Vibraciones universales



Tendencias
Tendencias universales. Pixabay


Vibraciones universales


Existen dos clases de tendencias universales


En el universo existen dos tendencias principales la repulsiva y la atractiva.

La fuerza repulsiva universal es la tendencia adquirida por la expansión, que es la parte de energía oscura repulsiva del espacio.


Esa repulsión universal también induce a que todo lo que exista adquiera una inclinación curva de existir, debido a que el origen expansivo posee una tendencia a la esfericidad universal.


Ya que la existencia surgió de la nada creando así un espacio dinámico esférico, y desde ese espacio esférico todo se expandió esféricamente hacia dentro de ese pequeño espacio dinámico repulsivo donde se originó la existencia.

De esa forma, el universo expansivo como si fuese un agujero negro se expande interiormente dentro de ese pequeño espacio dinámico, puesto que hacia fuera no podía expandirse ya que fuera estaba la nada, la cual no se podía ocupar porque no existe.


El universo se pudo expandir repulsivamente de manera instantánea hacia dentro porque no existía ni el tiempo ni lo grande ni lo pequeño. De esa manera se podía expandir sin fin hacia lo pequeño puesto que éste no existía.


Y a medida que se expandía fue creando el espacio gravitatorio donde vivimos, el cual gracias a su existencia atractiva pudo crear el movimiento atractivo entre existencias y formar la existencia compuesta y la dimensión tridimensional.  Y con esa dimensión se pudieron crear los tamaños, entonces se creó la posibilidad de poder crecer y la de que pudiese existir lo pequeño.



Tendencia curva


La fuerza atractiva es la producida por la gravedad que induce a que todo lo que existe se atraiga entre sí de forma recta.

La rectitud perfecta en el universo es una imposibilidad, pero tampoco lo esférico puede ser perfecto ya que no existe nada perfecto excepto la nada.

Todo tiende, aunque sea mínimamente, a la tendencia esférica que posee el universo.


Todo lo que existe y esté al descubierto tiende a curvarse o redondearse con el paso del tiempo.


Cualquier piedra o grano de arena, tenga la forma que tenga tiende a redondearse ya sea en el agua, en el aire o en el espacio exterior, esa es la tendencia universal.


Por contra, todo lo que existe posee una tendencia a atraerse entre sí en línea recta, tendencia inducida por la gravedad.


A pesar de esa tendencia mínima a la curvatura que posee todo, tendencia inducida por el universo, todo lo que cae ya sea en la Tierra o en cualquier otro planeta o astro, cae de forma recta. debido a la gravedad inducida a esos espacios. Pero sin embargo, al final, todas las tendencias rectas o curvas no tienen más remedios que pertenecer a la expansión la cual se expande con cierta inclinación a la esfericidad. 


La atracción producida entre los satélites y sus respectivos planetas se produce de forma recta. La atracción producida entre los asteroides en el espacio libre se produce de forma recta. La atracción entre imanes se produce de forma recta. Cualquier avión, nave espacial, ave o lo que sea que esté en el cielo se encuentra atraído en línea recta por la Tierra. El agua de lluvia, el agua que baja por un río, las nieves o cualquier piedra que caiga de una montaña tenderá a caer en línea recta atraído por la gravedad.


Un mundo donde no existan curvas ni rectas no podría existir porque no existirían atracciones ni repulsiones, todo se necesita.


De hecho, todas las rectas por muy perfectas que sean conllevan una inclinación hacia un lado u hacia otro, aunque sea una mínima inclinación microscópica.


Las rectas son atajos producidos en la existencia, la línea más recta posible es el atajo más corto posible.


Gracias a las rectas existen las tres dimensiones conocidas: Izquierda y derecha, adelante y atrás y arriba y abajo.


Las curvas no pueden poseer una permanente continuidad hacia una dirección fija porque no son rectas. Sin embargo, todas las rectas sólo se pueden realizar mediante enlaces microscópicos discontinuos, que precisamente no son rectas perfectas.



Todo posee la tendencia a expansionarse de forma esférica


Todo se expansiona de forma esférica porque el origen del universo surgió mediante esa primera existencia dinámica más pequeña posible que surgió de la nada rotando sobre sí misma, ya que surgió rodeada por la nada y sólo podía moverse así.


Existencia que se multiplicó de manera instantánea sin fin hacia todas las partes posibles, y eso es una forma esférica de expandirse.


Esa existencia era repulsiva porque no podía adquirir movimiento ni transmitir su movimiento porque sino dejaría de ser la existencia dinámica más pequeña posible.


Eso la obligó a no poder adquirir el tiempo. Por tanto, estaba obligada a existir eternamente y reproducirse sin fin de forma instantánea, efectuando copias de sí misma a través de la incesante multiplicación de existencias dinámicas semejantes entre sí, puesto que no existía otra forma de surgir de la nada.


Ese surgimiento expansivo instantáneo sin fin de existencias repulsivas semejantes entre sí fue un surgimiento esférico, semejante a un globo que se expande sin fin hinchándose sin fin pero hacia dentro de ese pequeño espacio dinámico.


Hinchándose sin fin hacia dentro en forma de agujero negro, puesto que ese engrandecimiento hacia el interior de ese pequeño espacio dinámico no era un engrandecimiento real puesto que no existía ni lo grande ni lo pequeños.


Era una expansión interna hacia todas las partes posibles dentro de ese interior espacio dinámico en forma de agujero negro. Lo cual producía un engrandecimiento expansivo universal sin ser ni grande ni pequeño.


La grandeza real de esa expansión se produjo cuando se originó el espacio gravitatorio de existencias atractivas donde vivimos, gracias a que las existencias se atraían entre sí y se pudo componer la existencia compuesta y con ello las tres dimensiones y a través de ésta ya pudo existir lo grande y lo pequeño. No es que la expansión sea grande ni se engrandezca sino que desde nuestro espacio, como aquí existe lo grande y lo pequeño, la expansión adquiriera esa grandeza. O sea que desde nuestro espacio galáctico, como crece éste sin fin, hace que la expansión posea tamaño. 


Fue un surgimiento expansivo esférico, ya que como se puede expandir una expansión sin fin de manera instantánea hacia  todas las partes posibles si no se realiza de forma esférica y ordenada.


Una expansión instantánea desordenada no tendría éxito ya que ese desorden acabaría descompensando esa expansión instantánea y eso sería su destrucción total. Además, la expansión ni pudo ser muy ordenada ni muy desordenada porque en ese origen no existía el orden; sin embargo como era una expansión de más de lo mismo el orden vino por sí solo. 


Por tanto la expansión universal sólo se pudo producir de manera instantánea hacia el interior de ese pequeño espacio dinámico. De una forma ordenada y hacia todas las partes posibles por un igual y sin fin que es una forma esférica de expandirse.


La expansión se realizó gracias a que esa primera existencia que originó el universo surgió en la nada y rodeada por la nada, y cada vez que surgían nuevas existencias similares, se concentraban todas formando así cada vez un nuevo espacio repulsivo rodeado por la nada.


Con lo cual, esa expansión instantánea siempre se expandiría de forma esférica ya que siempre se encontraría rodeada de forma esférica por la nada.


Y esa tendencia esférica es lo que induce a que todo lo existente adquiera esa tendencia a existir de forma esférica.



No existe nada perfecto pero todo posee la tendencia a lo perfecto


No existe nada absolutamente perfecto, ni absolutamente infinito, ni absolutamente quieto, ni absolutamente justo, ni absolutamente puro, ni absolutamente redondo, ni absolutamente recto, etc., etc.


Todo es una imperfección y será una imperfección eterna tratando siempre de adquirir la perfección de la nada, lo cual induce a todo a necesitar existir siempre obligado a perfeccionarse eternamente.


Solamente la nada posee todas esas cualidades, que dejó de poseerlas con perfección absoluta cuando surgió la existencia como contrariedad de la nada. Entonces ya la nada no lo era todo. Sin embargo como la existencia es la nada hecha existencia está necesita adquirir las cualidades de la nada para poder existir, cosa que nunca conseguirá porque dejaría de ser existencia, pero es una necesidad permanente que induce a la existencia a existir y evolucionar sin fin. 


Esa contrariedad permanente de la nada induce a que la existencia esté obligada a existir eternamente con la inevitable tendencia a necesitar ser la nada tratando de adquirir las cualidades de la nada.


Cosa que la existencia nunca conseguirá porque sería dejar de existir y eso no puede ser porque al no existir la nada nada se puede transformar en la nada.


Sin embargo, aunque no exista la nada, ésta posee unas cualidades como nada inexistente. Cualidades como podría ser la absoluta pureza, la absoluta justicia, la absoluta perfección, la absoluta infinitud, entre otras.


Sólo puede existir un único Cosmos, ya que no pueden existir varias aglomeraciones de existencias separadas entre sí por la nada, eso no puede ser porque la nada no existe.


La nada sólo existe como contrariedad de la existencia que es una forma ficticia de existir,  pero sin esa contrariedad la existencia no podría existir, por tanto la nada sin existir es como si existiese.


Todo es un mundo de tendencias hecho existencia, tendencias producidas por la nada.


La existencia surgió de la nada de una forma infinitamente extraordinaria, tiempo tuvo la nada de originar esa primera existencia. Pero una vez surgida como existencia, ya no podía dejar de existir porque sería volver a ser la nada y eso no podía ser porque la nada no existe.


Pero gracias al nacimiento de esa primera existencia repulsiva que estaba obligada a multiplicarse sin fin, el universo creció y se expandió en menos de un instante, ya que en esa expansión no existía ni el movimiento entre existencias que se atraen entre sí ni el tiempo.


Formando así un gran universo de energías repulsivas, universo que todavía crece y se expande sin fin de manera repulsiva porque en esas existencias repulsivas no puede existir ni el movimiento entre existencias que se atraen entre sí ni el tiempo.



Las copias


Aunque puedan existir infinidades de copias exactamente iguales, no pueden ser exactamente iguales porque cada existencia, sea simple o compuesta, ocupa su propio espacio.


Por eso todo posee su propio yo, o llamase espacio o lugar propio, ya sea como existencia compuesta o como existencia sin componer.


De cualquier persona se podrían crear infinidades de copias exactamente iguales, todas serían idénticas personas que pensarían y actuarían igual; pero no serían la misma persona, la diferencia está en que cada una ocupa un lugar propio.


Ninguna existencia es más que otra ya que todas las existencias, sean simples o compuestas poseen su propio espacio que no puede ser ocupado por otra existencia.


Si cualquier existencia dejase de existir, ese espacio que ocupaba dejaría de existir, porque el espacio que ocupaba era su propio espacio como existencia, su propio yo o identidad propia.


Solamente los yos de las existencias dinámicas más pequeñas posibles poseen un presente permanente, un yo indivisible que no se puede transformar, ya que sólo se puede transformar la existencia compuesta componiéndose o descomponiéndose como existencia compuesta, la cual como se transforma constantemente no puede poseer un presente estable.



Las almas


Sin embargo existen ciertos tipos de existencias que no forman parte de la existencia conocida, son existencias que no poseen ni movimiento ni tiempo porque no pertenecen a nuestro orden conocido donde la existencia se transforma constantemente y donde existe el movimiento entre existencias que se atraen entre sí y su correspondiente tiempo.


Las almas carecen de movimiento y de tiempo ya que se mueven instantáneamente y eso no es un movimiento real.


Existen como existencias energéticas acumuladoras y clasificadoras de la información, existencias energéticas que como energías que son pueden atravesar muros y planetas y trasladarse instantáneamente de un lugar a otro, entre otras muchas cosas, porque son existencias instantáneas ya que no poseen movimiento ni tiempo.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

El dinamismo qué es

Movimiento
¿Qué es el movimiento? Pixabay


El dinamismo qué es



Sobre el movimiento universal


Tanto en este artículo como en todos los artículos que he escrito sobre el movimiento me refiera al movimiento repulsivo expansivo y al movimiento atractivo del universo y no al movimiento individual de todo lo que existe en nuestro espacio galáctico donde vivimos el cual merece otro artículo aparte, lean ¿que son los movimientos individuales?

Dejando aparte los movimientos individuales de todo lo que existe en nuestro espacio gravitatorio que sólo existen en éste espacio, además existen dos clases de movimientos universales: el repulsivo y el atractivo que son los movimientos en los que se basan todos los movimientos. Sólo a estos movimientos me referiré  en este artículo. 

El tiempo es la medida que mide el transcurrir dinámico del movimiento ejercido en la existencia compuesta. Ya que sin la existencia compuesta el movimiento no podría transcurrir como movimiento entre existencias que se atraen entre sí.

El movimiento en el espacio galáctico donde vivimos es la constante atracción de dos o mas existencias, atracción que existe en el espacio gravitatorio donde vivimos. Ya que aquí toda la existencia se atrae entre sí, las cuales al unirse forman la existencia compuesta.

Esto es posible gracias a la atracción de la existencia entre sí y también al movimiento expansivo que se le induce a la propia existencia.  



¿Qué es la energía oscura?


La expansión es el espacio unidimensional formado por la energía oscura. La cual está compuesta de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles que surgen sin cesar de la nada.

Espacio repulsivo que impide que las existencias se puedan unir entre sí porque se repelen entre sí. Y por eso ahí no puede existir ni el movimiento entre existencias que se atraen entre sí, ni la existencia compuesta, ni el tiempo, ni las tres dimensiones, ni los tamaños, ni nada de lo que exista en nuestro espacio gravitatorio donde la existencia se atrae entre sí y así puede formar nuestro espacio tridimensional donde existimos.



Existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles


La existencia que no se puede componer como existencia compuesta está formada por existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles que rotan sobre sí mismas porque surgen en la nada y de la nada.

Y al estar rodeadas por la nada no tienen otra opción que rotar sobre sí misma ya que no pueden ocupar la nada puesto que esta no existe.

Estas existencias no pueden formar existencias compuestas porque se repelen entre sí, ya que si se atrajesen entre sí dejarían de ser las existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles.

Por eso, esas existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles no pueden recibir movimientos y tampoco los pueden transferir. Y por eso, al no poder transferir ni recibir movimientos, no pueden poseer el tiempo.

Estas existencias no cesan de multiplicarse y saturar de existencias repulsivas la expansión universal formando así el aproximadamente 95% de espacio repulsivo conocido como espacio oscuro de energía repulsiva.

Gracias a esos nacimientos sin fin de esas existencias repulsivas la expansión universal no cesa de crecer y expandirse hacia todas las partes externas posibles.

Para que esas existencias repulsivas se atrajesen entre sí, y así pudiesen formar la existencia compuesta,  se tendrían que transformar en existencias atractivas.

A través de la repulsión de la materia oscura, ya que todo pro produce su contra, se ha formado un espacio de existencias que se atraen entre sí, que es el espacio galáctico donde vivimos. Espacio gravitatorio que no cesa de crecer conforme crece la expansión universal.

Todo ese espacio gravitatorio donde vivimos forma parte de un orden universal que es la parte del universo donde existimos.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative


Qué es nuestro yo





Nuestros yos
¿Qué es el yo? Pixabay


Qué es nuestro yo


Nuestro yo


Todo posee su yo o DNI físico y energético ya sea en forma material, energética, psíquica o viviente.

Cada ser viviente posee su propio yo o DNI como vida, con lo cual también dispondrá de una energía propia que lo identifique.

No necesariamente se ha de ser vida para poseer un DNI propio, o un yo.

Ya sea de forma individual o compuesta, todo lo existente viviente y no viviente posee su yo material o energético.

Cada cosa posee su DNI o yo como cosa más pequeña posible o como cosa compuesta. Y si cada cosa se descompusiera en trozos cada trozo tendría su DNI o yo como existencia individual o compuesta. Así hasta llegar a la descomposiciones más pequeñas posibles que también tendrán su DNI o yo como existencias dinámicas más pequeñas posibles.

Únicamente las existencias dinámicas más pequeñas posibles poseen un yo indivisible que no se puede transformar.

La existencia sólo se puede transformar como existencia compuesta, descomponiéndose y componiéndose; y cada vez que se descompone y se compone forman nuevos yos, aunque esos yos sólo puedan existir el más mínimo instante posible.

Por ejemplo: si construimos una casa, esa casa adquirirá su yo como casa que es, y cada parte de la casa por mínima que sea también poseerá su yo. Si se derrumbase la casa, ya la casa no existirá por lo tanto habrá desaparecido su yo, aunque cada trozo de la casa por mínimo que sea tendrán su yo hasta que esos trozos dejen de existir como trozos pero sus descomposiciones también obtendrán su yo como descomposiciones compuestas.

Esto es así porque el yo de cada cosa ocupa un lugar, si la casa deja de existir como casa ese lugar llamado casa dejará de existir por tanto dejará de ocupar un lugar, y eso mismo sucede con todo lo existente, ya sea energético, psíquico o físico, ya sea material o inmaterial, ya sea lo que sea.




El DNI y el yo como movimiento y tiempo


Cada vida posee su huella propia física, psíquica y energética (o sea su DNI o yo)  y cada mínima parte material de cualquier vida también poseen su yo, como prueba están las huellas dactilares.

Cada vida actúa de una forma única con su propio yo, como prueba está la escritura propia o firma particular.

Cada vida existe y se mueve de una forma muy particular porque cada vida es única y posee su propio movimiento con su correspondiente tiempo, que es su DNI o su yo propio,  adaptado al movimiento y al tiempo donde existen.

Cada vida posee su forma de ser particular, su alma propia que es su propio DNI o yo.

El movimiento entre existencias y sus correspondientes tiempos están en todo lo existente, excepto en el espacio expansivo de materia y energía oscura que no posee movimiento entre existencias ni tiempo porque se expande instantáneamente sin fin de manera repulsiva.

Y aunque no se efectúe ningún movimiento, todo lo que existe  desprende una energía particular, un DNI o yo particular, ya que todo lo existente, sea individual o compuesto,  es irrepetible como yo.

Se pueden efectuar infinidades de copias exactamente iguales de cualquier cosa, por ejemplo: marcar infinidades de puntitos o rayas exactamente iguales, pero por muchos puntitos o rayas que se marquen exactamente iguales, no serán exactamente iguales porque cada puntito o raya ocupa su propio lugar, por tanto poseerán su propio DNI o yo.
 
Cada  energía de una vida, se mueva o esté quieta, le delata como vida, y en el caso de que la vida esté muerta esa energía le delatará como ser muerto. Ya que la vida posee un yo irrepetible como vida y un yo irrepetible como alma.

Quizás las energías de todo lo que existe podrían ser detectadas por equipos apropiados detectores de energías gravadas en la existencia, sólo hace falta inventar esos detectores de dichas energías.

Con esos supuestos equipos detectores de energías grabadas en la existencia se podrían encontrar imágenes energéticas grabadas en el tiempo. Ya que, de alguna manera todo queda grabado en todo lo existente, puesto que la existencia no puede dejar de existir y aunque todo se transforme continuamente, las energías más pequeñas posibles no se pueden transformar contribuyen con sus uniones a las transformaciones continuas. Y son precisamente estas energías más pequeñas posibles las que registran todos los sucesos en la historia universal.

Como la información no ocupa lugar ya que es una matemática sin fin, en lo más oculto del universo podrían registrarse toda la historia universal.

Teniendo en cuenta lo dicho, con los medios adecuados se podrían detectar las energías particulares de las personas, incluso a través de paredes y a grandes distancias.

Eso permitiría poder identificar a todas las personas en el tiempo, a través de las paredes  y a grandes distancias. Ya que todos tenemos un GPS energético viviente particular que es nuestro DNI o yo energético que induce a que nuestras experiencias queden grabadas energéticamente en la existencia durante mucho tiempo.

Investigando en ello, estoy seguro de que podrían averiguar como localizar esos GPS humanos, esas experiencias energéticas grabadas en la existencia,  a distancia y en el tiempo.

Y sería un medio muy eficaz para detectar lo que haya podido suceder en el tiempo en muchos lugares; y así poder localizar delincuentes y evitar delitos.

Ya que se podrían localizar e identificar personas que hayan estado en el lugar de un crimen o el lugar de otra clase de delito.

Lo información en el tiempo de lo que le haya podido suceder a cada existencia material, en el futuro, no será difícil de averiguar ya que cada existencia material del mismo género material se comporta igual. Sin embargo para saber con exactitud las historias pasadas de las existencias vivientes, eso será más difícil, no obstante las almas poseen todas esas informaciones. Cuando en el futuro se pueda contactar de tú a tú con las almas, porque éstas crean que ya estamos preparado para ello, entonces se conocerán todas los hechos que ha producido cualquier ser viviente en cualquier época pasada, ya que las almas poseen el don de la acumulación de información.   



El yo del alma y su evolución


Las almas poseen cada una un yo energético evolutivo destinado a evolucionar sin fin como acumulador de información.
  
Ya que evolucionar sin fin significa ser cada vez más, o sea adquirir cada vez más información.

Y como el universo es un orden, cualquier tipo de evolución que evolucione sin fin sólo puede evolucionar hacia el orden más perfecto, que equivale a evolucionar hacia la justicia más justa.

Evolución que les permitió a las almas adoptar la capacidad de adquirir información sin fin y así poderla clasificar en grados positivos y negativos;  y en otras posibles clasificaciones con tendencia al orden.

De esa manera evolutiva de evolucionar hacia la justicia más justa, esas energías, antes de ser almas, que posibilitaron las vidas se transformarían en almas al posibilitar las vidas, ya que sólo podían transformarse en alma a través de las vidas; porque las almas sólo podían evolucionar como almas a través de la evolución viviente, ya que qué sentido tiene ser alma si no existe la vida.

Cuando las almas posibilitaron evolutivamente la vida, indujeron a las vidas a evolucionar con sus correspondientes almas, lo que significaba que estas tendrían que evolucionar como enlace psíquico a través de esas materias vivientes.

Induciendo con ello a que  las vidas evolucionasen también sin fin a través de las almas.

Enlazándose el alma de cada vida muerta a otra recién nacida vida antes de que naciese, y así la misma vida poder trasladarse mediante su correspondiente alma a otra vida.

Ya que las vidas, no son únicamente una vida es el complemento alma-vida, en la que cada alma es la información evolutiva de cada vida.

Eso permitía una justa jerarquía de almas a través de un orden viviente controlado de manera psíquica por las propias almas.

No existe otra forma de evolucionar sin fin acumulando todo tipo de información que evolucionar  ordenando la información adecuadamente, tal y como lo efectúan las almas.

Gracias a esa tendencia evolutiva universal de acumular todo tipo de información ordenándose adecuadamente todo es un orden.

Y sólo se puede ordenar la información adecuadamente ordenándola con justicia, o sea diferenciando el bien del mal, en el que no evolucionar debe ser representado por el mal, y el evolucionar por el bien; ya que evolucionar significa crear, construir, y todo lo positivo.



El alma es la propia vida


El alma es un yo evolutivo eterno, ya que es una energía evolutiva destinada a evolucionar cada vez más y sin fin, y existirá siempre.

La evolución viviente obligaba a las almas a no tener más remedio que evolucionar siempre, o sea sin fin. Pero ese sin fin significaba también evolucionar como vida, ya que el fin evolutivo no posee metas.

Cuando las almas evolucionaron en la materia como vida, éstas materias vivientes adquirieron el alma o yo psíquico que las controlaba, pero había un inconveniente, la materia se desgastaba o dejaba de existir al transformarse continuamente en otros tipos de materias. Por tanto las almas no podían permanecer eternamente en esas mismas materias vivientes, por tanto evolutivamente en esos orígenes nació la reencarnación.
  
Con lo cual, las almas como energías que eran decidieron evolutivamente entrar y salir de manera psíquica energética en las materias vivientes a través de las reencarnaciones; pero deberían entrar y salir convenientemente, o sea entrar  antes de nacer una vida y salir cuando esa vida haya muerto.

Por tanto, las almas volverían a existir siempre como enlaces psíquicos enlazados a las nuevas recién nacidas materias vivientes. Las cuales después de un evolutivo proceso viviente morían como materia, pero no como vida ya que las vidas eran las propias almas que al enlazarse psíquica y de manera energética en el psiquismo material lo transformaban en vida.

Entonces son las propias almas las que producen constantemente las vidas al enlazarse como energía de manera psíquica en la vida antes de que nazca la vida.

Poco a poco, las materias vivientes bajo el control psíquico energético de las almas fueron evolucionando como orden viviente inteligente. Y gracias a esa evolución, las almas evolucionaban también cada vez más.

Esa evolución material viviente ha permitido que las almas evolucionen como jerarquía, y que las vidas evolucionen mediante el bien y el mal lo más justamente posible, porque evolucionar sin fin es evolucionar hacia esos destinos, hacia la justicia más justa.

Como cada vida es un alma, de manera evolutiva cada vida como alma tendrá su puesto jerárquico evolutivo, ya que evolucionar no es evolucionar sin más, es evolucionar con justicia, hacia la mayor justicia posible.

De eso se trata, de evolucionar con orden y sin fin en un universo evolutivo como el nuestro.

Y las almas están destinadas a evolucionar sin fin, lo que significa evolucionar cada vez más hacia la justicia más justamente posible que nunca llegará a lograrse porque la absoluta justicia sólo existe en la nada. Al igual que nunca se terminará de evolucionar en una evolución sin fin, y por eso siempre existirá esa lucha sin fin.

Con lo cual, de manera científica, hay que comprender que la existencia posee la tendencia a evolucionar con orden y sin fin, ya que el universo es un orden y una evolución sin fin y evolucionará siempre acumulando todo tipo de información sin fin clasificándola con orden de la manera más evolutiva posible.

Lo cual significa clasificar la información de la manera más justa posible, ya que evolucionar con orden es evolucionar hacia la perfección, o sea hacia la justicia.

Por tanto esa energía llamada alma, al evolucionar con orden y sin fin acabó evolucionando en la materia como energía, y así pudo transformarla en una materia viviente, la cual podrá evolucionar cada vez más al adquirir cada vez mayor información. 




Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative




Advertencia cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más