viernes, 8 de febrero de 2019

Definición del movimiento y del tiempo


Fuente: http://PIXABAY.com  El movimiento y el tiempo




Definición del movimiento y del tiempo
(Artículo subido de http://salvadorsanchezmelgar.com)

Definición del movimiento y del tiempo
El tiempo es la medida que mide el transcurrir dinámico del movimiento ejercido en la existencia compuesta. Ya que sin la existencia compuesta el movimiento no podría transcurrir como movimiento.
La existencia no compuesta está formada por existencias dinámicas más pequeñas posibles que rotan sobre sí mismas porque surgen en la nada y de la nada, y al estar rodeadas por la nada no tienen otra opción que rotar sobre sí misma ya que no pueden ocupar la nada puesto que esta no existe.
Estas existencias no pueden formar existencias compuestas porque se repelen entre sí, ya que si se atrajeran entre sí dejarían de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles.
Por eso, esas existencias dinámicas más pequeñas posibles no pueden recibir movimientos y tampoco los pueden transferir. Y por eso, al no poder transferir ni recibir movimientos, no pueden poseer tiempo.
Estas existencias no cesan de multiplicarse y saturar de existencias repulsivas la expansión universal formando así el aproximadamente 95% de espacio repulsivo conocido como espacio oscuro de energía repulsiva. Gracias a esos nacimientos sin fin de esas existencias repulsivas la expansión universal no cesa de crecer y expandirse hacia todas las partes externas posibles.
Para que esas existencias repulsivas se atrajesen entre sí, y así pudiesen formar la existencia compuesta,  se tendrían que trasformar en existencias atractivas.  Y se transforman en existencias atractivas mediante las estrellas, las cuales con sus potentes energías y calor son las grandes transformadoras de existencias repulsivas en otros tipos de existencias atractivas.
Con lo cual, a través de las estrellas y sus uniones intergalácticas se ha formado un enorme espacio de existencias compuestas con sus correspondientes tiempos. Espacio que se ha constituido en un orden porque también está inducido a crecer y moverse en la dirección expansiva obligado por la propia expansión ya que todo forma parte del mismo universo.
Además de que la existencia compuesta se debe de poder unir y mezclar entre sí, también se debe poder transformar constantemente.  Todo eso forma parte de un orden universal que es la parte del universo donde existimos.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

lunes, 4 de febrero de 2019

Nuestro DNI o yo




Fuente: http://PIXABAY.com  Nuestro DNI o yo


                            Nuestro DNI es nuestro yo 




(Artículo subido de http://salvadorsanchezmelgar.com)





Todo posee su DNI o yo


Todo posee su yo o DNI físico y energético ya sea en forma material, energética, psíquica o viviente.

Cada ser viviente posee su propio yo o DNI como vida, con lo cual también dispondrá de una energía propia que lo identifique.

No necesariamente se ha de ser vida para poseer un DNI propio, o un yo.

Ya sea de forma individual o compuesta, todo lo existente viviente y no viviente posee su yo material o energético.

Cada cosa posee su DNI o yo como cosa más pequeña posible o como cosa compuesta. Y si esa cosa se descompusiera en trozos cada trozo tendría su DNI o yo como existencia individual o compuesta. Así hasta llegar a la descomposición más pequeña posible que también tendrá su DNI o yo como existencia dinámica más pequeña posible.

Únicamente las existencias dinámicas más pequeñas posibles poseen un yo eterno indivisible que no se puede transformar.

La existencia sólo se puede transformar como existencia compuesta, descomponiéndose y componiéndose; y cada vez que se descompone y se compone forman nuevos yos, aunque esos yos sólo puedan existir el más mínimo instante posible.

Por ejemplo: si construimos una casa esa casa adquirirá su yo como casa que es, y cada parte de la casa por mínima que sea también poseerá su yo. Si se derrumbase la casa, ya la casa no existirá por lo tanto habrá desaparecido su yo, aunque cada trozo de la casa por mínimo que sea tendrán su yo hasta que esos trozos dejen de existir.

Esto es así porque el yo de cada cosa ocupa un lugar, si la casa deja de existir como casa ese lugar llamado casa dejará de existir por tanto dejará de ocupar un lugar, y eso mismo sucede con todo lo existente, ya sea energético, psíquico o físico, ya sea material o inmaterial, ya sea lo que sea.




El DNI y el yo como movimiento y tiempo


Cada vida posee su huella propia física, psíquica y energética (o sea su DNI o yo)  en cada mínima parte material, como prueba están las huellas dactilares. Cada vida actúa de una forma única con su propio yo, como prueba está la escritura propia o firma particular. Cada vida existe y se mueve de una forma muy particular porque cada vida es única y posee su propio movimiento con su correspondiente tiempo, que es su DNI y su yo propio,  adaptado al movimiento y el tiempo donde existen. Cada vida posee su forma de ser particular, su alma propia que es su propio DNI o yo.

El movimiento y su correspondiente tiempo está en todo lo existente, excepto en el espacio expansivo de materia y energía oscura que no posee movimiento ni tiempo porque se expande instantáneamente sin movimiento ni tiempo.  Con lo cual, exceptuando esos lugares referidos, todo lo demás posee su DNI o yo particular ya que todo posee su movimiento con su correspondiente tiempo.

Aunque no efectúen ningún movimiento, todo ser viviente desprende una energía viviente particular, un DNI o yo particular, ya que todos somos únicos e irrepetibles como yo.

Se pueden efectuar infinidades de copias exactamente iguales de cualquier cosa, por ejemplo: marcar infinidades de puntitos o rayas exactamente iguales, pero por muchos puntitos o rayas que se marquen exactamente iguales, no serán exactamente iguales porque cada puntito o raya ocupa su propio lugar, por tanto posee su propio DNI o yo. 

Cada  energía de una vida, se mueva o esté quieta, le delata como vida, y en el caso de que la vida esté muerta esa energía le delatará como ser muerto, ya que éste desprenderá menos calor y energía que cuando estaba vivo.

Las energías de los seres vivos podrían ser detectada por equipos apropiados detectores de calor y energía. Y al igual que los equipos detectores de imágenes pueden grabar imágenes en el tiempo, también con los medios adecuados se podrían grabar las energías particulares de las personas, incluso a través de paredes y a grandes distancias mediante satélites. 

Eso permitiría poder identificar a todas las personas en el tiempo, a través de las paredes  y a grandes distancias.

Todos tenemos un GPS energético viviente particular que es nuestro DNI o yo.

Investigando en ello, estoy seguro de que podrían averiguar como localizar esos GPS humanos a distancia.

Y sería un medio muy eficaz para localizar delincuentes y evitar delitos.

Ya que se podrían localizar e identificar personas que han estado en el lugar de un crimen o de un delito.






El yo del alma y su evolución


Las almas poseen cada una una yo energético evolutivo destinado a evolucionar sin fin como acumulador de información.  
Ya que evolucionar sin fin significa ser cada vez más, o sea adquirir cada vez más información.

Y como el universo es un orden, cualquier tipo de evolución que evolucione sin fin sólo puede evolucionar hacia el orden más perfecto, que equivale evolucionar hacia la justicia más justa.

Evolución que les permitió a las almas adoptar la capacidad de adquirir información sin fin y asi poderla clasificar en grados positivos y negativos;  y en otras posibles clasificaciones con tendencia al orden.

De esa manera evolutiva de evolucionar hacia la justicia más justa esas energías se transformarían en alma al posibilitar las vidas, ya que sólo podían transformarse en alma a través de las vidas.

Cuando las almas posibilitaron evolutivamente la vida, indujeron a las vidas a evolucionar con sus correspondientes almas, lo que significaba que estas tendrían que evolucionar como enlace psíquico a través de esas materias viventes. 
Induciendo con ello a que  las vidas evolucionasen también sin fin a través de las almas.  
Enlazándose las almas de cada vida muerta en otra recién nacida vida antes de nacer esta. Ya que las vidas, no son únicamente una vida es el complemento alma-vida, en la que cada alma es la información evolutiva de cada vida.
Eso permitía una justa jerarquía de almas y de almas enlazadas a las vidas a través de un orden viviente controlado de manera psíquica por las propias almas.

No existe otra forma de evolucionar sin fin acumulando todo tipo de información que evolucionar  ordenando la información adecuadamente, tal y como lo efectúan las almas. Gracias a esa tendencia evolutiva universal de acumular todo tipo de información ordenándose adecuadamente gracias a que todo es un orden.

Y sólo se puede ordenar la información adecuadamente ordenándola con justicia, o sea diferenciando el bien del mal, en el que no evolucionar debe ser representado por el mal, y el evolucionar por el bien; ya que evolucionar significa crear, construir, y todo lo positivo.


El alma es la propia vida


El alma es un yo evolutivo eterno, ya que es una energía evolutiva destinada a evolucionar cada vez más y sin fin, y existirá siempre.

Esa evolución, obligaba a las almas a no tener más remedio que evolucionar siempre, o sea sin fin, pero ese sin fin significaba también evolucionar como materia, ya que el fin evolutivo no posee metas.

Cuando las almas evolucionaron en la materia como vida, éstas materias adquirieron el alma o yo psíquico que las controlaba, pero había un inconveniente, la materia se desgastaba o dejaba de existir al transformarse continuamente en otros tipos de materias.

Por tanto las almas no podían permanecer eternamente en esas materias vivientes.  
Con lo cual, las almas como energías que eran decidieron evolutivamente entrar y salir de manera psíquica energética en las materias vivientes; pero deberían entrar y salir convenientemente, o sea entrar  antes de nacer una vida y salir cuando esa vida haya muerto.

Por tanto, las almas volverían a existir siempre como enlaces psíquicos enlazados a las nuevas recién nacidas materias vivientes; las cuales después de un evolutivo proceso viviente morían como materia, pero no como vida ya que la vida eran las propias almas que al enlazarse psíquica y de manera energética en el psiquismo material lo transformaban en vida.

Entonces son las propias almas las que producen constantemente las vidas al enlazarse como energía de manera psíquica en la vida antes de que nazca la vida.

Poco a poco, las materias vivientes bajo el control psíquico energético de las almas fueron evolucionando como orden viviente inteligente. Y gracias a esa evolución, las almas evolucionaban también más.

Esa evolución material viviente ha permitido que las almas evolucionen como jerarquía, y que las vidas evolucionen mediante el bien y el mal lo más justamente posible, porque evolucionar sin fin es evolucionar hacia esos destinos, hacia la justicia más justa.

Como cada vida es un alma, de manera evolutiva cada vida como alma tendrá su puesto jerárquico evolutivo, ya que evolucionar no es evolucionar sin más, es evolucionar con justicia, hacia la mayor justicia posible. Porque de eso se trata, de evolucionar con orden y sin fin en un universo evolutivo como el nuestro.

Y las almas están destinadas a evolucionar sin fin, lo que significa evolucionar cada vez lo más justamente posible que nunca llegará a lograrse porque la absoluta justicia no existe, al igual que nunca se terminará de evolucionar en una evolución sin fin, y por eso siempre existirá esa lucha sin fin.

Con lo cual, de manera científica, hay que comprender que una energía que posea la tendencia a evolucionar con orden y sin fin, ya que el universo es un orden y una evolución sin fin, evolucionará siempre acumulando todo tipo de información sin fin clasificándola con orden de la manera más evolutiva posible. Lo cual significa clasificar la información de la manera más justa posible, ya que evolucionar con orden es evolucionar hacia la perfección, o sea hacia la justicia.

Por tanto esa energía llamada alma, al evolucionar con orden y sin fin acabaría evolucionando en la materia como energía, y así transformándola en materia viviente podrá con ésta adquirir mayor información. 






Autor: Salvador Sánchez Melgar

Registrado en Safecreative



miércoles, 30 de enero de 2019

Cielo e infierno (2ª parte)


Fuente: http://PIXABAY.com  Lugares de luz



Cielo e infierno (2ª parte)

(Artículo subido de http://salvadorsanchezmelgar.com)


Lugares de luz

La mayoría de las personas que han vuelto a la vida en un proceso de muerte, dicen que han cruzado un túnel donde al final había una luz.
Eso permite creer que existe un lugar de luz donde habitan la mayoría de almas.
Creo que no existe ese lugar de luz como un lugar de luz que nosotros podamos percibir como luz, porque tendría que ser un lugar lleno luz y poseer un permanente inmenso foco de luz, lugar que se habría detectado por los humanos porque la luz no se puede esconder así como así.
Ese lugar de luz, no es un lugar de luz como creemos que es. Son las propias almas las que con sus energías originan y iluminan esos lugares de luz.
Lugares de luz formados por existencias energéticas en forma de pequeños o grandes puntos de energías luminosas separadas entre sí, y que se desplazan instantáneamente. Con lo cual no la podemos detectar porque son energías o luces instantáneas, muchas propias de las almas, que desplazan de manera instantánea. Y nosotros sólo podemos detectar la luz que se pueda mover e iluminar como la de nuestra dimensión.
Eso es así porque nosotros pertenecemos a una dimensión que evoluciona sin fin con su correspondiente movimiento y tiempo. Y la dimensión de las almas existe como espacio energético en el que todo se traslada de manera instantánea porque ahí no existe ni el movimiento ni tiempo.
Con lo cual nunca podremos detectar esa dimensión instantánea, quizás sólo la podríamos detectar ocasionalmente en sueños o mediante una meditación muy profunda.
Sin embargo, supongo que las propias almas sí que nos pueden detectar a nosotros e incluso influir en nosotros a través de las energías de las propias almas.
Ya que a las almas les es imposible transformarse en materia, puesto que ellas son identidades energéticas que se trasladan de manera instantánea porque no poseen movimiento ni tiempo, ya que pertenecen a otra dimensión distinta a la nuestra.
No obstante, supongo que las almas están obligadas a respetar el proceso evolutivo normal de las vidas, ya que existirán unas leyes universales sobre las almas. Y esto será así porque las almas como no poseen movimiento ni tiempo, pueden acceder de manera instantánea a nuestro pasado y a nuestro futuro pudiendo cambiar el presente lo cual sería transformar el futuro; y eso representaría un caos en las vidas que no nos permitiría evolucionar normalmente, con lo cual las almas estarán limitadas de manera energética a no poder actuar sobre las vidas.
Como la dimensión donde existen las almas es la cuadrimensional, o sea la dimensión donde no existe ni el movimiento ni el tiempo porque todo se realiza instantáneamente. Las almas de manera instantánea pueden viajar de forma energética tanto a nuestro pasado como a nuestro futuro, y luego viajar a nuestro presente y hacernos cambiar nuestro presente (por ejemplo ver en el futuro un número premiado de lotería y transmitirnos en sueño ese número, con la suficiente antelación para que lo podamos comprar) con lo cual si eso lo realizasen muy frecuentemente se cambiaría nuestro futuro y el futuro de muchas gentes, con lo cual ya la evolución viviente y las de las almas no sería la actual.
Entonces de que serviría la evolución de las vidas y de las almas, nadie pagaría sus culpas, de esa manera todo acabaría por dejar de evolucionar. 
Pero menos mal que las almas están sujetas a unas leyes universales que las impide actuar de esa manera, salvo quizás algunas excepciones en las que quizás algunas almas tienen el permiso para poder actuar así.
No se puede cambiar la evolución viviente normal porque es una evolución universal, en la que la vida evoluciona mediante las almas y viceversa, y es una forma de purificarse como vida y como alma.   
Precisamente las vidas necesitan ser almas porque a través de la justicia de las almas y sus correspondientes jerarquías de almas, se volverá a nacer en el lugar que le corresponda a cada uno, es una purificación viviente constante llamada evolución viviente.


Autor: Salvador Sánchez Melgar 
Registrado en Safecreative


martes, 22 de enero de 2019

Cielo e infierno (1ª parte)


 

Fuente: http://PIXABAY.com  Cielo y infierno

 

Cielo e infierno (1ª parte)

(Artículo subido de http://salvadorsanchezmelgar.com)




¿Cómo son las cuatro dimensiones?



Cuando se originó el universo también se tendrían que haber originado las tres dimensiones básicas: la unidimensional, la bidimensional y la tridimensional, gracias a que la expansión universal surgió en un punto de la nada y se expansionó hacia todas las partes posibles, hacia lo largo, lo ancho, lo alto y lo bajo. 

Pero esas dimensiones no pudieron originarse porque la expansión universal no podía poseer ninguna dimensión ya que carece de movimiento y de tiempo, puesto que fue una expansión instantánea. Y sin movimiento ni tiempo no puede existir ninguna dimensión excepto la dimensión cuadrimensional.



La dimensión cuadridimensional realmente no es una dimensión sino una sin dimensión, puesto que en ella no puede existir el movimiento ni el tiempo, todo se realiza instantáneamente.

Cuando surgió la expansión universal no existía ni el tiempo ni el movimiento,  con lo cual se expansionó instantáneamente sin fin mediante un nacimiento constante de existencias dinámicas más pequeñas posibles. 

Por eso la expansión no se basa en el movimiento y el tiempo, sino en un crecimiento instantáneo sin fin de existencias que surgen constantemente de la nada dentro de un mismo espacio dinámico.

Demostrar esto supondría demostrar que no todo en el universo es movimiento y tiempo.

Las existencias de la expansión universal son una unión de existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí, que surgen de la nada con su dinamismo propio rotando eternamente sobre sí mismas, ya que no se puede surgir como existencia dinámica más pequeña posible de otra forma.

Existencias que no se pueden dividir o transformar porque son existencias dinámicas más pequeñas posibles.

La expansión universal es el propio espacio oscuro de energía repulsiva porque todas esas existencias dinámicas más pequeñas posibles que componen la expansión se repelen entre sí. Y es una expansión sin fin porque esa expansión es una expansión instantánea que no posee tiempo. 

Para que algo se pueda mover debe poseer un transcurrir dinámico ordenado equivalente a un envejecimiento llamado tiempo. Y la inevitable unión movimiento y tiempo forman un auténtico orden dinámico, porque sin orden no podría existir esa unión.






Las dimensiones


La expansión universal se podría representar de manera ficticia por las tres dimensiones: la unidireccional, la bidimensional y la tridimensional  porque la expansión posee largura, anchura, bajura y altura. 

Pero la realidad es que la expansión universal no puede poseer dimensiones, porque en la expansión no existe el movimiento ni su correspondiente tiempo. 

La dimensión unidimensional (de sólo largura) siempre estará unida a la dimensión bidimensional (largura y anchura), ya que no puede existir una largura sin anchura, ni viceversa, aunque sólo posean las más mínimas larguras o anchuras. 

La dimensión tridimensional que representa la largura, la anchura, lo alto y lo bajo tendría que ser bidimensional, ya que si la largura y la anchura es sólo una dimensión, lo alto y lo bajo también debería ser una sola dimensión, con lo cual no podría existir lo alto sin lo bajo, ni viceversa. 

En realidad, todo lo existente posee su largura, anchura, altura y bajura, aunque sean mínimas. Todo debería poseer las tres dimensiones, excepto la dimensión cuadrimensional, porque ésta  posee un espacio instantáneo, que es instantáneo porque no posee movimiento ni tiempo.

La dimensión tridimensional que es donde existimos, posee un orden dinámico con su correspondiente movimiento y tiempo. Por lo tanto, en ésta dimensión se puede producir todo tipo de  materia e incluso la vida.

En la cuarta dimensión no existe el movimiento ni el tiempo, es la dimensión que representa a la existencia instantánea en forma de energía y luz. 

Es una dimensión de energías, que se desplazan instantáneamente porque en ese espacio no existe el movimiento ni el tiempo, independientemente de que todas las dimensiones se encuentran arrastradas a expandirse conforme se expande la expansión universal, ya que todo pertenece al mismo universo. 

¿Por qué no se ha podido detectar la dimensión cuadridimensional?: porque todo lo que existe en nuestra dimensión se mueve con su correspondiente tiempo y en esa dimensión nada se puede mover ni poseer tiempo, todo ahí existe como energía que se traslada de forma instantánea de un lugar a otro. Y como es lógico, existir en un lugar distinto al nuestro donde no exista el movimiento ni el tiempo, eso impide poder percibirlo. 

¿Cómo  podríamos ver, o detectar algo energético de un espacio cuadridimensional, que se traslada de un lugar a otro de forma instantánea? 

En esa dimensión existen las almas, las cuales se comunican y contactan entre sí de manera energética, y además como no son materia sino energías pueden adoptar las formas energéticas que deseen e incluso crear enormes espacios de luz, jardines fabulosos, bellos palacios, y todo tipo de materiales energéticos que muy bien podrían suplantar de forma ficticia a todo lo existente en nuestro mundo. 
Incluso podrían percibir esas no realidades con mayor realidad que percibimos nosotros las cosas, ya que nosotros las percibimos mediante las energías y las almas las perciben directamente y con mayores graduaciones energéticas. 

Hay que tener en cuenta que tampoco la materia es una exacta realidad sino una mezcla de átomos y partículas aún más pequeñas.

Como todo en esa cuarta dimensión existe como energía, las almas poseen un permanente contacto psíquico energético entre ellas, y también con las vidas como enlaces energéticos psíquicos permanentes. Ya que gracias a las almas han surgido las vidas, y gracias a las vidas las almas pueden evolucionar cada vez más. 

La expansión universal tendría que ser un desorden  porque no posee movimiento ni tiempo; pero al ser una expansión instantánea sin fin tampoco se puede decir que sea un auténtico desorden, ya que para que algo sea un desorden tiene que ser un orden desordenado, un movimiento y tiempo desordenado. En éste caso, la expansión, ni sería un orden ni un desorden como movimiento y tiempo, sino un orden como existencia que se multiplica sin fin de manera instantánea.  

La existencia expansiva universal es existencia repulsiva porque es una multiplicación sin fin de individualidades dinámicas más pequeñas posibles que se repelen entre sí, ya que si se uniesen dejarían de ser individualidades, con lo cual dejarían de ser existencias dinámicas más pequeñas posibles.  

Ni la luz que produce la dimensión cuadridimensional, ni la luz que producen las propias almas la podemos ver ni detectar, porque existen como luz en otra dimensión distinta a la nuestra. 

Cómo podemos ver, oír, o detectar algo, por mucha luz que tenga, si ese algo no se puede parar en el tiempo porque se traslada instantáneamente de manera constante de un lugar a otro. ¿Es que acaso nosotros podemos ver la luz?: no la vemos sólo vemos lo que ilumina. 

Esa dimensión de luz puede estar situada en el espacio oscuro de materia oscura, y como en ese espacio lleno de luz no existe el movimiento ni el tiempo, la propia luz no tendría tiempo a iluminar sus partículas u ondas, ya que éstas siempre se estarían trasladando instantáneamente de un lugar a otro. 

En esa dimensión, todo es instantáneo, todo es energía, ya que nada ahí existe como movimiento ni tiempo y sin movimiento ni tiempo no se puede formar la materia. 

Por eso, en esa dimensión las almas piensan instantáneamente, y la información la reciben y la pueden enviar de forma instantánea. Pueden leer a distancia nuestros pensamientos, pero cuando mejor se comunican con nosotros es mediante los sueños profundos ya que los sueños son inmateriales. 

El contacto con nosotros, lo efectuarán de una manera muy discreta, pues supongo que tendrán prohibido interferir en el proceso evolutivo viviente.




Autor: Salvador Sánchez Melgar

Registrado en Safecreative