Anuncios

martes, 21 de mayo de 2019

El dolor y el placer






La felicidad
La felicidad



El dolor y el placer


Las sensaciones que percibimos son traducidas psíquicamente en grados de dolor o de placer según sea la intensidad y la frecuencia sensitiva percibida.
Una acaricia se percibirá como una sensación psíquica de menor grado sensitivo de dolor equivalente a placer.
Una quemadura producirá una sensación psíquica de mayor grado sensitivo de dolor equivalente a gran dolor.
Una buena noticia nos producirá sensaciones psíquicas de felicidad; por el contrario, una mala noticia nos podría producir sensaciones psíquicas de malestar. 
Es el propio psiquismo el que traduce psíquicamente en grados de dolor o de placer lo que se percibe. Y ello es debido a que todo nuestro ser es psíquico sensitivo, y se ha desarrollado así evolutivamente.
Desde que la vida surgió como algo microscópicamente pequeño con la capacidad de evolucionar o transformarse en una adaptación que adquiriría cada vez una mejor adaptación, la vida no cesó de evolucionar sensitivamente.
Sin las sensaciones, es imposible ser vida y evolucionar sensitivamente adquiriendo una cada vez más desarrollada adaptación psíquica, física sensitiva.
Por eso, en los inicios del origen viviente, la vida se originó psíquicamente y evolucionó psíquica sensitivamente hasta terminar evolucionando también físicamente; y así poder lograr desarrollar un sistema, como el hereditario, en el que las vidas pudiesen evolucionar sin perder la evolución conseguida.


La mejor adaptación


La vida estaba obligada constantemente a buscar la mejor adaptación sensitiva posible, tanto física como psíquicamente, cosa que nunca se lograría conseguir plenamente, pues siempre surgiría otra nueva adaptación a la que necesitar adaptarse dado la libertad de acción que disponía la vida, y su constante lucha por la supervivencia.
Serían las acciones más repetitivas las que se memorizarían psíquicamente, para así poder heredarse adecuadamente.
Esta forma de transformarse la vida en vida cada vez más evolutiva mediante las herencias se llama evolución viviente.
Sin perder la unión viviente, las vidas se constituyeron en un orden viviente que fue repartiendo y multiplicando de vida todo el planeta.
Unas vidas se adaptarían microscópicamente a ser sostén de otras vidas y otras vidas a ser jerarquías inferiores de otras vidas, hasta cumplir todas con la evolución como orden viviente y poder formar un orden jerárquico viviente necesario para que la vida pudiese evolucionar y multiplicarse continuamente; ya que sin una unión viviente la vida no podría subsistir. 
En los orígenes de la vida, ésta subsistió microscópicamente en los medios acuáticos y en sus humedades; que eran los lugares más propicios para que la vida pudiese adoptar permanentemente diferentes adaptaciones y así poder evolucionar constantemente.
Porque la vida al igual que todo en el universo necesita moverse; sin embargo la vida, como existencia libre que es, necesitará moverse libremente; y sólo podría moverse y transformarse libremente si su entorno se lo permitía.
En un entorno sin agua, la vida no podría subsistir. La lluvia, el calor  y el viento se encargarían de sembrar vida por todo el planeta en el que se posibilitase esa siembra.
De unas especies microscópicas surgieron otras más evolucionadas; luego evolutivamente surgió el mundo vegetal y luego el animal.
La vida evolutivamente continuaba unida jerárquicamente. Pues la unión viviente, como si de una sola vida se tratase, sería el propio orden viviente en la que cada jerarquía inferior serviría de base a otras jerarquías vivientes superiores.
Puesto que la vida pertenece a un orden viviente y no puede evolucionar ni separarse de ese orden viviente al que pertenecen todas las vidas del planeta Tierra sin excepción.
No podría surgir otro orden viviente separado del propio orden viviente terrestre, que es como separar al agua terrestre del agua terrestre; todo el agua terrestre pertenece al mismo agua terrestre, aunque se separe un mar de otro mar.
De esa manera, evolucionarían ambos mares en dos lugares diferentes pero sus tendencias siempre serían la unificación; ya sea por medio de las lluvias o por los cambios geográficos. Si se juntaran ambos mares se unificarían instantáneamente.
Por muchos milenios que llevasen separados esos mares, sus unificaciones serían sus eternas tendencias.
Al igual que la tendencia del orden viviente es a unificar todas las vidas en una sola evolución jerárquica; en la que lo más importante sería el propio orden viviente, no las individualidades vivientes, ni las propias especies vivientes, pues éstas podrían ser sustituidas por otras especies que se adaptasen mejor al medio, sin que la vida en general se extinguiese.



Autor: Salvador Sánchez Melgar










viernes, 17 de mayo de 2019

El universo es infinitamente pequeño



El universo es infinitamente pequeño
El universo es infinitamente pequeño



El Cosmos es más pequeño que el átomo


Teniendo en cuenta que el universo se expande todo en sí, al universo no le queda más remedio que ser un universo cerrado por la nada pero abierto en su expansión sin fin dentro de un pequeño espacio dinámico.
Esto es así porque en la expansión no existe ni lo grande ni lo pequeño.
Únicamente existe lo grande y lo pequeño en el espacio universal donde vivimos, ya que aquí se han creado esas dimensiones gracias a que existe la gravedad y a que la existencia se atrae entre sí, pudiéndose así formar la existencia compuesta.
Y como consecuencia de ello se han creado las tres dimensiones que permiten que exista lo grande y lo pequeño.
Eso demuestra que la expansión está compuesta de existencia repulsiva, la cual no se puede atraer entre sí y así poder formar lo grande y lo pequeño.
Por eso, como realmente no existe ni lo grande ni lo pequeño porque son dimensiones irreales, por eso nuestro universo es infinitamente pequeño que es como decir que realmente no posee dimensiones.
Y en ese espacio universal tan infinitamente pequeño se ha posibilitado un universo infinitamente grande porque éste crece sin fin sin poder crecer ni hacia lo grande ni hacia lo pequeño.
Por lo tanto, el universo es un universo cerrado porque está rodeado por la nada y por eso no puede crecer ni expansionarse exteriormente. Pero al mismo tiempo es un universo abierto porque crece sin fin dentro de su propio espacio dinámico. Aunque ese espacio sea infinitamente pequeño. 
Y puede crecer sin fin hacia la inexistente pequeñes porque es un espacio dinámico que no posee dimensiones.
Como el universo no puede expandirse en la nada ya que la nada no existe. Por consiguiente, la única posibilidad que le queda era la de expandirse dentro de sí mismo, dentro de su infinita pequeñez como universo infinitamente pequeño, y esto es así porque en la expansión no existe ni lo grande ni lo pequeño.



Existencia dinámica


De la única forma que el universo podría expandirse y crecer sin cesar dentro de un infinito pequeño espacio, era siendo un universo totalmente dinámico.
Y eso es posible porque la existencia no es existencia real, es existencia en movimiento. La cual en el mismo instante que dejase de moverse se transformaría en la nada, puesto que la existencia en movimiento es la nada en movimiento. 
Y es que no existe otra clase de existencia que la existencia en movimiento.
Por mucho que se acumule de existencia en movimiento un espacio dinámico, ese espacio no se engrandece, sólo se puede engrandecer de movimiento, lo cual no es un engrandecimiento real, es un engrandecimiento dinámico.
Nuestro universo es un universo enorme, pero su enormidad es de absoluto movimiento, lo cual no es grandeza real es grandeza en movimiento. 
Por eso nuestro universo no es grande, es sólo un universo expansivo dentro de un infinito pequeño espacio dinámico; ya que la existencia que posee nuestro universo no es existencia real, sino existencia en movimiento.



Las existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles


Ninguna de esas infinidades de pequeñas partículas más pequeñas posibles que saturan contantemente de movimiento al universo podrían dejar de moverse, ya que si dejasen de moverse se transformarían en la nada.
Esas infinidades de pequeñas partículas que saturan de existencia al universo y que son las más pequeñas que existen son indetectables porque son lo más cercano a la nada que existe, son las esencias de la nada en movimiento.
¿Cómo se podría detectar a la nada en movimiento, a lo que no existe en movimiento?. Tal vez, microscópicamente, pero quizás así sólo se podrían detectar los movimientos de esas partículas.
Posiblemente esas partículas nunca se encuentren, porque no se puede encontrar lo que no es existencia real, ya que es existencia en movimiento; o sea, la nada en movimiento.
El universo surgió como pequeñez en movimiento de la manera más pequeña posible y de esa pequeñez en movimiento surgieron infinidades de pequeñeces en movimiento semejantes entre sí, que no podían engrandecer al universo como grandeza real, ya que fuera estaba la nada y en donde no existe nada, nada se puede engrandecer.
Por consiguiente a esas pequeñeces en movimiento no le quedaban más remedio que atraerse entre sí como espacio dinámico; pero sin dejar de repelerse mutuamente, ya que no podían repelerse hacia fuera porque lo de fuera no existe, es la nada.
De esa manera, el universo se engrandecía sin cesar, pero no como grandeza, sino como acumulación de movimientos dentro de un infinito pequeño espacio dinámico repulsivo.
De esa manera, el universo se mueve dentro de sí mismo creciendo y expandiéndose a todo su alrededor pero dentro de sí mismo.
De esa forma el universo va creciendo a todo a su alrededor dentro de sí mismo, puesto que no cesa de saturarse mediante la multiplicación constante de esas pequeñas partículas en movimiento.
De esa manera, el universo será cada vez más grande y repulsivo y adquirirá cada vez mayor dinamismo; pero por mucho que crezca, siempre se mantendrá en su infinito pequeño espacio dinámico repulsivo, ya que ese crecimiento no es real, es crecimiento dinámico.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

viernes, 10 de mayo de 2019

El lenguaje


El lenguaje escrito
El lenguaje escrito

Lenguaje


Aprendimos a hablar gracias a nuestras inadaptaciones psíquicas.
Desde que el ser humano comenzó a evolucionar psíquicamente, su evolución psíquica siempre le llevó a buscar nuevas opciones psíquicas que le sirviesen para poder evolucionar psíquicamente de manera adecuada.
Por eso, emprendió psíquica física y evolutivamente su huida lenta del medio acuático, cuando vivía allí antes de parecer un humano; ese medio le ofrecía menos posibilidades de aprender un lenguaje adecuado para poder evolucionar psíquicamente mejor.
Gracias a la inadaptación psíquica, paulatinamente a través de las herencias, el ser humano fue adaptándose evolutivamente a una cada vez más humana forma de ser. Fue adoptándose nuevas opciones psíquicas y físicas, adaptándose psíquicamente las opciones físicas a las opciones psíquicas y viceversa.
Así, de esa manera evolutiva de evolucionar, lenta pero eficaz, a través de las herencias, nació evolutivamente el lenguaje como una opción evolutiva psíquica más. Como una opción inevitable y necesaria para poder evolucionar psíquicamente, a la que inevitablemente cualquier inadaptación psíquica evolutiva hubiese llegado por si sola en cualquiera de su etapa evolutiva más adecuada para ello.
El lenguaje es una opción psíquica inevitable, adaptado psíquica física y evolutivamente. Una opción a la que se tenía que llegar psíquicamente de forma inevitable.  
Cualquier evolución psíquica universal, para poder evolucionar psíquicamente sin fin tiene que evolucionar psíquicamente hacia unas adaptaciones psíquicas adecuadas para poder evolucionar hacia la adaptación psíquica y física del lenguaje.




De esa manera, guiados evolutivamente hacia el lenguaje aprendimos a hablar


El lenguaje nació por sí solo, evolutivamente de forma natural, porque la evolución psíquica lo requería, lo necesitaba.
Al principio, como era lógico, los primeros signos orales o mímicos se fueron mentalizando hereditariamente. 
Poco a poco, irían evolucionando las opciones psíquicas ideales para el lenguaje, y con las opciones psíquicas llegarían las opciones físicas, de manera lenta, porque las transmisiones a través de las herencias actúan con eficacia pero con lentitud.
Poco a poco, las opciones ideales psíquicas y físicas para poder hablar se perfeccionaron psíquica hereditariamente en el ser humano. Hasta que cada vez más, la inadaptación psíquica nos obligaba a aprender, a conocer insaciablemente, a memorizar cosas nuevas.
Por lo tanto, nos inducía a ponerles mentalmente nombres a las cosas y a evolucionar psíquicamente con esa nueva opción que sería la del lenguaje psíquico todavía muy primitivo e intuitivo. 
Eso nos serviría como base evolutiva para así poder enraizar mentalmente las opciones psíquicas más adecuadas para adaptarnos psíquicamente a un lenguaje cada vez más perfeccionado psíquica y físicamente.
Es decir, el lenguaje no nació a fuerza de experimentar y probar reiteradamente repetitivas opciones psíquicas o físicas orales; o por medio de costumbres repetitivas. Tal y como se quiere conseguir a la fuerza con ciertos animales tratando de que aprendan o memoricen a fuerza de inculcarles repeticiones mentales con variados métodos científicos.
Nunca conseguirán a ningún animal conseguirán dotarles psíquicamente de la posibilidad de comprender completamente un lenguaje, es perder el tiempo.
Los animales no poseen la inadaptación psíquica evolutiva no acomodada que poseemos las personas, por lo tanto los animales no pueden memorizar más de lo que su psiquismo acomodado les permita. 
Otra cosa sería que a ciertos animales de la misma especie se les acostumbrase a que no se adaptasen psíquicamente a una adaptación psíquica acomodada; y que gracias a eso, a través de las herencias y y de varias generaciones, podrían nacer animales inadaptados psíquicamente, lo cual les posibilitaría psíquicamente a mentalizarse a no acomodarse psíquicamente. Es decir, les posibilitaría a dichos animales a memorizar y desarrollar la mente al igual que lo hacen los humanos.
Y así de esa manera psíquica, a través de muchas generaciones que heredarían esos hábitos se les podría enseñar a hablar, pero también tendrían que adaptarse físicamente al lenguaje para poder pronunciarlo correctamente.
El lenguaje humano no fue un invento humano, fue una opción psíquica evolutiva inevitable que poseemos los humanos para poder evolucionar cada vez más, como cabeza evolutiva del orden jerárquico viviente que somos.
Esa misma evolución psíquica nos adaptará evolutivamente a que cada vez más la humanidad pueda asimilar y aprender más fácilmente esa gran diversidad de lenguajes que existen en el mundo.
Cada vez más, nuestras futuras generaciones podrán aprender y desenvolverse más fácilmente en múltiples idiomas, la evolución psíquica nos llevará a eso. 
Nos llevará a que nuestros psiquismos evolutivamente puedan memorizar cada vez más, adaptando las funciones físicas orales a un mejor pronunciamiento de los diferentes tipos orales que nos ofrecen los diferentes tipos de lenguajes que existan en el mundo.



Autor: Salvador sánchez Melgar

martes, 30 de abril de 2019

Vida



La vida
La vida



¿Qué es la vida?: La vida es un proceso evolutivo sin fin

   

Sí, eso es la vida, y no importa repetirlo: La vida es un proceso evolutivo sin fin.

Antes de explicar más sobre lo que es la vida empezaré explicando que es el universo ya que todo forma parte del mismo proceso evolutivo.

Vivir es evolucionar constantemente, al igual que todo lo que existe.

Incluso acomodándose cualquier vida, o cualquier cosa, a una adaptación que apenas pueda evolucionar, absolutamente todo evoluciona sin fin.

Adaptarse a una forma estática de ser, sin evolucionar, también es evolucionar.

Puesto que cualquier adaptación de cualquier existencia es un ladrillo del edificio evolutivo.

Ya que absolutamente todo el universo es una evolución sin fin.

Hasta la más mínima insignificancia acomodada es  una escala jerárquica necesaria en el universo, ya que la evolución universal es una gran jerarquía universal, y absolutamente todo el universo forma parte de la misma evolución.

Por eso, hasta lo más grande posible y lo más pequeño posible evoluciona.

Hasta la más pequeña materia posible, por muy dura, quieta y pequeña que sea evoluciona.



Edificio universal

Si la más mínima existencia dejase de existir todo el edificio universal se destruiría instantáneamente, porque todo lo que existe, una vez que ha surgido como existencia ya no puede dejar de existir. Porque dejar de existir sería volver a ser la nada.

Por eso todo lo que existe existirá siempre, ya que todo surgió de la nada, y nada puede dejar de existir porque la nada no existe.

Todo lo que existe es una multiplicación sin fin de existencias, que crece y se expande sin fin.

Todo empezó cuando surgió la primera existencia dinámica más pequeña posible, que surgió de la nada como dinamismo de una forma infinitamente extraordinaria.

Únicamente se puede surgir como existencia de la forma dinámica más pequeña posible.

Y de esa forma únicamente se puede surgir si se surge de la nada.

Todo lo que existe en nuestro espacio universal ordenado donde vivimos es un compuesto de dichas existencias que se transforman sin fin en infinidades de existencias compuestas; gracias a que nuestro espacio es un espacio gravitatorio donde la existencia se atrae entre sí, y a que todo el universo se mueve en una única, inalterable y constante dirección expansiva.



Expansión interna del universo


El universo no se expansionó exteriormente porque estaba rodeado por la nada, la cual no se podía ocupar porque la nada no existe.

Por eso el universo se expansiona interiormente sin fin, como si fuese un agujero negro que se expansiona hacia dentro.

Puesto que en el surgimiento expansivo universal no existía ni lo grande, ni lo pequeño, ni el tiempo.

Y eso permitió que la expansión se expandiese instantáneamente sin fin en un pequeño espacio dinámico donde surgió la primera existencia que surgió de la nada.

Por consiguiente la expansión se expande sin fin hacia lo pequeño.

Fin que nunca conseguiría llegar porque en la expansión no existe lo pequeño.

Por eso la expansión continúa expandiéndose sin fin hacia la infinitud de la inexistente pequeñez.

Y en ese camino expansivo se ha originado el espacio gravitatorio donde vivimos, el cual crece sin fin hacia lo pequeño, que no deja de ser un crecimiento intergaláctico sin fin hacia lo grande.

A donde tampoco se conseguirá llegar porque es un camino sin fin, ya que en la expansión no existe ni lo grande, ni lo pequeño ni el tiempo.

Y gracias a ese crecimiento expansivo sin fin las existencias del espacio expansivo, representado por el espacio de energía oscura, están obligadas a multiplicarse sin fin, ya que  en la expansión, como he dicho antes, no existe el tiempo ni nada que pueda frenar ese crecimiento.

Expansión que sólo puede crecer generando constantemente nuevas existencias dinámicas semejantes entre sí.

Puesto que cómo se puede surgir de lo que no existe si no es como existencia dinámica más pequeña posible.

Además ese crecimiento expansivo es un crecimiento repulsivo porque todas las existencias dinámicas más pequeñas posibles son repulsivas, ya que si fuesen existencias atractivas dejarían de existir, dejarían de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles, y eso no puede ser.

Debido a las inducciones transmitidas por esa gran repulsión de ese enorme espacio repulsivo expansivo llamado energía oscura, la propia expansión ha creado un pequeño espacio (en comparación con la enormidad universal) de existencias atractivas que forman el espacio universal donde vivimos.

Espacio que no deja de crecer a medida que crece la expansión.



Vida


Vivir es tratar de evolucionar constantemente, incluso de manera acomodada a una adaptación que apenas nos permita evolucionar.

O sea hasta lo más quieto o adaptado posible evoluciona. Tal como les sucede a la mayoría de seres vivos no humanos y a la materia.

Todo es necesario y todos somos necesarios para la evolución universal.

La evolución viviente es una jerarquía evolutiva viviente en la que el ser humano es la escala jerárquica más evolutiva, y la que encabeza la evolución viviente terrestre.

Los demás seres vivientes terrestres no humanos son escalas evolutivas inferiores adaptadas evolutivamente por el propio bien evolutivo terrestre, que será también el bien de la evolución universal porque todas las evoluciones vivientes están conectadas jerárquicamente a través de la jerarquía de almas universal.

Si una especie viviente se extinguiese, otra surgirá en su lugar ocupando otro puesto jerárquico evolutivo viviente donde la evolución viviente lo necesite; ya que ni la evolución viviente ni la universal pueden dejar de evolucionar.

Y eso es así, porque todo el universo es completamente una inseparable e inmortal existencia, y por todo eso el universo es un todopoderoso orden evolutivo universal.

Por eso la expansión posee un dinamismo expansivo perfectamente homogéneo, perfectamente uniforme, perfectamente constante y perfectamente inalterable, teniendo en cuenta que la perfección total no existe.

Todo ese poderoso y perfecto orden universal induce a que todo evolucione sin fin al mismo par.

La vida es la inevitable consecuencia evolutiva de la incesante evolución sin fin del universo.

El universo creó el medio evolutivo viviente porque era la única solución para que la evolución universal pudiese continuar evolucionando sin fin.

La vida surgió porque tenía que surgir, ya que es una escala más de la inevitable y jerárquica evolución universal

Como la evolución del orden universal no tiene fin y posee todo el tiempo del mundo, tiempo tuvo de posibilitar la vida.

Por eso la vida surgió por sí sola inducida por la fuerte tendencia universal; ya que todos los medios evolutivos universales estaban destinados a evolucionar sin fin, y evolucionar hacia la vida era inevitable.

Como todo evoluciona con orden, tarde o temprano surgirían los lugares apropiados para que surgiese la vida.

Sin embargo, de manera evolutiva se le ha posibilitado a la vida para que ésta pudiese evolucionar libremente de acuerdo al orden viviente, para que así también pudiese evolucionar cada vez más a través de la cabeza evolutiva viviente.

Sin embargo, la vida no podía estar totalmente libre porque todo pertenece a la misma evolución universal. 

Por eso existe la jerarquía universal de almas; las cuales controlan a las vidas.

Las almas forman parte de esas tendencias jerárquicas evolutivas universales que posibilitaron de forma jerárquica que surgiese la vida.

Gracias a las almas las vidas están enlazadas de manera psíquica con las propias almas, y eso  permite que la vida pueda reencarnarse y evolucionar sin fin.


Autor: Salvador Sánchez Melgar

Registrado en Safecreative


lunes, 29 de abril de 2019

Poesías


Poesías
Poesías

Mis poesías

(Que conste que no soy poeta y que no tengo ni idea de poesías. Estas poesías las he creado en mis ratos libres hace muchos años).
Autor: Salvador Sánchez Melgar



POESÍAS FILOSÓFICAS


LA POESÍA MÁS BELLA DEL MUNDO

La belleza se reflejó en todos los reflejos
y convirtió a la luz del día
en la más bella de las poesías


LA POESÍA MÁS CORTA

Es tan corta esta poesía
que mis pensamientos
la han secuestrado
sumergiéndola en el olvido


LA POESÍA MÁS GRANDE

La poesía más grande del mundo
es tan grande que no se puede ver
ni oír, ni tocar, ni sentir, ni oler
porque es tan enorme que no se
puede agarrar con el pensamiento
pertenece a la inmensidad del firmamento


LA POESÍA MÁS ALEGRE

A lo que aspira toda humanidad
es a transformar su alegría
en la más alegre felicidad


MONTSE

Cuando reluce una imagen Montse destaca
cuando brilla una estrella Montse aparece
cuando la belleza resplandece Montse refulge
cuando el amor deslumbra Montse irradia
cuando la alegría ilumina Montse es luz


¿QUÉ ES POESÍA?

Poesía es un trozo de amor enamorado
poesía es un trozo de cielo iluminado
poesía es un trozo de sueño bellamente soñado
poesía es hacer realidad la luz en tu rostro iluminado


QUE DIFÍCIL ES ENAMORARSE

Que fácil es enamorarse de tus perfecciones
que difícil es enamorarse de tus imperfecciones
que fácil es enamorarse de lo que eres
que difícil es enamorarse de lo que dejas de ser
no dudes en enamorarte del amor que sufre tus tristezas
no dudes en enamorarte del amor que sufre tus desdichas
no dudes en enamorarte del amor que se enamora de tu destino


POESÍA DEDICADA A NUBEAZUL DEL FORO "DONDEPUEDO"
(Hola a todos, me he metido aquí para subir la poesía que me pidió Nubeazul, que conste que no soy poeta ni sé rimarla).

SI DESPUES DE MUCHO NAVEGAR NO VES LO QUE QUIERES
EN LA WEB "DONDEPUEDO" VERAS QUE ALLI SI QUE PUEDES
ALLI ENCONTRARÁS MUCHOS TEMAS
QUE TE RESOLVERÁN TUS PROBLEMAS
ALLÍ HALLARÁS EL FORO DE TERESA
EN DONDE TE RECIBIRÁN CON DELICADEZA
ALLÍ SENTIRÁS UN ESPECIAL CARIÑO
TAMBIÉN PODRÁS APADRINAR UN NIÑO
ALLÍ CONOCERAS A NUBEAZUL Y A TERESA
QUE TE CONTESTARÁN CON FRANQUEZA
ALLÍ LEERÁN Y ATENDERÁN TUS PROPUESTAS
Y TE RESPONDERÁN CON BUENAS RESPUESTAS.



LA POESÍA MÁS BREVE DEL MUNDO

Esta poesía es tan breve
que nació antes que el tiempo
me falta tiempo para poder expresarla


EL BIG BANG

Nace la vida muere la muerte
muere la vida nace la muerte
así siempre infinitamente
siempre matemáticamente


EL FUEGO DEL AMOR

Arde mi sangre
ríos de lavas
encauzan mis venas
arde mi sangre
que apagan mis penas
y encienden mis ganas
arde mi sangre
de amor me abrasas
de amor me quemas


Registrado en Safecreative

jueves, 25 de abril de 2019

Expansión


La expansión
La expansión 

La expansión universal



Me he dado cuenta que la expansión universal tiene que ser muy homogénea, muy estable y muy uniforme. Ya que tiene que ser así para poder expandirse y crecer sin fin. Y al mismo tiempo inducir a que absolutamente todo lo que exista en el universo sea igual de estable que la expansión y que por eso todo crece y se expande sin fin de una manera muy estable y constante.
Y gracias a ello, se pudo crear un espacio universal tan ordenado como el espacio intergaláctico donde vivimos.
Y si la expansión universal no tuviese la necesidad de crear un espacio como el espacio universal donde vivimos, la expansión universal no podría ser otra cosa que un perfecto orden muy perfectamente homogéneo, estable y uniforme, teniendo en cuenta que la perfección absoluta no existe.
Sólo se puede ser una expansión tan perfectamente ordenada sí ésta se expande de manera instantánea.
Y expandirse instantáneamente es carecer de movimiento entre existencias, movimiento que únicamente pueden poseer las existencias atractivas, ya que las existencias repulsivas se repelen entre sí y por eso no pueden unirse y así formar las existencias compuestas capaces de adquirir así el movimiento entre existencias.
Y careciendo de movimiento se carece también de tiempo, y de las dimensiones. Por tanto se carece de los tamaños grande y pequeño y de toda evolución del espacio universal donde vivimos.
Por eso la expansión es un orden repulsivo unidimensional, y siendo así no puede crear ninguna clase de materia ni ninguna existencia ni evolución tridimensional, que es la que posee el universo gravitatorio de existencias atractivas donde vivimos.
Supongamos que la expansión sea un gran río en donde el agua se mueve dirigiéndose al mar; y que el espacio donde vivimos sea una barca sin motor que se deja llevar por el agua del río.
Sí el agua del río se mueve muy fuerte la barca se moverá muy fuerte; y si el agua del río dejase de moverse la barca dejaría de moverse.
Pues la expansión debe moverse de una forma muy estable para que exista esa gran estabilidad universal de la gran barca representada por el espacio universal donde vivimos, el cual sólo es el aproximadamente el 5% del universo. Puesto que apenas se nota el movimiento expansivo de nuestro espacio universal, más bien parece que estemos en un universo sin movimiento.
Y ese gran orden universal de nuestro espacio universal sólo lo pudo crear la expansión gracias a que la propia expansión es un gran orden, aunque sea totalmente repulsivo.
La expansión no se puede parar para conseguir aún más estabilidad, más perfección, más orden universal, y si se parase todo dejaría de existir.
Debe ser tan grande la estabilidad universal expansiva que parece que todo esté parado, que la expansión esté parada, y que sólo nos movemos con su correspondiente tiempo por obra divina.
La expansión se expande como energía repulsiva, pero tiene que ser una energía repulsiva muy constante y muy estable y además tiene que invadir de estabilidad repulsiva y de orden repulsivo todo el universo y posibilitar así con esas repulsiones, ya que todo pro crea su contra, el espacio atractivo gravitatorio en el que la existencia se atrae entre sí, como es el espacio intergaláctico donde vivimos.
Con lo cual, esa perfección ordenada de la expansión repulsiva que lo invade todo de manera repulsiva, no puede ser otra cosa que la energía oscura que está en todo, y que forma aproximadamente el 95% del universo.
Y esa expansión para ser tan estable como es sólo pudo surgir de la nada y de manera instantánea. Y multiplicarse sin fin, generando cada vez más existencia repulsiva y expansiva, mediante el surgimiento continuo de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles semejantes entre sí. Ya que éstas sólo pueden ser existencias repulsivas, puesto que si se atrajesen entre sí se unirían dejando de ser de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles.
Y gracias a esa multiplicación sin fin de esas existencias la expansión universal no cesa de crecer y expandirse como energía repulsiva.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

 



miércoles, 24 de abril de 2019

Inadaptación



Todo es una adaptación adaptativa
Todo es una adaptación adaptativa


La inadaptación universal



El psiquismo humano es, ha sido y será siempre una inadaptación psíquica ordenada y evolutiva que evolucionará psíquicamente sin cesar, tratando de adquirir constantemente nuevas adaptaciones, mediante nuevas informaciones de las adaptaciones que experimenta permanentemente del entorno que le rodea.
Inadaptarse es no adaptarse a una adaptación fija. Por eso inadaptarse es evolucionar.
Adaptarse a una forma poco evolutiva de existir, al igual que lo hace la materia y muchas vidas no humanas, son inadaptaciones adaptadas así porque la propia inadaptación universal necesita que existan, para que así la propia evolución universal pueda continuar evolucionando con la inadaptación evolutiva.
La inadaptación universal es como una jerarquía, necesita que existan escalas jerárquicas adaptadas para poder evolucionar la propia jerarquía cada vez más como inadaptación universal.
La inadaptación psíquica nunca terminará por concluir su evolución psíquica, porque el psiquismo viviente humano es una inadaptación evolutiva inducida por la propia inadaptación universal, la cual nunca se adaptará a una quietud plena, a un freno expansivo, pues eso sería su fin.
Ya que no inadaptarse es adaptarse a una inmovilidad permanente, es dejar de evolucionar es dejar de existir; pues hasta la materia más quieta evoluciona como adaptación inadaptada.
Por eso el universo necesita ser una constante inadaptación aunque para ello deban existir existencias adaptadas a una única forma de existir. Lo que es también una inadaptación, porque su adaptación sirve para que la evolución continue su camino evolutivo inadaptativo.
Existencias que para poder adaptarse a esa forma de existir han necesitado experimentar una constante inadaptación hasta llegar a ser esa existencia adaptativa. 
Y para poder continuar adaptándose a ser adaptación necesita una constante lucha contra la inadaptación universal, lo cual también es una constante inadaptación a la inadaptación universal.
Ese sin fin inadaptativo del orden universal es inducido a cualquier tipo de evolución. 
Por consiguiente, ese sin fin inadaptivo, ese sin fin evolutivo, también es inducido a la inadaptación psíquica humana, por eso la inadaptación psíquica humana nunca cesará de evolucionar mientras exista la  inadaptación del orden universal.
No por ser el universo una inadaptación es un desorden, al contrario, para que todo el universo sea una inadaptanción se necesita que exista un gran orden universal que induzca a que todo posea esa inadaptación.
Esa ordenada inadaptación psíquica viviente nos hizo, nos hace y nos hará evolucionar siempre psíquicamente; adaptándonos psíquicamente a un cuerpo y a una mente que evolucionarán ordenadamente sin cesar.
El proceso inadaptativo viviente constituido evolutivamente en un orden viviente, permite jerárquicamente que sea el ser humano quien posea la línea directa evolutiva, evolución que le induce a no adaptarse a una acomodación psíquica como la de los animales.
Todos los seres vivos tienen la facultad de necesitar siempre adaptarse al entorno que les rodea, transformándose evolutiva, psíquica y físicamente a través de las herencias, en una adaptación evolutiva que nunca les termina de adaptar por completo.
Por eso, todos los seres vivos somos una inadaptación psíquica y física evolutiva, ordenada y adaptada psíquicamente a una inadaptación psíquica y física.
Y como prueba, ahí está todo lo viviente que constantemente se transforma hereditariamente adaptándose a nuevos hábitats que experimenta continuamente gracias a esa permanente inadaptación que posee todo lo existente.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

martes, 23 de abril de 2019

Filósofo

 

Filósofo
Filósofo

El filósofo, la nada y la existencia


El filósofo: Según un diccionario de la internet pública, el filósofo puede equivocarse o acertar, siempre en aras de buscar la verdad.

Existe la nada: La nada existe, se puede pesar, se puede medir: la nada es el infinito menos el finito de lo que es, mide y pesa la existencia en sí.


Sobre la existencia: La existencia y la nada son dos contrastes opuestos que deberían poderse medir como existencias opuestas: como la nada absoluta hecha existencia o como la nada hecha existencia en comparación con la nada absoluta.


La perfección: Equivaliendo lo perfecto a lo absoluto podríamos decir que no existe nada absolutamente perfecto, ni nada perfectamente absoluto, excepto la nada.


No existe una perfecta imitación, no existe una perfecta similitud, todo tiene su identidad propia.


Ni lo perfecto ni lo absoluto existen, excepto como nada, la cual o no existe o existe como nada hecha existencia.





Lo absoluto y lo perfecto


Lo absoluto: No existe una esfera o un cuadrado completamente absoluto o perfecto. Ni un color absolutamente perfecto.

No existe ni el mal ni el bien absoluto. Ni existe la belleza absoluta o perfecta.


No existe una línea recta absolutamente recta ni perfecta. No hay nada perfecto, no existe nada absoluto, excepto la nada.


Únicamente podrían ser perfectas o absolutas las representaciones representadas por los números, las palabras o la imaginación ya que sólo son representaciones, las cuales pueden representar algo real o irreal, algo perfecto o imperfecto o algo absoluto o su contrario.


Lo perfecto y lo  absoluto podrían demostrar que existe la nada, pues si la existencia no es absoluta ni perfecta, ni existe algo absoluto, es que existe la nada.


La existencia no es absoluta, y por este simple hecho se debería admitir como existente a la propia “nada”. Entonces, se podría afirmar que existencia + absoluto = nada; o existencia + nada = absoluto; o nada + absoluto = existencia.




Todo se engrandece al mismo tiempo


Como lo pequeño es lo grande: dentro de la nada infinita, lo pequeño y lo grande son dimensiones infinitas, tanto en lo pequeño como en lo grande.

En el universo todo se engrandece o se empequeñece al mismo ritmo y tiempo que se engrandece la expansión. De esta manera, lo grande y lo pequeño mantienen intactas sus medidas en comparación con la expansión.


Cuanto más grande sea la expansión más se engrandecerá el átomo, y como todo lo existente se engrandece también, incluidos nosotros, en el mismo tiempo, apenas percibimos esos fenómenos.


Ni la ciencia con los mejores instrumentos de medida podrían comprobar esos hechos, ya que todo se engrandece al mismo tiempo y no hay instrumento que lo detecte, pues las propias materias y medidas de los instrumentos también se distorsionan hacia lo grande.


Todas las sub-partículas o sub-átomos, ya sean energías en forma de luz o materia, todo se engrandece. De esta manera, todo se relaciona, lo grande se relaciona con las dimensiones de la expansión, de la existencia y de la nada.


Al crecer la expansión crecerá el universo, y esto permite que el universo sea cada vez más grande y que los átomos o sub-átomos también lo sean. Porque si no fuese así, los átomos llegarían a ser tan pequeños que apenas tendrían energía ni dinamismo para ser átomos.


Entonces, para que pueda existir la existencia, todo lo pequeño sub-atómico se engrandece al mismo ritmo que la expansión, empezando por lo pequeño, sub-átomos, átomos, etc.; ya que todo lo pequeño irremediablemente permite crecer a lo grande.




La nada


La nada tiene identidad propia, es la nada. Es única, igual, perfecta, infinita, indefinida, eterna, absoluta, etc.  Está oculta en lo más profundo de la existencia, está mezclada con la existencia; la nada es la nada hecha existencia.

El dinamismo permite que la nada sea existencia. La nada pura, es el calor y el frío más absoluto capaz de destruir la existencia. Todo es la nada porque la nada está en todas partes.

Dentro de la nada infinita, lo pequeño y lo grande se mantienen infinitos.


La nada fue la que hizo posible la creación de todo lo existente, que es energía de la nada hecha existencia. La nada es como un Dios, es la creadora de la existencia.


La materia: La materia más sub-atómica del sub-átomo más pequeño posible tendría que ser indivisible como materia para no llegar a ser la nada.


La materia, como existencia que es, se puede dividir en otras materias indefinidamente hasta llegar a ser la materia más pequeña posible, la cual no se puede dividir más porque dejaría de ser existencia.





Tuvo que existir un principio que lo originó todo


Tuvo que existir un principio en el origen de la existencia que permitió el origen de todo.

Tuvo que haber un principio en la creación de lo existente, ya que todo tiene un principio. El cual tuvo que comenzar como infinita pequeñez de todo comienzo. Un principio dinámico en forma de punto infinitamente poco dinámico, pequeño y poco denso que casi era la nada absoluta.


Pero al no poder ser la nada absoluta con su absoluta quietud, puesto que ese punto ya se había originado como existencia. Ese punto tuvo que adquirir su contrariedad como existencia con respecto a la nada.  Adquiriendo también el dinamismo necesario para poder ser existencia.


Ese principio, era el principio de todo. Era un punto insignificante en un lugar del vacío más absoluto, en un lugar en donde no existía lugar, ya que al no haber existencia no existían lugares.


Ese principio dinámico creó un supuesto lugar dinámico, que por ser totalmente dinámico y no poder permanecer en el mismo sitio, era un lugar ficticio.


Un lugar en donde no existía ni el tiempo porque todo era nada. Sólo existía ese primer origen en constante movimiento, transformado en lugar dinámico gracias a su imparable movimiento.





¿La nada es Dios?


Ese principio que originó el universo era como un Dios. Gracias a ello se originó un sub-atómico dinamismo que se multiplicó en cada vez más esencias de sí mismo, originando así cada vez más existencia.

Debido a ese dinamismo, que se multiplicó como existencia, se multiplicó el propio dinamismo y al mismo tiempo la existencia. Y así se posibilitó la existencia del universo.





Todo se satura constantemente de existencia


Todo se satura constantemente de existencia: Es lógico pensar, que la existencia esté saturada de existencia, aunque esté mezclada con diferentes clases de existencias.

Como sería lógico pensar, que un mar está saturado de agua dentro de su recinto acuático, aunque el agua sea una mezcla de diferentes tipos de líquidos.


Entonces, la existencia posibilita también, que lo no existente esté saturado de inexistencia, o de la nada hecha existencia.


La existencia es un producto de la nada hecha existencia, hecha dinamismo, que por ser inexistencia dinámica, se constituyó en existencia.


El universo al crecer sin fin, se sobre satura continuamente de existencia, y a su vez de la nada.


El universo está rodeado de la nada, por eso el dinamismo expansivo del universo no cesa de inducir y generar cada vez más dinamismo, por tanto se genera cada vez más existencia.







Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative




viernes, 19 de abril de 2019

El mal y el bien




El bien y el mal
La conciencia es justa


El mal y el bien tienen un límite


Dentro de las amplísimas variedades de mal y de bien que existen, se evolucionará más positivamente siempre que el mal y el bien luchen contra el propio mal en favor de la plena justicia.

Si son utilizados para el bien, tanto el mal como el bien son evoluciones necesarias para que evolucionemos conforme al adecuado orden impuesto por la justicia evolutiva universal. 

Emplear el mal a conciencia para hacer un bien, si ese mal empleado se emplea con justicia y para una causa justa, es evolucionar positivamente. 

Los males gratuitos degeneran, involucionan,  al igual que el bien disfrazado de bien y que consiste en hacer el mal.   

No hay que confundir utilizando el mal como bien ni el bien maligno como verdadero bien.

A la evolución del orden universal no se la puede engañar, todo está controlado por la justicia del orden universal por tanto todo se pagará evolutivamente, si no en esta vida en posteriores reencarnaciones.

En realidad todo es más complejo de lo que parece, sin embargo todo es muy fácil para nuestra conciencia que es la que mide nuestras acciones, sí nuestra conciencia cree que hacemos un bien aunque sea un mal disfrazado de bien, para nuestra evolución será un bien.

Todo se paga tarde o temprano porque todos somos eternos y hay mucho tiempo en otras vidas para recibir premios y castigos evolutivos, pero contra menos castigos evolutivos recibamos mejor viviremos en futuras vivencias. Y antes alcanzaremos ese meta evolutiva de ser cada vez un alma más evolutiva, meta a la que evolutivamente todos llegaremos, aunque unos llegarán antes que otros.  

Absolutamente todo lo que hagamos lo mide con exactitud el orden universal a través del orden de la jerarquía de almas universales, a la cual no se la puede engañar porque nuestro yo psíquico es un alma que pertenece a ese orden. 

El orden universal es como un dios que lo sabe todo, y lo sabe todo porque todo es un orden evolutivo universal.

Nada ni nadie puede modificar ese orden, cualquier modificación del orden evolutivo universal sería destruir ese orden, por tanto destruir el universo. Ya que hasta la más mínima existencia es un ladrillo inmortad del edificio universal.

Por eso ninguna civilización extraterrestre, por muy avanzada y evolutiva que sea, no puede adueñarse del universo, ya que nada puede modificar la evolución del orden universal, que es el que domina todo.

Mucho antes de que nuestro planeta se extinga, habremos evolucionado en seres espirituales, es el destino de cualquier planeta que disponga de vida, da tiempo a esa evolución ya que todo es un orden y eso entra dentro del orden.




Autor: Salvado Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative