduría universal.

Ese contacto nos hará ser diferentes. Ya que ellos nos enseñaran, nos guiarán, nos dirán quién es Dios, quién fue Jesucristo y nos mostrarán las verdades de muchos misterios todavía ocultos.

10. Sobre los animales y plantas: En vista de que cada vez más animales y plantas se extinguen, y de que eso nos perjudica a todos,  se buscarán, cada vez más, mejores medidas para evitar esas extinciones.

11. Civilizaciones extraterrestres: ¿Qué es lo que les sucederá a todas las civilizaciones universales de todas los planetas del universo que alberguen vida?

Primero hay que tener en cuenta que el universo es un orden en el que no existen excepciones contrarias a ese orden universal.

La realidad es que todos los extraterrestres son seres vivientes como nosotros.

Son hermanos nuestros puesto que muchas almas de seres fallecidos en la Tierra han reencarnado en muchos otros planetas que albergan vida, Y a su vez, muchas de las almas de esos extraterrestres fallecidos habrán reencarnado en la Tierra.

Todos los planetas que albergan vida experimentan evoluciones parecidas a la de la Tierra.

Como hay tantísimos millones de planetas que albergan vida, muchos de ellos habrán evolucionado tecnológicamente tanto que sus evoluciones les habrán permitido construir naves espaciales muy sofisticadas. Las cuales podrán estar tripuladas por sólo robots,  y algunas también, muy posiblemente, por voluntarios vivientes muy preparados física y mentalmente.




El futuro 


El futuro es como si estuviese escrito, es un futuro evolutivo y ese futuro lo han de experimentar, sin excepción, todas esas billones de civilizaciones extraterrestres que existan.

El futuro de ningún planeta o estrella podría cambiarse, sus futuros finales son sus inevitables extinciones.

De eso se salva la vida universal, pues el futuro de todo ser viviente es pertenecer a la jerarquía de almas universales y volver a nacer como vida, o permanecer eternamente como alma si su vida ha evolucionado de manera positiva hacia ese fin.

Muchos pensarán que las almas son invenciones, no es así. La jerarquía de almas es una evolución más, unida de forma jerárquica a la evolución viviente, como no podía ser de otra manera.

Ya que qué sentido tiene la evolución viviente de evolucionar sin fin así porque sí.

La evolución viviente evoluciona sin fin de manera física y también de manera psíquica, cuya evolución está enlazada a una evolución energética especial universal llamada alma, que evoluciona también sin fin.

Las almas pertenecen a una evolución energética especial que no conoce fronteras y que por eso posee una sabiduría  inmensa y que al evolucionar con orden formaron una jerarquía de almas universal, que es la que controla, de manera energética, todas las vidas del universo. La humanidad y su futuro será ser almas.




Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative



La nada es el todo




Perfil  de una cara a la izquierda, de donde sale por los ojos una luz rojiza que cruza un fondo azulado con una gran esfera. la nada es el todo también como luz.
Imagen azulada de una gran esfera que muestra a la izquierda el perfil de una gran cara en la que de los ojos sale una luz rojiza. La nada es el todo ya sea como energía luminosa. Pixabay



La nada es el todo


Surgimiento de la nada



La primera existencia que se originó y que surgió de la nada se encontró dentro de la nada rodeada por la infinitud de la nada.

Existencia que tuvo que surgir como la existencia dinámica más pequeña posible, ya que no se puede surgir de la nada de otra manera.

Esa existencia al estar eternamente rodeada por la infinitud de la nada, tuvo que adoptar las tendencias de la nada que se transmitirían a todas las existencias que surgiesen posteriormente.

Tendencias que son adoptadas por la propia existencia al necesitar ser la nada como la única manera de poder evolucionar. Puesto que sólo existía la nada como única referencia para la existencia.

Esa primera existencia surgió como la nada en movimiento consolidada así como existencia.

Dicha existencia, para poder existir, necesitaba adquirir las cualidades de la nada que nunca podría conseguir porque las cualidades de la nada sólo las podía poseer la propia nada.

Pero perseguir eternamente esas necesidades, sin poderlas conseguir nunca, obligaba a esa existencia a existir siempre con esas tendencias y eso le permitiría existir eternamente y con orden.

Las cualidades de la nada no son existencias reales, pero las necesitaba alcanzar la propia existencia, sin poder conseguirlo nunca, para así poder existir y estar sujeta a un orden como existencia.



Primera cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la eternidad


Supongamos que tuviésemos que existir eternamente como única existencia en un espacio en donde no existiese nada, qué camino escogeríamos, lógicamente escogeríamos el único camino posible, el de necesitar ser la nada adoptando todas sus cualidades de la nada. Gracias a eso, la existencia obliga a la nada a existir como contrariedad de la existencia, y eso es mucho existir.
  
La primera existencia que surgió de la nada surgió de una forma infinitamente extraordinaria.

Tiempo tuvo la nada de producir ese hecho ya que la nada ha existido siempre, aunque el tiempo de la nada sea un tiempo imaginario.

De esa manera surgió la primera existencia como existencia dinámica más pequeña posible rotando sobre sí misma, ya que estaba rodeada por la nada y no podía existir de otra manera.

Una vez surgida esa primera existencia de la nada, ya no podía dejar de existir, porque dejar de existir sería volver a ser la nada, y eso era imposible que sucediese porque la nada no existe.



La nada es el todo, pero sólo se puede surgir de la nada como movimiento


Al surgir la primera existencia como movimiento, surgió rotando sobre sí misma ya que no tenía otra opción puesto que era totalmente dinámica y estaba rodeada por la nada. Y sólo se podía nacer como existencia surgiendo como movimiento y de la forma más pequeña posible.

Esa primera existencia sin poder ocupar la nada que la rodeaba necesitó adoptar la tendencia a poseer la infinitud de la nada; con lo cual esa existencia estaría inducida a crecer como existencia necesitando ser la nada.

Gracias a esa tendencia a necesitar ser infinita como la nada, una gran multiplicación de existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí se produjeron de manera instantánea y sin fin, ya que en esa multiplicación no existía el tiempo. De esa manera nació instantáneamente y sin fin un gran universo expansivo repulsivo, nació el Big Bang instantáneo repulsivo, nació la expansión repulsiva universal.

Nació y se expandió con gran sincronía dinámica repulsiva sin fin porque todas las existencias que surgían de ese Big bang nacían de la nada semejantes entre sí donde no existía el tiempo, y eran repulsivas porque al nacer creaban su propio lugar dinámico que no podían ocupar otra existencia. Con lo cual sólo podían ser existencias repulsivas, sólo podían surgir instantáneamente y multiplicarse sin fin con gran sincronía dinámica. Además como surgían de la nada, con lo cual deberían de estar rodeadas por la nada, por eso sólo podían formar un único espacio universal de existencias unidas repulsivamente, ya que fuera de ese espacio estaba la nada la cual no se podía ocupar porque la nada no existe. 

De esta forma la expansión universal no podía crecer exteriormente porque fuera estaba la nada que se lo impedía, crecía como si fuese un globo que se hincha sin fin de cada vez más existencia sin poder hincharse exteriormente. Y esto es posible porque el dinamismo no ocupa lugar y porque como la expansión no existe como tiempo, por eso en ella no existe lo grande ni lo pequeño. 

El crecimiento expansivo universal es una multiplicación sin fin de dinamismo, sin embargo gracias a grandes acumulaciones de existencias repulsivas originadas en puntos espaciales muy pequeños surgieron de ahí las estrellas las cuales pudieron transformar las existencias repulsivas en existencias atractivas y constituir los espacios-tiempos. Espacios que al atraerse las existencias entre sí pudieron formar las existencias compuestas que permitieron que existiesen los tamaños, y como nosotros vivimos en un espacio-tiempo donde existen los tamaños y todo tipo de dimensiones posibles, eso nos hace percibir que la expansión universal se expande creciendo como tamaño, pero en realidad ese crecimiento expansivo no es real es un crecimiento dinámico de cada vez más dinamismo donde el dinamismo no ocupa lugar porque el dinamismo es la nada en movimiento. 

El movimiento no es existencia real pero se transforma en existencia real al existir como movimiento.

Pero si además, si a esa existencia irreal se le añade las tendencias a necesitar poseer las cualidades irreales de la nada, esa existencia adquiriría esas tendencias fácilmente porque el movimiento al no ser una irrealidad puede adquirir no realidades en su proceso dinámico.

De esa forma las existencias más pequeñas posibles que saturan de existencias el universo, además de ser dinámicas han adquirido un orden, porque han adquirido un camino hacia donde ir al adquirir la necesidad de obtener las cualidades de la nada sin poder las conseguir nunca.



Segunda cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la plena quietud


Como la nada es absoluta quietud, eso obligaba también a la existencia a necesitar esa tendencia; originando así un freno al movimiento rotatorio sin fin cada vez más acelerado de cada una de las existencias más pequeñas posibles. Eso no impedía que la expansión creciese cada vez pero la obligaba a crecer con orden, creciendo de una manera instantánea pero constante.

Así se originó una permanente contrariedad expansiva, o repulsión expansiva, a los movimiento rotatorios individuales sin fin cada vez más grandes de cada existencia. Entonces nació el orden, nació una manera ordenada de existir, una manera de moverse cada vez más acelerada sin fin pero con orden. Equilibrándose también con orden los movimientos rotatorios de cada existencia.

Al surgir todas las existencias  como existencias dinámicas más pequeñas posibles, y ante las necesidades de unirse formando un espacio dinámico propio porque estaban rodeadas por la nada, necesitarían coexistir conjuntamente en ese espacio dinámico para poder existir.

Desde ese punto de origen del universo se saturaba constantemente de existencia el propio universo formando un espacio dinámico que crecía hacia todas las partes internas posibles como espacio dinámico, ya que externamente no podía crecer porque estaba la nada, la cual no se podía ocupar porque no existe.

La existencia sólo podía crecer interiormente como espacio dinámico en forma de existencia dinámica repulsiva. Y lo podía hacer sin fin como dinamismo repulsivo porque entonces no existía la existencia compuesta ni el tiempo. Por tanto no existía lo grande ni lo pequeño ni los movimientos ordenados entre existencias que se atrajesen entre sí. Con lo cual crecer hacia lo pequeño también podía ser un crecimiento repulsivo sin fin.



Surgir de la nada es rotar sobre sí misma


Cada existencia únicamente podría moverse rotando sobre sí misma y no podían unirse porque dejarían de ser existencias dinámicas rotatorias más pequeñas posibles, con lo cual sólo podían ser existencias repulsivas. Las cuales de manera expansiva repulsiva coexistirían todas juntas gracias a sus uniones como espacio dinámico y a la multiplicación sin fin de dichas existencias que engrandecían constantemente ese espacio dinámico repulsivo.

El universo únicamente podía crecer mediante las duplicaciones constantes de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles, formando así un espacio repulsivo unido de cada vez más existencias semejantes entre sí.

Todas esas existencias saturaban constantemente de existencias ese espacio expansivo repulsivo y coexistían de manera repulsiva muy unidas ya que fuera estaba la nada la cual no podían ocupar.

Ese espacio repulsivo se multiplicaba sin cesar creciendo hacia lo pequeño, consiguiendo con ello que ese espacio de energía repulsiva, equivalente a la energía oscura, fuese parecido a un agujero negro.


Tercera cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la duplicación sin fin o el crecimiento sin fin que representa la infinitud de la nada


La nada es infinita como nada, la existencia no puede ser infinita.
La existencia adoptó esa necesidad de ser infinita, sin poder ser infinita nunca, por eso la existencia crece sin fin como necesitando ser infinita como la nada.

Infinitud que la existencia nunca conseguirá porque la existencia no puede ser infinita, ya que la existencia es la nada en movimiento o la nada hecha existencia.

Las existencias como existencias compuestas pueden ser infinitas si se entiende que su transformaciones sin fin son como una especie de infinitud. Las existencias individuales formadas por las existencias dinámicas más pequeñas posibles no son infinitas pero si eternas puesto que los movimientos rotatorios de las que están hechas son movimientos rotatorios sin fin que las hacer ser existencias, Las hace poseer un presente eterno, presente que las existencias compuestas no pueden poseer ya que estas al transformarse constantemente en otros tipos de existencias, solo pueden existir como pasados que transcurren al futuro más cercano sin poderse mantener el más mínimo tiempo como presente. Por eso nosotros y todo lo que existe en el espacio tiempo no puede poseer un presente real. 

Al surgir esa primera existencia rodeada por la nada y no poder ocupar la nada, eso produciría en esa existencia una fuerte presión que la induciría constantemente a crecer para así poder escapar de la nada pero no podía crecer porque no podía perder su lugar propio creado al nacer como lugar dinámico más pequeño posible. Sólo podía crecer como espacio dinámico a través de la multiplicación de nuevos espacios dinámicos semejantes entre sí creados al surgir de la nada cada existencia dinámica como existencias dinámicas más pequeñas posibles. Y sólo podían ser espacios dinámicos semejantes entre sí, ya que surgían de la nada como espacios dinámicos más pequeños posibles, puesto que sólo se puede nacer así de la nada.

Por eso, la única manera de poder crecer sin ocupar la nada, porque no se podía, era creciendo como espacio dinámico repulsivo rodeado por la nada mediante la creación de cada vez más existencias repulsivas semejantes entre sí.

La creación de cada vez más existencias sólo se podía conseguir mediante la duplicación de existencias, ya que no se puede surgir como existencia si no es surgiendo como existencia dinámica más pequeña posible, lo cual es una duplicación.



Primera existencia


Esa primera existencia que surgió de la nada, al ser movimiento gracias a que rotaba sobre sí misma, generó un espacio dinámico a su alrededor.

De esa manera podía originar más existencias dinámicas en ese espacio dinámico sin necesidad de necesitar ocupar lo que no podía: la nada.

A medida que surgían nuevas existencias semejantes entre sí, al agruparse todas en un mismo espacio dinámico cada vez más grande, volverían a sufrir constantemente la misma presión de la nada, ya que la nada siempre estaría rodeando a ese espacio dinámico por mucho que creciese.

Lo cual obligaría a dichas existencias a duplicarse sin cesar. Las duplicaciones se efectuarían de manera instantánea porque en esas duplicaciones no existía el tiempo.

Y eso fue lo que sucedió, se originó un gran universo expansivo en menos de un instante mediante la multiplicación sin fin de las duplicaciones de las existencias que se duplicaban sin cesar. De esa manera el universo creció rápidamente como espacio dinámico expansivo repulsivo.

Cada duplicación de cada existencia es una exacta duplicación. Lo único que las diferencian a unas de otras, es que cada una ocupa su propio espacio dinámico que no puede ser ocupado por otra existencia.


Cuarta cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la expansión sin fin


No importa repetirlo una vez más: La expansión universal realmente no se expande realmente, sino que crece multiplicándose sin fin de dinamismo a través de los nacimientos constantes de existencias dinámicas más pequeñas posibles, como el dinamismo no ocupa lugar por eso la expansión crece hacia lo pequeño en donde no existen los tamaños. Cuando se crearon los espacios-tiempos  que sólo podían ser semejantes al espacio-tiempo donde vivimos, como espacios-tiempos que eran podían poseer tamaños y dimensiones. Entonces, la expansión universal, desde el punto de vista de los espacios-tiempos adquirió tamaños y dimensiones. Pero la expansión universal realmente no se expande como tamaño sino que crece dinámicamente de manera irreal ya que el dinamismo no ocupa lugar.

Hubo un límite expansivo en el que el universo dejó de crecer como universo expansivo instantáneo, gracias a la creación de un espacio gravitatorio de existencias atractivas, o llamase espacio tiempo, el cual podía crecer sin fin hacia lo grande.

En realidad la expansión continúa creciendo instantáneamente, lo que sucede que en nuestro espacio universal existe el tiempo, existe lo grande y lo pequeño y las tres dimensiones, y desde el punto de vista visto de nuestro espacio galáctico la expansión universal adquiere una velocidad cada vez más acelerada, que realmente no es velocidad expansiva sino velocidad formada por la cada vez más cantidad de existencias que se reproducen en el universo.

Si no existiese nuestro espacio galáctico, la expansión no tendría velocidad, continuaría creciendo instantáneamente sin fin.

Cuando el propio universo expansivo repulsivo produjo un espacio de existencias que se atraían entre sí, se originó el espacio gravitatorio ordenado galáctico donde vivimos.

Entonces la expansión universal dejó de crecer instantáneamente, adquiriendo una velocidad constante cada vez mayor. Pero repito, es una velocidad ficticia porque es una velocidad generada desde nuestro espacio-tiempo.

Expansión que continuamente aumenta de velocidad porque los espacio-tiempo no cesan de multiplicarse.

Con lo cual todo lo que existe está inducido a moverse conforme se mueve la expansión universal.



Quinta cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la posesión de un yo como existencia individual y como existencia compuesta



La nada también posee su yo como nada, ya que ocupa un lugar que es el de existir como contrariedad de la existencia. Ya que sin la nada no podría existir la existencia. Gracias a ello todo adquiere un yo propio.

La posesión de un yo, o identidad propia como existencia individual más pequeña posible y como existencia compuesta de esas individualidades es posible porque cada existencia individual o compuesta ocupa un lugar propio que no puede ser ocupado por otra existencia.




Sexta cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la transformación sin fin como existencia compuesta



Tratando de adquirir el absoluto orden de la nada como nada, la existencia evoluciona sin fin.


La existencia evoluciona sin fin hacia el orden absoluto, cosa que nunca conseguirá porque el orden absoluto sólo lo puede poseer la nada como nada.

Pero esa tendencia a necesitar llegar al orden absoluto permite que la existencia posea una constante transformación hacia el mejor orden posible.

La existencia sólo se puede transformar como existencia compuesta de existencias que se atraen entre sí. Eso forma parte del orden evolutivo.

Las existencias dinámicas más pequeñas posibles no se pueden transformar porque son indivisibles, y tampoco se pueden agrandar como existencias individuales porque entonces dejarían de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles.

Con lo cual, como las existencias dinámicas más pequeñas posibles no se pueden empequeñecer más, ni engrandecer ni desaparecer porque la existencia nunca puede dejar de existir permanecerán eternamente como existencias repulsivas en el espacio universal expansivo repulsivo llamado energía oscura.



Séptima cualidad: la de evolucionar sin fin tratando de conseguir las cualidades de la nada sin poder conseguirlo nunca


Cualidades como la plena pureza de la nada como nada, como la de la plena justicia de la nada como nada y otras posibles cualidades.

Cualidades que la existencia nunca podrá conseguir porque son cualidades que posee la nada, cualidades como: la perfección absoluta, la pureza absoluta, la justicia absoluta y algunas más.

Pero el hecho de que la existencia esté inducida a obtener esas cualidades sin poderlas conseguir nunca permite que la existencia evolucione sin fin hacia esas metas.

La evolución viviente al ser, junto con sus respectivas almas, la existencia más evolutiva ha transformado esos fines evolutivos en una lucha constante entre el bien y el mal.

La evolución viviente evoluciona como vida y alma tratando de adquirir las cualidades de la nada: la justicia plena, la perfección absoluta y la pureza infinita.



La nada es el todo, es una matemática


Las existencias están destinadas a existir siempre siguiendo un orden universal; un único proceso matemático universal que las induce a constituirse en existencias compuestas originando un espacio gravitatorio. Existencias transformativas capaces de constituirse en energía, materia, vida y todo lo que sea posible constituirse con esas matemáticas universales.

Las existencias dinámicas más pequeñas posibles nunca las podremos detectar. Pero las matemáticas universales sí que las pueden detectar, bien porque cada existencia ocupa su propio espacio dinámico o porque es la propia matemática universal la creadora de esas existencias.

Conforme se van agrupando las existencias que se atraen entre sí, formando así existencias compuestas, a su vez se van transformando sin cesar en todo tipo de existencias compuestas. Unas existencias compuestas habrán evolucionado en materia y otras estarán inducidas a evolucionar en otras clases de existencias compuestas.

Es el propio orden universal el que posibilita que todo evolucione matemáticamente como debe evolucionar.

Poco le influye al orden universal la evolución más o menos perfecta de un simple planeta y sus habitantes, cuando el universo es infinitamente mayor.

Al universo lo que verdaderamente le influiría es que algo se pudiese apartar de evolucionar conforme evoluciona el orden universal. Pues si eso fuese así podría efectuarse un efecto dominó que podría destruir el orden universal. Eso el orden universal no lo puede permitir, por eso todo es un auténtico e indestructible orden universal. 


Todo es la nada en movimiento, todo es existencia en movimiento que es como decir que la nada es todo.


Autor: Salvador Sánchez Melgar




Advertencia cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más