Orden matemático universal




Imagen de números mezclados representando el orden matemático universal.
Números mezclados entre sí representando el orden matemático universal. Pixabay

Orden matemático universal 


Orden matemático


Las matemáticas de la existencia universal permiten que todo lo que exista en el universo sea un auténtico y todopoderoso orden matemático universal.

El universo está compuesto por dos universos en uno, el de las existencias libres dinámicas más pequeñas posibles que se repelen entre sí y el de las existencias dinámicas compuestas de existencias que se atraen entre sí.

Las existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles se encuentran libres sin poder unirse porque se repelen entre sí. Se repelen en ese espacio oscuro de energía oscura que se expande sin fin de manera repulsiva.

Al ser todas esas existencias repulsivas semejantes entre sí no puede existir entre ellas un desorden, ya que es un espacio de más de lo mismo. En donde todas sus existencias siguen el orden a expandirse sin fin en una misma dirección repulsiva expansiva sin fin.

Espacio negro repulsivo, o llamase expansión universal, en donde sus existencias no pueden unirse totalmente entre sí porque no se pueden atraer entre sí. Por tanto, el espacio de energía oscura no puede existir como existencia compuesta por consiguiente no puede existir como movimiento entre existencias ni como tiempo. Sin embargo, si que puede coexistir con un espacio-tiempo creado por la propia energía oscura.

Y al no poderse ahí componerse las existencias como existencias compuestas tampoco puede existir las tres dimensiones con lo cual ahí no puede existir ni lo grande ni lo pequeño. Por eso ese espacio de energía oscura es un espacio repulsivo expansivo que sólo puede poseer una sola dimensión, la expansiva.



Las existencias compuestas


En el espacio de existencias compuestas, las existencias se pueden unir entre sí formando así un orden evolutivo universal de existencias que se atraen entre sí.

Espacio-tiempo donde las existencias están unidas como existencias compuestas, y por eso éstas se pueden transforman continuamente siguiendo un orden evolutivo universal. Permitiendo con ello que exista el orden, el movimiento real, las dimensiones, los tamaños, lo grande, lo pequeño y el tiempo.

Al mismo tiempo, las existencias compuestas se tienen que adaptar al movimiento expansivo de la expansión universal, ya que si no se adaptasen a ese movimiento, entonces nada podría evolucionar.

El aproximadamente 5% del universo es existencia compuesta, y el resto del universo es materia oscura y energía oscura. Pero esa separación entre espacios más bien es una unión, ya que la nada que rodea al universo obliga a que todo el universo sea un único universo unido, por eso todo se expande y todo es expansión aunque existan diferentes espacios coexistiendo entre sí.

Gracias a eso, todos los espacios están constituidos por existencias entrelazadas entre sí. Pero lógicamente no podría existir una unión total de existencias atractivas con existencias repulsivas, pues acabarían repeliéndose todas. 


Las existencias atractivas son producidas por las existencias repulsivas mediante enormes acumulaciones de éstas produciendo así las estrellas que transformarán las existencias repulsivas estelares en existencias atractivas. Eso demostraría que todo pro produce su contra.

Existencias atractivas que no cesan de nacer a medida que la expansión se expande.



La expansión y las estrellas


Al existir dos contrastes opuestos, como son los espacios de existencias repulsivas y los espacios de existencias atractivas existe una fuerte repulsión entre ambos espacios. Pero eso no impide que absolutamente todo se expanda en la misma dirección expansiva, obligando a que todo sea un solo universo.

Gracias a las enormes acumulaciones de materia oscura y de energía oscura acumuladas en puntos adecuados del universo surgirán en esos puntos sus correspondientes estrellas.

Y a través de un proceso evolutivo ordenado de enorme calor, las estrellas transformarán las existencias repulsivas estelares en  existencias atractivas.


Los números


En el universo no existen los números, pues estos son un invento de la humanidad. 

Sin embargo, las existencias dinámicas más pequeñas posibles se podrían representar por números unos semejantes entre sí, aunque cada uno sea diferente a otro ya que cada existencia es única porque ocupa un lugar propio, ya sea como existencia individual o como existencia compuesta de dichas individualidades. Cada existencia es diferente a otra porque cada una ocupa su propio lugar que no puede ser ocupado por otra existencia.


Las tendencias del orden matemático universal


Lo único que diferencian a unas existencias de otras es que cada una ocupa su propio espacio dinámico, ya sea como existencias individuales más pequeñas posibles o como existencias  compuestas. Y eso lo sabe detectar muy bien la matemática universal, ya que todo es matemática. 

Una matemática binaria universal formada ceros que representan a la nada y por unos que representan a las existencias individuales y a las existencias compuestas de esas individualidades.

La gran diferencia de la matemática binaria universal con la matemática binaria que conocemos es que en la matemática binaria universal los números unos que representan a las individualidades de las existencias y a las agrupaciones de estas existencias son números unos únicos porque cada uno ocupa un lugar propio que no puede ser ocupado por otra existencia. Lugares propios que también se producen como existencias compuestas.



Distinguir entre las existencias individuales y las existencias compuestas


Absolutamente todas las existencias nacen como las existencias dinámicas más pequeñas posibles.

Y son semejantes entre sí ya que no podrían ser existencias dinámicas más pequeñas posibles sin ser semejantes entre sí.

De la nada solamente surgió una única existencia, y surgió de una forma infinitamente extraordinaria, pero surgió porque la nada ha existido siempre y ha tenido tiempo de permitir ese primer surgimiento.

Las demás existencias surgen de la nada como copias de las propias existencias.

Como la expansión universal no existe como tiempo, todas sus existencias surgen de manera instantánea.


Los yos de las existencia


Los yos de las existencias no son los mismos yos psíquicos humanos, son yos que representan las individualidades de las existencias como existencias individualidades o como existencias compuestas de individualidades.

Todas las existencias dinámicas más pequeñas posibles adquieren su yo porque cada una ocupa un espacio propio.

También las existencias compuestas adquieren sus yos, sus identidades propias, sus individualidades como unidades compuestas que ocupan un espacio dinámico propio. Aunque ese espacio que ocupa cada existencia compuesta no sea un espacio real porque todas las existencias compuestas no poseen un presente ya que se transforman constantemente.

Únicamente las existencias dinámicas más pequeñas posibles no se pueden transformar, se mantendrán siempre igual con el mismo presente. Ya que al crear un espacio propio y no poder ser éste ocupado por otras existencias crean sus propias existencias indivisibles. Nacen como lugares dinámicos rotando sobre sí mismos y se mantendrán así eternamente, puesto que al surgir como existencias ya no pueden dejar de existir. 

Esa forma que tiene la existencia de existir como individualidad dinámica y transformarse como existencia compuesta dinámica forma parte de la matemática binaria universal.

Las matemáticas binarias universales representan a la evolución ordenada universal constituida por todas las existencias del universo.


Nació la gran explosión o Big Bang


Solamente la primera existencia que se originó,  se originó de la propia nada, las demás existencias surgieron de la nada a través de las demás existencias.

Ahí empezó el orden universal de las existencias dinámicas más pequeñas posibles.

Nada puede surgir de la nada así como así porque la nada no existe. Solamente surgió esa primera existencia de la misma nada porque surgió como un hecho infinitamente extraordinario, y surgió así porque la nada ha existido siempre y por eso a la nada le ha dado tiempo de originar ese hecho infinitamente extraordinario.

Hay que tener en cuenta que el tiempo de la nada no es el mismo tiempo que el que conocemos, el tiempo de la nada es un tiempo imaginario ya que donde no existe nada no puede existir el tiempo.

Todas las existencias que surgen de la nada se mantienen rotando eternamente sobre sí mismas, puesto que ya no pueden dejar de existir ya que dejar de existir sería transformarse en la nada, y eso no puede ser porque la nada existe. 

De esa primera existencia surgieron como copias otras existencias semejantes entre sí, y de estas otras, y así sucesivamente.


Al no existir el tiempo, el Big Bang se produjo instantáneamente


Cuando surgió el universo no existía el tiempo, por eso se multiplicó la existencia de manera instantánea originando así instantáneamente un gran universo.

Esa fue la gran explosión llamada Big Bang, en realidad no fue una gran explosión, fue un gran surgimiento instantáneo de existencias dinámicas porque entonces no existía el tiempo.

Fue un surgimiento expansivo ordenado de una multiplicación sin fin de más de lo mismo.
   
Dichas existencias dinámicas más pequeñas posible no se pueden detectar, puesto que cómo se podría detectar algo en movimiento y que sea lo más pequeño posible.

La existencia universal se satura constantemente de esas existencias dinámicas más pequeñas posibles que no cesan de nacer porque nacen donde no existe el tiempo, de ahí la imparable expansión instantánea universal.


Las operaciones matemáticas universales


¿Cómo el universo puede realizar operaciones matemáticas de todo tipo solamente con puntitos representando a las existencias dinámicas más pequeñas posibles?: El universo no realiza operaciones matemáticas porque es en sí un orden. Es una matemática de una multiplicación sin fin de más de lo mismo, donde cada individualidad posee su propia identidad, su propio yo.

Cada puntito que representa a cada existencia individual, poseería su propio yo porque cada puntito ocuparía un espacio dinámico propio. Pero a esos puntitos les hará falta una contrariedad para poderse operar entre sí, esa contrariedad sería el cero representando a la nada. La matemática universal es más parecido a unas matemáticas binarias que a unas matemáticas normales. 

Las operaciones matemáticas universales no las efectúa un Dios, se efectúan solas guiadas por el orden universal. Ya que las matemáticas universales son el propio Dios, el propio orden.

El universo no existe como grandeza real sino como grandeza dinámica.

Las matemáticas universales, o llamase orden matemático universal, no pueden ser perfectas porque la perfección es una imposibilidad. Por eso en todo lo existente existe un mínimo desorden dentro de un orden que justifica al propio orden.

Por eso nuestras matemáticas como producto de la existencia que es, también poseen algunos desórdenes, por ejemplo el de los números primos.





Autor: Salvador Sánchez Melgar




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Advertencia cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más