lunes, 7 de enero de 2019

Las dimensiones del alma y las cuatro dimensiones de la luz


 

 
Fuente: http://PIXABAY.com  Las dimensiones

  Las dimensiones del alma y las cuatro dimensiones de la luz

 (Artículo subido de http://salvadorsanchezmelgar.com)


Las dimensiones


El espacio de materia oscura y de energía oscura repulsiva es un espacio unidimensional, ya que en ese espacio todo es un orden dinámico repulsivo que se expande sin fin en una única dirección, y esa repulsión de la existencia no permite que se atraiga la existencia entre sí, con lo cual ahí no se puede formar la existencia compuesta, por tanto no se puede formar la materia ni el tiempo, ya que el tiempo sólo puede existir donde pueda existir la materia. 

Ningún espacio repulsivo podría existir como espacio tridimensional, porque para que existan las tres dimensiones la existencia se tiene que atraer entre sí, y así poder transformarse constantemente como existencia compuesta y poder constituir la materia, el tiempo y el orden tridimensional. A excepción de las dimensiones como la de la luz, donde existen unas velocidades tan rápidas que no permiten que se componga la existencia ni la materia, pero si el tiempo a una gran velocidad.

Entre el espacio unidimensional y el espacio tridimensional existirá un espacio bidimensional, ya que todos los espacios dimensionales necesitan una base que sujeten sus espacios, puesto que cómo podría mantenerse un espacio tridimensional sin una base bidimensional y otra unidimensional.

Son más importantes las dimensiones inferiores que las superiores, ya que las dimensiones inferiores son las bases energéticas de las dimensiones superiores, y nada surge por sí mismo sin una base que lo sostenga, cómo se podría construir un edificio sin unos pilares que lo sujeten.

Una dimensión superior no podría trasladar sus existencias dimensionales superiores a otra de dimensión inferior, excepto si es de forma energética, como por ejemplo el alma. Un edificio no podría trasladarse como edificio a un solar sin edificar, sin sus propios pilares o bases fundamentales y ser al mismo tiempo un edificio y un solar sin edificar. Sólo se podría trasladar un edificio a otras dimensiones inferiores en forma energética y ser así una copia energética, pero no un edificio real porque en esas dimensiones inferiores no existe la materia.

En el espacio bidimensional tampoco podría existir la materia ni el tiempo, ya que la materia forma parte de la dimensión  tridimensional donde vivimos, en donde el tiempo se ha adaptado a una velocidad a la que la existencia se puede transformar en materia, aunque existan enormes espacios donde ésta no esté transformada en materia.

Tal vez, el espacio dinámico de la dimensión bidimensional esté compuesto de una mezcla de existencias repulsivas y atractivas, o tal vez sean sólo existencias neutras, las cuales tienen que poseer alguna especie de energía, ya que nada puede existir sin energía.

Un espacio dinámico compuesto de sólo existencias repulsivas únicamente puede ser un espacio unidimensional y un espacio dinámico compuesto de sólo existencias atractivas únicamente puede ser un espacio tridimensional, o de más dimensiones.

¿Por qué la dimensión  unidimensional y la bidimensional no pueden formar la materia ni el tiempo?: porque la materia debe poseer anchura, largura y profundidad. Y la dimensión unidimensional sólo posee largura, ya que esa dimensión pertenece a un espacio oscuro de energía repulsiva, donde la largura es representada por una expansión de energía repulsiva sin fin hacia una única dirección sin fin.  Y la dimensión bidimensional posee largura y anchura porque su adaptación energética lo permite, pero no permite que exista la profundidad (lo alto ni lo bajo).

Por tanto, no se puede formar la materia en esas dimensiones inferiores porque no poseen las dimensiones de profundidad. Por tanto tampoco podrá existir el tiempo en esas dimensiones, ya que el tiempo sólo puede existir en espacios donde se pueda formar la materia, y en espacios muy veloces como los de la luz, aunque a esas velocidades no se pueda formar la materia compuesta.






Las almas y las cuatro dimensiones de la luz


Las almas son energías que adoptaron la tendencia dinámica a acumular  todo tipo de información. Y mediante eso, esas energías evolucionaron en una especie de jerarquía de energías con esa tendencia. Luego, evolutivamente en la dimensión bidimensional continuaron evolucionando adquiriendo más información  a través de las dos dimensiones.

Con el tiempo, esas energías llamadas almas, a través de la energía y de la materia de la dimensión tridimensional evolucionaron como jerarquía viviente. Y a través de la energía psíquica de las vidas acumularon cada vez más información, transfiriéndola a la jerarquía de almas.

De esa manera la jerarquía de almas pudieron evolucionar cada vez más.

Gracias a la interminable acumulación de la información que le proporcionaba la vida, la jerarquía de almas cumplían con su propósito, el de su interminable evolución sin fin mediante la acumulación de información. Ya que no se puede evolucionar sin fin si no es mediante una permanente acumulación de información.

Me cuesta creer que algo que pueda existir como jerarquía no pueda poseer tiempo, supongo que eso será así porque las almas son puras energías; o porque existen como luz y poseen la rapidez del tiempo de la luz.

Tengan en cuenta que nosotros nos movemos a la velocidad que nos movemos porque estamos adaptados al tiempo del orden tridimensional, pero si a través de millones de años estuviésemos adaptados al tiempo de la luz, al final acabaríamos moviéndonos a la velocidad de la luz como algo normal, ya que todo es adaptarse a una adaptación y que ésta permita que te adaptes.

La luz posee el tiempo porque la luz posee cuatro dimensiones como explicaré más adelante.

La luz recorre una distancia en cierto tiempo, por tanto posee un tiempo, con lo cual posee un orden, distinto a las de otras dimensiones conocidas, ya que la luz parece actuar por libre.

Por ejemplo, si una persona se pudiese convertir en onda o partícula de luz y se situase dentro del espacio de la luz, se encontraría que ese espacio tendría largura, anchura y profundidad. Pero además,  al mismo tiempo, también podría trasladarse casi instantáneamente a la misma vez a varios sitios a la vez, que sean de corto alcance. Eso no significa que esa persona pueda estar en varios sitios a la misma vez, sino que como el tiempo es tan veloz le da tiempo a ir a varios sitios en un segundo, siempre que esos recorridos no sean muy largos. Ya que la velocidad de la luz es tan rápida, que esos traslados cortos serían casi instantáneos.

Esas velocidades casi instantáneas son otra nueva dimensión, la cuarta dimensión, la del movimiento tiempo casi instantáneo.

La luz ilumina una habitación hacia lo largo, lo ancho y la profundidad, eso es una prueba que es tridimensional. Pero si además ilumina la habitación de forma instantánea, eso es la cuarta  dimensión.

La luz aunque tenga cuatro dimensiones no puede componer la materia, excepto como partícula,  ni la existencia compuesta porque las velocidades de la luz son tan altas que no pueden formar la existencia compuesta, por tanto no pueden formar la materia.

Ustedes se imaginan existir en la luz a la velocidad de la luz, la cual nos permitiría movernos tan rápidos que nadie en la existencia tridimensional nos podría ver. Además a esas velocidades podríamos mantenernos en el aire sin caer porque la velocidad de la luz impuesta a nuestros pies y a nuestro cuerpo vencería a la gravedad y al aire.

Me imagino también, que quizás las almas existan como energía de luz en esos lugares de cuatro dimensiones como la de la luz, ya que en esos lugares no se puede formar la materia, excepto como partículas.

No existe el tiempo en esos electrones que parecen estar en dos sitios a la vez, ya que al no existir el tiempo en ellos, eso les permite poder desplazarse instantáneamente de un sitio a otro por muy lejos que estén.

El tiempo no es una dimensión, es el orden dinámico que sólo puede existir en un espacio tridimensional, o en espacios con más de tres dimensiones como la de la luz.

Para que existan más dimensiones de las ya conocidas, dejando aparte a la luz, a esas nuevas dimensiones deberían sumarse las dimensiones ya conocidas, puesto que no pueden existir dimensiones superiores sin poseer las bases de las dimensiones inferiores.

Las almas pueden existir como alma en cualquier dimensión, ya que como energías que son pueden trasladarse a voluntad a cualquier espacio dimensional. Sin embargo, los seres vivos sólo pueden vivir en un mundo tridimensional, o con más dimensiones.

Todo eso me permite pensar que la vida tuvo que surgir como energía psíquica de manera evolutiva a través de esas dos primeras dimensiones.

Quizás en el espacio de energía unidimensional es donde existan las almas más puras. Las cuales existirán conforme a una escala jerárquica. Y en el espacio bidimensional, tal vez sea donde existan las almas más impuras, pendientes de volver a una nueva vida, a purificarse o a pertenecer a la jerarquía de almas de la dimensión unidimensional. 

Se cree que dentro de lo cuántico o de lo inmensamente grande pueden existir más dimensiones. Yo no lo creo así, ya que si eso fuese posible cada existencia de cada escala inferior, ya sea microscópica, atómica, sub-atómica, cuántica, o de cualquier otro tamaño menor o superior, también podrían disponer de más de tres  dimensiones, con lo cual las sumas de dimensiones podrían ser infinitas.  


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative