miércoles, 30 de enero de 2019

¿Qué son las dimensiones?





Dimensiones (2ª parte)



Lugares de luz


La mayoría de las personas que han vuelto a la vida en un proceso de muerte dicen que han cruzado un túnel donde al final había una luz.

Eso permite creer que existe un lugar de luz donde habitan la mayoría de almas.

Creo que no existe ese lugar de luz como un lugar de luz que nosotros podamos percibir como luz, porque tendría que ser un lugar lleno luz y poseer un permanente inmenso foco de luz, lugar que se habría detectado por los humanos porque la luz no se puede esconder así como así.

Ese lugar de luz, no es un lugar de luz como creemos que es. Son las propias almas las que con sus energías originan y iluminan esos lugares de luz.

Lugares de luz formados por existencias energéticas en forma de pequeños o grandes puntos de energías luminosas separadas entre sí, y que se desplazan instantáneamente.

Con lo cual no podremos detectar esas luces porque son energías o luces instantáneas.

Y nosotros sólo podemos detectar las luces que se puedan mover e iluminar como las de nuestra dimensión.

Eso es así porque nosotros pertenecemos a una dimensión que evoluciona sin fin con su correspondiente movimiento y tiempo. Y la dimensión de las almas existe como espacio energético en el que todo se traslada de manera instantánea porque ahí no existe ni el movimiento entre existencias que se atraen entre sí ni el tiempo.

La dimensión instantánea no es realmente una dimensión porque no posee el movimiento entre existencias que se atraen entre sí, ni el tiempo ni nada que pertenezca a nuestras tres dimensiones. Quizás esa dimensión no sea una dimensión o tal vez posea una única dimensión en la que todo es un compuesto de energías que se mueven instantáneamente y que por eso yo la llamo dimensión instantánea. 

Tal vez nunca podramos detectar esa dimensión instantánea, quizás sólo la podríamos detectar ocasionalmente en sueños o mediante una meditación muy profunda.

Sin embargo, supongo que las propias almas sí que nos pueden detectar a nosotros e incluso influir en nosotros a través de las energías de las propias almas.

Ya que a las almas les será imposible transformarse en materia, puesto que ellas son identidades energéticas que se trasladan de manera instantánea porque no poseen el movimiento entre existencias que se atraen entre sí ni el tiempo. 





Las almas poseen obligaciones y prohibiciones


Supongo que las almas están obligadas a respetar el proceso evolutivo normal de las vidas, ya que existirán unas leyes universales.

Y esto será así porque las almas como poseen movimiento instantáneo, quizás pueden acceder instantánea a nuestro pasado y a nuestro futuro pudiendo así conocerlos y con esa información, si nos la comunicasen, podrían cambiar nuestros presentes y futuros. Lo cual sería cambiar el futuro de la humanidad; y eso representaría un caos en la evolución de las vidas y de todo lo que nos rodea que no permitiría una evolución normal, lo cual induciría a que se destruyese nuestra civilización. Con lo cual las almas estarán limitadas de manera energética en su forma de actuar sobre las vidas y el tiempo.

Hay que tener en cuenta que el tiempo no se puede cambiar porque el tiempo es una sincronía dinámica perfectamente sincronizada que actúa sincronizadamente en todo el espacio galáctico donde vivimos.

Como no suceden los hechos por casualidad se puede saber el futuro de todo, pero casi mejor no saberlo porque el futuro no se puede cambiar. Por tanto no se puede cambiar el presente, con lo cual no se puede ir al pasado y cambiar el pasado porque eso sería cambiar el presente y el futuro. Sólo se pueden cambiar las pequeñas cosas sin gran importancia porque en nada influyen esos cambios en los hechos importantes que sucedan en el futuro, y en el transcurrir evolutivo normal.

Las almas saben el pasado y el futuro de todo porque no existen como tiempo, ya que las almas son existencias instantáneas, pero no pueden cambiar nada del futuro ya que todo es una evolución que debe seguir su camino evolutivo. 

Las almas, de manera instantánea, podrían viajar instantáneamente tanto a nuestro pasado como a nuestro futuro, que sería como viajar mentalmente. Con lo cual podrían por ejemplo ver un número premiado de lotería y transmitírnoslo a nosotros en  sueños. Con lo cual eso cambiaría nuestro futuro y el futuro de muchísimas gentes y eso no podria suceder porque eso sería cambiar el futuro.

Si las almas nos transmitiesen en sueños un número de lotería que saldrá premiado es porque ese sueño nos tenía que suceder y el hecho de comprar ese número que soñemos sería un hecho que tenía que suceder, con lo cual no se cambia el futuro. 

Las almas saben todo nuestro pasado y todo nuestro futuro. Por tanto, aunque las almas nos podrían comunicar todo lo que nos podría suceder en el futuro no podríamos cambiar el presente para cambiar el futuro, lo que tiene que suceder conlleva un inalterable camino evolutivo. Por eso de nada serviría que las almas nos comunicasen lo que nos pudiese suceder en el futuro, además también el futuro de las almas es una inalterable evolución.  Con lo cual, las almas no pueden actuar libremente y por eso no se muestran al mundo de una manera que se demuestre científicamnete que existen. Actúan cuando actúan porque están destinadas a actuar así, y cuando actúan por su cuenta lo hacen porque esas acciones son poco importantes y no pueden modificar el futuro.

Todo llegará a su tiempo, cuando la humanidad esté lo suficientemente evolucionada se podrá contactar con las almas ya que ese será el inevitable futuro. 

Interferir en la evolución viviente podría provocar una involución de las vidas y de las propias almas, ya que las almas evolucionan gracias a que evolucionan las vidas.

Las almas tienen prohibido establecer una comunicación normal con todas las vidas. Más que una prohibición es una tendencia evolutiva que lo impide. Sólo se producen ciertos contactos ocasionalmente, contactos perosnales sin mucha importancia que apenas influyen en el proceso evolutivo de todo.

De qué serviría la evolución de las vidas y de las almas si todos supiésemos nuestro futuro, nadie pagaría sus culpas, de esa manera la humanidad acabaría por dejar de evolucionar.

No se puede cambiar la evolución viviente normal porque es una evolución universal, en la que la vida evoluciona mediante las almas y viceversa, y es una forma de purificarse como vida y como alma.

Precisamente las vidas necesitan ser almas porque a través de la justicia de las almas se volverá a nacer en el lugar que le corresponda a cada uno. Eso es una purificación viviente constante llamada evolución viviente.




Autor: Salvador Sánchez Melgar 
Registrado en Safecreative



No hay comentarios:

Publicar un comentario