jueves, 15 de noviembre de 2018

La evolución inteligente sin fin : Cualidades de la nada

La evolución inteligente sin fin : Cualidades de la nada:   Fuente://PYSABAY.com  Cualidades de la nada   Cualidades de la nada (Artículo subido de http//salvadorsanchezmelgar...

Cualidades de la nada




 
Fuente://PYSABAY.com  Cualidades de la nada


 

Cualidades de la nada

(Artículo subido de http//salvadorsanchezmelgar.com)



Cualidades de la nada
La primera existencia que se originó y que surgió de la nada se encontró dentro de la nada rodeada por la infinitud de la nada.
Existencia que tuvo que surgir como la existencia dinámica más pequeña posible, ya que no se puede surgir de la nada de otra manera.
Esa existencia al estar eternamente rodeada por la infinitud de la nada, tuvo que adoptar las tendencias de la nada, que se transmitirían a todas las existencias que surgiesen posteriormente.
Tendencias que son adoptadas por la propia existencia al necesitar ser la nada como la única manera de poder evolucionar. Puesto que sólo existía la nada como única referencia para la existencia.
Esa primera existencia surgió como la nada en movimiento consolidada así como existencia.
Dicha existencia necesitaba adquirir las cualidades de la nada que nunca podría conseguir porque las cualidades de la nada sólo podía poseerla la propia nada.
Pero perseguir eternamente esas necesidades sin poderlas conseguir nunca, obligaba a la existencia a existir y existir siempre con esas tendencias y eso le permitía existir con orden.
Las cualidades de la nada no son existencias reales, pero las necesita alcanzar la propia existencia, sin poder conseguirlo nunca, para así poder existir y estar sujeta a un orden como existencia.

Primera cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la eternidad
La primera existencia que surgió de la nada surgió de una forma infinitamente extraordinaria. Tiempo tuvo la nada de producir ese hecho ya que la nada ha existido siempre, aunque el tiempo de la nada sea un tiempo imaginario.
De esa manera surgió la primera existencia como existencia dinámica más pequeña posible rotando sobre sí misma, ya que estaba rodeada por la nada y no podía existir de otra manera.
Una vez surgida de la nada esa primera existencia ya no podía dejar de existir, porque dejar de existir sería volver a ser la nada, y eso era imposible que sucediese porque la nada no existe.
Al surgir la primera existencia rotando sobre sí misma sin poder ocupar la nada que la rodeaba, eso obligaba a esa primera existencia a adoptar la tendencia a poseer la infinitud de la nada; con lo cual esa existencia estaría inducida a crecer como existencia.
Pero sólo se podía nacer como existencia surgiendo como movimiento de la forma más pequeña posible, o sea rotando sobre sí misma.
Gracias a esa tendencia a necesitar ser infinita como la nada, una gran multiplicación de existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí se produjo de manera instantánea porque todavía no existía el tiempo;  de esa manera nació instantáneamente un gran universo expansivo.
El movimiento no es una existencia real pero se transforma en existencia real al existir como movimiento.
Pero si además a esa irrealidad llamada existencia se le añade las tendencias a necesitar poseer las cualidades irreales de la nada, esa existencia adquirirá esas tendencias de la nada fácilmente porque el movimiento al no ser una realidad puede adquirir irrealidades en su proceso dinámico.
De esa forma las existencias más pequeñas posibles que saturan de existencias el universo, además de ser dinámicas han adquirido un orden, porque han adquirido un camino hacia donde ir al adquirir la necesidad de obtener las cualidades de la nada sin poder conseguirlo nunca.

Segunda cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la plena quietud
Como la nada es absoluta quietud, eso obligaba también a la existencia a necesitar esa tendencia; originando así un freno al movimiento rotatorio sin fin cada vez más acelerado de cada una de las existencias más pequeñas posibles. Así se originó una permanente contrariedad o repulsión al movimiento rotatorio sin fin de la existencia.
La necesidad de dichas existencias de adoptar la quietud de la nada inducía a que existiese un freno en las rotaciones de dichas existencias. De esa forma no se aceleraban, pero sí se ordenaban y equilibraban los movimientos rotatorios de dichas existencias.
Al surgir todas las existencias  como existencias dinámicas más pequeñas posibles, y ante la necesidades de unirse formando un espacio dinámico propio porque estaban rodeadas por la nada, necesitarían coexistir conjuntamente en ese espacio dinámico para poder existir.
Desde el punto de origen del universo se saturaba constantemente de existencia el universo formando un espacio dinámico que crecía expansivamente hacia todas las partes externas posibles.
La existencia sólo podía expandirse como espacio universal de existencias multiplicándose de existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí, ya que sólo se podía nacer de esa forma.
Cada existencia únicamente podría moverse rotando sobre sí misma. Las cuales de manera expansiva se moverían todas juntas gracias a la multiplicación sin fin de dichas existencias que engrandecerían constantemente ese espacio dinámico.
El universo únicamente podía crecer mediante la duplicaciones constantes de existencias dinámicas más pequeñas posibles, formando así un espacio unido de cada vez más existencias semejantes entre sí.
Hay que tener en cuenta que entre las uniones de las existencias dinámicas más pequeñas posibles que se atraen entre sí existe un espacio de energía repulsiva, que evita que las existencias se absorban unas a otras.
Y como todas esas existencias saturan de existencias el universo y están muy unidas, esos espacios repulsivos se multiplican, consiguiendo con ello que esos espacios de energía repulsiva, equivalente a energía oscura, sean superiores que las propias existencias.

Tercera cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la duplicación sin fin o el crecimiento sin fin que representa la infinitud de la nada
La nada es infinita como nada, la existencia no puede ser infinita.
La existencia adoptó esa necesidad de ser infinita sin poder serlo nunca, por eso la existencia crece sin fin como necesitando ser infinita como existencia. Cosa que nunca logrará porque la existencia no puede ser infinita, ya que la existencia es la nada en movimiento o la nada hecha existencia. 
La existencia para poder ser cada vez más grande como existencia necesitaba estar siempre moviéndose y creciendo mediante duplicaciones de existencias dinámicas más pequeñas posibles.
La existencia es infinita si se entiende que ese crecimiento sin fin es como una especie de infinitud.
Al surgir esa primera existencia rodeada por la nada y no poder ocupar la nada, eso produciría en esa existencia una fuerte presión que la induciría constantemente a crecer para así poder escapar de la nada.
Por eso, la única manera de poder crecer sin ocupar la nada porque no podía, era creciendo como espacio dinámico rodeado por la nada mediante la creación de cada vez más existencia.
La creación de cada vez más existencia sólo se podía conseguir mediante la duplicación de existencias, ya que no se puede surgir como existencia si no es surgiendo como existencia dinámica más pequeña posible, lo cual es una duplicación.
Como esa primera existencia que surgió de la nada, al ser movimiento gracias a que rotaba sobre sí misma, generó un espacio dinámico a su alrededor. De esa manera podía originar más existencias dinámicas en ese espacio dinámico sin necesidad de necesitar ocupar lo que no podía: la nada.
A medida que surgían nuevas existencias semejantes entre sí, al agruparse todas en un mismo espacio dinámico cada vez más grande, volverían a sufrir constantemente la misma presión de la nada, ya que la nada siempre estaría rodeando a ese espacio dinámico por mucho que creciese. Lo cual obligaría a dichas existencias a duplicarse sin cesar. Las duplicaciones se efectuarían de manera instantánea porque en esas duplicaciones no existe el tiempo.
Y eso fue lo que sucedió, la multiplicación sin fin de las duplicaciones de las existencias que se duplicaban sin cesar. De esa manera el universo creció rápidamente como espacio dinámico.
Cada duplicación de la existencia es una exacta duplicación. Lo único que las diferencian a unas de otras, es que cada una ocupa su propio espacio dinámico que no puede ser ocupado por otra existencia.

Cuarta cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la atracción sin fin de las propias existencias
Al ser la nada absoluta como nada es como si toda la nada se atrajese entre sí, esa atracción la adquiere la propia existencia al necesitar atraerse unas a otras.
Las existencias no poseen el poder de atraerse unas a otras, se atraen porque desde que se originaron sólo disponían de dos caminos hacia dónde ir: hacia la nada o hacia la existencia, como hacia la nada no podían ir porque la nada no existe, únicamente les quedaba la opción de ir hacia la existencia.
Por eso mismo esa atracción, llamada gravedad, de la existencia hacia la existencia, es mínima pero permanente.
La existencia que se encuentre en las influencias de un astro que rote sobre sí mismo aumentará su atracción o gravedad hacia ese astro.

Quinta cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la expansión sin fin
La nada es una absoluta quieta expansión universal porque la nada necesita que todo sea nada. Esa necesaria tendencia de serlo todo también lo ha adquirido la existencia, pero como la existencia es movimiento esa necesidad se transforma en expansión, en necesitar alcanzarlo todo como expansión.
El universo es un compuesto de existencias dinámicas que se expandieron instantáneamente (ya que no existía el tiempo).
Esa expansión se produciría desde un punto hacia todas partes, como si la existencia hubiese surgido del centro de una esfera. Llegaría a un punto que esa inevitable inclinación expansiva que sufriría el universo posibilitase una expansión expansiva esférica con tendencia a la rotación. Fue en ese límite expansivo cuando el universo dejó de crecer como universo instantáneo.
No cesaría de moverse de forma rotativa, creciendo y acelerándose cada vez más de manera evolutiva.
Por tanto esa rotación universal es una  expansión universal, la cual aumenta de velocidad porque el universo no cesa de crecer ya que constantemente se satura de existencias dinámicas más pequeñas posibles.
Con lo cual todo lo que existe está inducido a moverse conforme se mueve la expansión universal.


Sexta cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la posesión de un yo como existencia individual y como existencia compuesta
La nada también posee su yo como nada, ya que ocupa un lugar que es el de existir como contrariedad de la existencia. Ya que sin la nada no podría existir la existencia. Gracias a ello todo adquiere un yo propio.
La posesión de un yo, o identidad propia como existencia individual más pequeña posible y como existencia compuesta de esas individualidades es posible porque cada existencia individual o compuesta ocupa un lugar propio que no puede ser ocupado por otra existencia.


Séptima cualidad de la nada adoptada por la existencia como tendencia: la transformación sin fin como existencia compuesta
Tratando de adquirir el absoluto orden de la nada como nada, la existencia evoluciona sin fin.
La existencia evoluciona sin fin hacia el orden absoluto, cosa que nunca conseguirá porque el orden absoluto sólo lo puede poseer la nada como nada.
Pero esa tendencia a necesitar llegar al orden absoluto permite que la existencia posea una constante transformación hacia el mejor orden posible.
La existencia sólo se puede transformar como existencia compuesta de existencias dinámicas más pequeñas posibles. Eso forma parte del orden evolutivo.
Las existencias dinámicas más pequeñas posibles no se pueden transformar porque son indivisibles, y tampoco se pueden agrandar como existencias individuales porque entonces dejarían de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles.
Con lo cual como las existencias dinámicas más pequeñas posibles no se pueden empequeñecer más, ni engrandecer ni desaparecer porque la existencia nunca puede dejar de existir permanecerán eternamente en el universo tratando de unirse formando así existencias compuestas.
A través de las uniones matemáticas de las existencias dinámicas más pequeñas posibles se posibilita la existencia compuesta, las cuales siempre se transformarán, por eso no poseen un presente quieto.


Octava cualidad: la de evolucionar sin fin tratando de obtener las cualidades de la nada sin poder conseguirlo.
Cualidades como la plena pureza de la nada como nada, la plena justicia de la nada como nada y otras posibles cualidades.
Cosa que la existencia nunca podrá conseguir porque son cualidades que posee la nada como: la perfección, la pureza absoluta, la justicia y algunas más. Pero el hecho de que la existencia esté inducida a obtener esas cualidades sin poderlas  conseguir nunca permiten que la existencia evolucione sin fin hacia esas metas.
La evolución viviente al ser la existencia más evolutiva ha transformado esos fines evolutivos en una lucha constante entre el bien y el mal.
La evolución viviente evoluciona como vida y alma tratando de adquirir las cualidades de la nada: la justicia plena, la perfección absoluta y la pureza infinita.


Los números de la existencia
Todas las existencias dinámicas más pequeñas posibles representadas por puntitos sólo pueden seguir un orden universal, que está compuesto de todos los órdenes de la nada: el de la eternidad, el de la rotación sin fin, el de la duplicación sin fin, el de la atracción sin fin de las propias existencias, el de la atracción expansiva sin fin, el de la posesión de un yo como existencia individual y como existencia compuesta, el de la transformación constante formando todo tipo de existencias compuestas y el de evolucionar sin fin ante la necesidad de obtener las cualidades de la nada sin poder conseguirlo.
Todo lo que existe se satura constantemente de existencias dinámicas más pequeñas posibles, representadas por puntitos.
Existencias que están destinadas a existir siempre siguiendo un único proceso matemático universal que las induce a constituirse en existencias compuestas transformativas capaces de constituirse en energía, materia, vida y todo lo que sea posible constituirse con esas matemáticas universales. 
Esas existencias dinámicas más pequeñas posibles sin estar representadas por puntitos o por otros signos, al ser todas semejantes entre sí, no las podríamos distinguir. Pero las matemáticas universales sí que las podría distinguir, bien porque cada existencia ocupa su propio espacio dinámico o porque es la propia matemática universal la creadora de esas existencias.
Conforme se van agrupando esos puntitos, representando a las existencias, en grupos siguiendo la inevitable tendencia universal, unos grupos habrán evolucionado en materia y otros grupos estarán inducidos a evolucionar en otras clases de existencias.
Es el propio orden universal el que posibilita que todo evolucione matemáticamente como debe evolucionar.
Poco le influye al orden universal la evolución más o menos perfecta de un simple planeta y sus habitantes, cuando el universo es infinitamente mayor.
Al universo lo que verdaderamente le influiría es que algo se apartase de evolucionar conforme evoluciona el orden universal, pues si eso fuese así podría efectuarse un efecto dominó que podría destruir el orden universal. Eso el orden universal no lo puede permitir, por eso todo es un auténtico e indestructible orden universal.




 Autor: Salvador Sánchez Melgar
registrado en Safecreative
http://evolucioninteligentesinfin



viernes, 9 de noviembre de 2018

La evolución inteligente sin fin : Orden matemático universal

La evolución inteligente sin fin : Orden matemático universal: Fuente: http://PIXABAY.com  Orden matemático universal Orden matemático universal  (Artículo subido de http://salvadorsanc...

Orden matemático universal





Fuente: http://PIXABAY.com  Orden matemático universal


Orden matemático universal 

(Artículo subido de http://salvadorsanchezmelgar.com)

 

 

Las matemáticas universales son el orden universal


Las matemáticas de la existencia universal permite que todo lo que exista sea un orden matemático universal.
Esas matemáticas universales son un orden formado por las uniones más o menos densas de unidades dinámicas indivisibles más pequeñas posibles.
El universo está compuesto por dos universos en uno, el de las existencias libres dinámicas más pequeñas posibles y el de las existencias dinámicas compuestas de esas existencias.
Las existencias dinámicas más pequeñas posibles, antes de unirse y formar existencias compuestas se encuentran libres sin ordenar. En ese espacio oscuro de energía oscura lleno de existencias libres no puede existir ni el orden ni el tiempo.
Sin embargo al ser todas esas existencias libres semejantes entre sí tampoco puede existir un desorden total, ya que es un espacio de más de lo mismo, donde ninguna existencia sigue un orden.



Las existencias compuestas

En el espacio de las existencias compuestas, las existencias libres se unen formando así un orden evolutivo universal.
Es en éste espacio donde las existencias están unidas como existencias compuestas que se transforman continuamente siguiendo un orden evolutivo universal, permitiendo con ello que en éste espacio exista el orden y el tiempo.
Al mismo tiempo, todas las evoluciones de las existencias compuestas se tienen que adaptar a la misma evolución universal, ya que si no se adaptasen, todas las evoluciones evolucionarían sin orden, entonces nada podría evolucionar.
Los espacios de existencias compuestas compuestos por sistemas planetarios y por galaxias, están separados entre sí por espacios de existencias libres, existencias no compuestas.
El aproximadamente 5% universal es existencia compuesta, y el resto del universo es materia oscura y energía oscura que separan unas galaxias de otras. Pero esa separación más bien es una unión de unas galaxias con otras, ya que la nada que rodea al universo obliga a que todo el universo sea un único universo.
Gracias a eso, todos los espacios de existencias compuestas están enlazados entre sí de alguna manera, enlazándose unas galaxias con otras.
Todo lo que existe, sean espacios de existencias compuestas o de existencias individuales, está saturado de existencias individuales dinámicas más pequeñas posibles.
Eso quiere decir que también la materia oscura y la energía oscura están saturadas de existencias dinámicas más pequeñas posibles, las cuales se mueven libres. 


 

Materia oscura y energías oscuras

Los espacios de materia oscura y de energía oscura existen como espacios desordenados, pero en realidad no están desordenados, ya que están ocupados totalmente por existencias dinámicas más pequeñas posibles, las cuales sólo pueden ser semejantes entre sí. Eso no es exactamente un desorden porque son espacios de más de lo mismo.
Esas existencias individuales al unirse pueden formar existencias compuestas que forman el orden universal constituido por existencias compuestas.
Al existir dos contrastes opuestos, como son los espacios de existencias individuales libres y los espacios de existencias compuestas existe una fuerte repulsión entre ambos espacios.
La existencia compuesta no se puede componer directamente, existe un proceso anterior  que es a través de los nacimientos de estrellas.
Precisamente los nacimientos de estrellas nacen en los espacios de energía y materia oscura próximos a los espacios de las existencias compuestas, porque si no fuese así sería muy difícil que las galaxias se enlazasen como se enlazan.
Gracias a las enormes acumulaciones de materia oscura y de energía oscura en los puntos adecuados del universo, surgen las estrellas en esos lugares adecuados.
Las estrellas transforman la repulsión de esas existencias libres dinámicas más pequeñas posibles en existencias que se atraen entre sí. 
Y a través de un proceso evolutivo ordenado, las estrellas producen la energía, la materia e incluso la vida mediante la producción ordenada de planetas y otros posibles astros.



Los números

En el universo no existen los números, pues estos son un invento de la humanidad.
Sin embargo, las existencias dinámicas más pequeñas posibles se podrían representar por números unos.
Aunque mejor sería representarlas por ejemplo por puntitos o por otros signos que no sean los números conocidos. Ya que podrían causar confusión, puesto que el signo uno es un signo inventado y utilizado por la matemática que ha inventado la humanidad.
Esos puntitos representarían a las individualidades dinámicas más pequeñas posibles que saturan de existencia al universo.



Las tendencias de la matemática universal

Lo único que diferencian a unas existencias de otras es que cada una ocupa su propio espacio dinámico, ya sean como existencias individuales más pequeñas posibles o como existencias  compuestas.
Las matemáticas de la existencia distingue a unas existencias de otras en que cada existencia ocupa su lugar propio, sea existencia individual o compuesta.
Pero a la existencia universal no le haría falta distinguir a cada existencia, ya que todas las existencias forman parte de la misma existencia universal.



Distinguir entre las existencias individuales y las existencias compuestas

Absolutamente todas las existencias nacen como las existencias dinámicas más pequeñas posibles (lean ¿qué es la nada? y ¿qué es el yo? ).
Y son semejantes entre sí ya que no podrían ser existencias dinámicas más pequeñas posibles sin ser semejantes entre sí. 
De la nada solamente surgió una única existencia, y surgió de una forma infinitamente extraordinaria, pero surgió porque la nada ha existido siempre y ha tenido tiempo de permitirse ese primer surgimiento.
Las demás existencias no pudieron surgir de la nada porque la nada no existe, por tanto todas las existencias más pequeñas posibles surgen como copias de las propias existencias.
En el origen universal como no existía el tiempo, de la primera existencia surgieron de manera instantánea infinidades de existencias semejantes entre sí, hasta componer un gran universo ordenado, el cual no cesa de expandirse ni de crecer.
Y es un universo ordenado porque todas las existencias que lo componen son semejantes entre sí.
Gracias a ese orden la existencia posibilitó otro orden superior el de las existencias compuestas de esas existencias.
Todas las existencias nacen semejantes entre sí como existencias dinámicas más pequeñas posibles; pero así de esa manera, no podían constituir la energía, la materia ni la vida por muy ordenadas que  fuesen.
Para poder evolucionar como energía, materia y vida, esas existencias necesitaban unirse formando existencias compuestas.



Los yos de las existencias

Lógicamente los yos de las existencias no son los mismos yos psíquicos humanos, son yos representando las individualidades de las existencias como existencias individualidades o como existencias compuestas de individualidades.
Todas las existencias dinámicas más pequeñas posibles adquieren su yo porque cada una ocupa un espacio propio.
También las existencias compuestas de esas existencias más pequeñas posibles adquieren su yo, su identidad propia, sus individualidades como unidades compuestas que ocupan un espacio dinámico propio.
Aunque ese espacio que ocupe cada existencia compuesta no sea real porque todas las existencias compuestas no poseen un presente ya que se transforman constantemente.
Únicamente las existencias dinámicas más pequeñas posibles no se pueden transformar, se mantendrán siempre igual con el mismo presente; ya que son indivisibles, nacen como movimiento rotatorio y se mantendrán así eternamente.
Esa forma que tiene la existencia de existir y transformarse como existencia compuesta en todo lo que existe, es la base principal de la matemática universal.
Las matemáticas universales representan a la evolución ordenada universal constituida por todas las existencias compuestas del universo.



Nació la gran explosión o Big Bang

Solamente la primera existencia que se originó,  se originó de la nada, las demás existencias surgieron como copias de las propias existencias.
Ahí empezó el orden universal de las existencias dinámicas más pequeñas posibles, luego llegaría el orden de estas existencias formando existencias compuestas.
Esto es así porque nada puede surgir de la nada porque la nada no existe.
Solamente surgió esa primera existencia de la nada porque surgió como un hecho infinitamente extraordinario, y surgió así porque la nada ha existido siempre y por eso a la nada le ha dado tiempo de originar ese hecho infinitamente extraordinario.
Y gracias a ese primer surgimiento de ese primer movimiento sin fin se pudo consolidar esa primera existencia dinámica como existencia.
Hay que tener en cuenta que el tiempo de la nada no es el mismo tiempo que el de la existencia, el tiempo de la nada es un tiempo imaginario ya que donde no existe nada no puede existir el tiempo.
De esa manera, esa primera existencia se tendría que mantener como movimiento eternamente, puesto que ya no podría dejar de existir ya que dejar de existir sería transformarse en la nada, y eso no podía ser porque la nada no existe.
De esa primera existencia surgieron como copias otras existencias, y de estas otras, y así sucesivamente.



Al no existir el tiempo, el Big Bang se produjo instantáneamente

Cuando surgió el universo no existía el tiempo, por eso se multiplicó la existencia de manera instantánea originando así instantáneamente un gran universo.
Esa fue la gran explosión llamada Big Bang, en realidad no fue una gran explosión, fue un gran surgimiento instantáneo porque entonces no existía el tiempo.
Fue un surgimiento expansivo ordenado de una multiplicación de más de lo mismo, y que todavía continúa expandiéndose y creciendo sin fin.
El tiempo sólo puede existir en las existencias compuestas, puesto que solamente las existencias compuestas se pueden transformar, o transcurrir de forma dinámica.  
Luego cuando fue ordenándose el universo entonces empezó a nacer el tiempo, ya que el tiempo es el propio orden dinámico universal.
Las existencias sólo podían surgir como copias de las existencias dinámicas más pequeñas posibles, ya que sólo se puede nacer como existencia naciendo como existencia dinámica más pequeña posible.
Las cuales no se pueden detectar, puesto que cómo se podría detectar algo en movimiento que sea lo más pequeño posible.
Todas esas existencias dinámicas más pequeñas posibles a las que presentaré con puntitos en vez de con números, son las que con sus uniones más o menos densas forman las matemáticas universales que permite que exista un  orden universal como el que tenemos.




Crecimiento universal

La existencia universal se satura constantemente de esas existencias dinámicas más pequeñas posibles que no cesan de nacer porque nacen donde no existe el tiempo, de ahí el imparable crecimiento universal.
Un crecimiento con orden que permite que se unan las existencias dinámicas más pequeñas posibles para formar todo tipo de existencias compuestas.
De esa manera todo lo que existe ya sea como energía, materia, vida, o lo que sea, es un compuesto transformativo que se transforma con orden y sin fin en sucesivos compuestos transformativos.




Las operaciones matemáticas universales

¿Cómo se podrían realizar operaciones matemáticas de todo tipo solamente con puntitos?: Sí que se podrían realizar, porque cada puntito, al igual que cada una de esas existencias más pequeñas posibles poseerían su propio yo, poseerían su propia identidad propia porque ocuparían un espacio dinámico propio.
Las operaciones matemáticas universales no las efectúa un Dios, se efectúan solas guiadas por el orden universal. Ya que las matemáticas universales son el propio orden, dinamismo y tiempo universal.
El universo no existe como grandeza real sino como grandeza dinámica.
Las matemáticas universales únicamente se pueden realizar mediante las uniones de unidades dinámicas unidas como existencias compuestas.
Pero el orden no puede ser perfecto porque la perfección es una imposibilidad, por eso en todo lo existente existe un mínimo desorden dentro de un orden que justifica al propio orden.
Por eso nuestras matemáticas como producto de la existencia que es, también posee algunos desórdenes, por ejemplo el de los números primos.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
http://evolucioninteligentesinfin.com 



martes, 6 de noviembre de 2018

El orden universal




Fuente: http://PIXABAY.com  El orden universal



El orden universal
(Artículo subido de http://salvadorsanchezmelgar.com)


Todo es movimiento


Todo el universo es movimiento como ya lo han afirmado muchos notables científicos. 
  
Ni el orden universal ni el tiempo son existencias reales sino  medidas.


El tiempo sólo puede existir donde existe movimiento y orden, porque el tiempo es el transcurrir dinámico ordenado de la existencia.

Existen dos clases de existencias: las desordenadas en donde no existe ni el orden ni el tiempo y las ordenadas en donde sí existe el orden y el tiempo.

Las existencias desordenadas son aquellas existencias dinámicas más pequeñas posibles que se mueven libres entre la nada. Y las existencias compuestas son las uniones ordenadas más o menos densas de existencias dinámicas más pequeñas posibles. 

Las existencias compuestas únicamente se pueden formar como orden. 

Es a través de enormes concentraciones de existencias libres concentradas en puntos adecuados del universo donde se producen las estrellas. Las cuales son las grandes productoras de todo tipo de existencias compuestas que en forma de energía, materia e incluso vida se transforman o evolucionan sin cesar como existencias compuestas.

Y para que existan las existencias ordenadas, éstas deben ser existencias compuestas y pertenecer a una acumulación universal de existencias compuestas enlazadas entre sí con orden.

Por ejemplo, una piedra, el humo, el pensamiento, una persona, una silla, una casa, un vehículo, o lo que sea, está formado por multitud de existencias compuestas; las cuales sólo pudieron constituirse así mediante un orden transformativo. 

Y a través de ese orden transformativo cada existencia se transformará constantemente en otra existencia distinta. 

Así, a través de ese orden transformativo, cada una de esas existencias envejecerá o se transformarán  constantemente según sean sus naturalezas evolutivas. Una piedra lógicamente envejecerá más lentamente que la vida. Y el humo y el pensamiento se transformarán o envejecerá más rápidamente que la casa, que el vehículo, que la vida y que la piedra. 



Evoluciones compuestas


La base de las evoluciones compuestas comienzan en las propias estrellas, las cuales siembran de evoluciones energéticas y materiales el entorno estelar. Y a través de ese orden evolutivo de la existencia como existencia compuesta, ya establecido por las estrellas, todo el entorno estelar será un orden en el que todo evolucionará conforme a ese orden estelar. En el cual podrán surgir otras evoluciones como la vida, siempre y cuando el orden estelar origine los lugares adecuados para que la vida pudiese surgir.

Todos los planetas y astros que surjan en el entorno estelar, surgirán como orden. 

También las estrellas están predestinadas a que surjan como orden, a través del espacio profundo donde las existencias existen como existencias dinámicas más pequeñas posibles libres entre la nada

Si no existiese ese orden en la existencia compuesta, no se podría componer ninguna existencia compuesta, por tanto no se podría componer la energía, la materia ni la vida. 

Al no poder componerse la existencia compuesta, cada existencia individual transcurriría de forma dinámica a su propio ritmo dinámico, como existencia en movimiento que son, desentendiéndose del orden dinámico de las demás existencias. 

Entonces todo sería un desorden. Y eso produciría un caos universal: la materia no se podría producir y mucho menos la vida.

Y aunque en todo el universo se produzcan constantes nacimientos de existencias individuales semejantes entre sí, estas se tienen que unir para poder formar todo tipo de existencias compuestas.

Además entre todas las existencias existe una atracción gracias a que todo lo que rodea al universo es la nada.

Por ejemplo en nuestro planeta como todo es orden todo está adaptado a un transcurrir dinámico ordenado con su correspondiente tiempo ordenado, todo lo vivo está adaptado a envejecer al mismo par viviente y la materia está adaptada a un transcurrir material propio. 

Todo lo que existe como existencia compuesta se puede transformar y está adaptado a un transcurrir dinámico ordenado conforme a su composición como existencia compuesta, conllevando sus correspondientes tiempos adaptados a esas composiciones. 

Y eso mismo sucede en todo el universo donde existan las estrellas.




Autor: Salvador Sánchez Melgar

http://evolucioninteligentesinfin.com

Registrado en Safecreative 

sábado, 3 de noviembre de 2018

La explosión expansiva instantánea del Big Bang


Fuente: http://PIXABAY.com  El Big Bang


La explosión expansiva instantánea del Big Bang 

(Artículo subido de http://salvadorsanchezmelgar.com)


Nació la gran explosión o Big Bang
Esa gran explosión, o Big Bang, existió, fue una gran explosión instantánea de más de lo mismo, de existencias dinámicas más pequeñas posibles. Y surgió y se reprodujo instantáneamente porque no existía ni el orden ni el tiempo.
Fue un gran surgimiento expansivo que formó un gran universo en menos de un instante, ya que en esos orígenes no podía existir ni orden ni tiempo porque a la recién surgida existencia no le había dado tiempo a formarse como existencia compuesta.
Existen dos universos en uno: el universo interno que es el universo que contiene esa fuerza expansiva y ese crecimiento sin fin, que es en donde no existe ni el orden ni el tiempo y está formado por existencias dinámicas más pequeñas posibles, las cuales existen como existencias libres.
Y el universo ordenado que es el universo externo donde vivimos y existen todas las galaxias, estrellas y astros; que es donde existe la energía, la materia y la vida. Que es donde existe el orden y el tiempo porque es aquí donde las existencias dinámicas más pequeñas posibles se unen formando todo tipo de existencias compuestas.
El universo surgió de la nada en menos de un instante porque no existía ni el orden ni el tiempo, y continúa multiplicándose sin fin porque en esa expansión universal no puede existir ni el orden ni el tiempo.
El tiempo sólo puede existir cuando exista orden y el orden sólo puede existir cuando exista la existencia que puede constituirse en todo lo energético, material y viviente.

Lo existente con orden es la unión de las existencias dinámicas más pequeñas posibles formando existencias compuestas.
El Big Bang fue un enorme surgimiento instantáneo sin fin de más de lo mismo, de existencias dinámicas más pequeñas posibles, las cuales en ese surgimiento sin fin todavía existían libres, sin componer en existencias compuestas.

En ese camino expansivo sin fin, infinidades de esas existencias libres evolutivamente se unirán para componer la existencia compuesta universal que se transformará sin fin.

Y gracias a ello existirá un orden dinámico que posibilitará que exista el tiempo. Todo eso permitirá que exista un mundo evolutivo energético, material y viviente.

Solamente la evolución del orden viviente ha evolucionado de una manera diferente a las demás evoluciones. Han evolucionado diferente gracias a la evolución sin fin de las jerarquías de las almas que han evolucionado al mismo par que la evolución psíquica viviente. Y todo gracias a que la evolución viviente ha podido evolucionar físicamente sin fin y con libertad y así poder desarrollar sus psiquismos.

La evolución viviente, era inevitable que surgiese porque toda evolución debe permitir todo tipo de evolución.

Las individualidades evolutivas de las existencias compuestas que evolucionaron hacia la evolución viviente, tuvieron las libertades suficientes que les permitieron desarrollar sus memorias, o psiquismos para evolucionar también como almas.

Las almas son las existencias psíquicas de las vidas que de manera psíquica han evolucionado como alma, constituyendo evolutivamente una jerarquía de almas universales.

Todo empezó cuando surgió la primera existencia
Cuando surgió de la nada la primera existencia, surgió como la existencia dinámica más pequeña posible, la cual surgió de una manera infinitamente extraordinaria. Tiempo tuvo la nada para originar la existencia ya que la nada ha existido siempre.
Hay que tener en cuenta que el tiempo de la nada no es el mismo tiempo que el de la existencia, el tiempo de la nada es un tiempo imaginario ya que donde no existe nada no puede existir el tiempo.
Esa primera existencia que surgió de la nada se encontró moviéndose eternamente de forma rotatoria, ya que no podía moverse de otra forma puesto que estaba rodeada por la nada y no podía ocupar la nada porque la nada no existe.
Además, como existencia que era esa primera existencia ya no podía dejar de existir, ya que dejar de existir sería dejar de moverse y así transformarse en la nada, pero eso no podía ser porque al no existir la nada, nada podía dejar de existir.

La duplicación sin fin
De esa manera, esa primera existencia necesitaba expandirse por sí misma, pero como no podía porque estaba rodeada por la nada, la única opción posible que le quedaba era expandirse duplicándose.
¿Y por qué sólo podía duplicarse?: porque para expandirse tendrían que nacer nuevas existencias y sólo se podía nacer como existencia dinámica más pequeña posible, o sea como duplicación.
De esta forma, las existencias que surgiesen también se tendrían que duplicar ya que al nacer se tendrían que unir todas en un mismo espacio dinámico, ya que se encontrarían de nuevo rodeadas por la nada.
Así, como espacio dinámico que creaban en ese mismo espacio dinámico rodeado por la nada, volverían siempre a necesitar expandirse, con lo cual esa expansión se había transformado en una expansión sin fin.
Como ni el orden ni el tiempo todavía no habían nacido en ese espacio dinámico universal, toda esa expansión universal sucedió de manera instantáneamente, como si fuese una gran explosión instantánea (o Big bang instantáneo), con lo cual en un instante se originó un gran universo, ya que todavía no existía el tiempo.
Antes de que el universo se hiciese más grande, muchas de esas existencias dinámicas más pequeñas posibles se compusieron en existencias compuestas, de esa manera surgió el orden y el tiempo en una parte de la existencia.
Pero esa expansión universal sin fin continuaría expandiéndose sin fin ya que como se inició donde no existía el tiempo ni el orden; puesto que el tiempo y el orden universal sólo podían realizarse mediante la formación de existencias compuestas.
De esta manera el universo se expandirá y crecerá sin fin ya que  a medida que se expande y crece crea su propio universo dinámico, el cual no tiene límites porque el dinamismo no posee límites ya que no es existencia real.
De esta manera, como universo dinámico, el universo no necesitará ocupar la nada, y podrá expandirse y crecer sin fin como universo dinámico.

El orden universal que conocemos sólo se podía realizar mediante las composiciones de las existencias individuales en existencias compuestas. De esa manera nació el orden y el tiempo universal, ya que sin las existencias compuestas no podría existir ni el orden ni el tiempo.



Existen dos clases de existencias
Existen dos clase de existencias, las existencias indivisibles y las existencias compuestas.
Las existencias indivisibles son las existencias dinámicas más pequeñas posibles las cuales son eternas como existencias dinámicas, rotan sobre sí mismas y no se pueden transformar, por eso son las existencias dinámicas más pequeñas posibles. Además no se pueden detectar, ya que cómo se podría detectar algo en movimiento que sea lo más pequeño posible.
Las existencias compuestas son las formadas por las uniones más o menos densas de existencias dinámicas más pequeñas posibles.
Las existencias compuestas sólo pueden existir y evolucionar como orden, y gracias a ese orden existe el tiempo.
Toda la energía, la materia e incluso la vida está formado por existencias compuestas que se transforman constantemente en otras existencias compuestas.
Ese orden evolutivo que existe en la existencia compuesta es lo que permite que exista el tiempo. La existencia compuesta es así porque así lo han permitido las existencias dinámicas más pequeñas posible que saturan de existencias el universo.

Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
http://evolucioninteligentesinfin.com