Qué es el yo filosofía





Imagen de un objeto dorado indescriptible que también tendrá su yo. Qué es el yo filosofía.
 Todo posee un yo o identidad propia. Qué es el yo filosofía. Pixabay


Qué es el yo filosofía


Nuestro yo


Todo posee su yo, o llamase identidad propia,  ya sea en forma material o inmaterial.

Cada ser viviente posee su propio yo o DNI como vida, con lo cual también dispondrá de una energía propia que lo identifique.

No necesariamente se ha de ser vida para poseer un DNI propio, o un yo.

Ya sea de forma individual o compuesta, todo lo existente viviente y no viviente posee su yo material o energético.

Cada cosa posee su DNI o yo como cosa más pequeña posible o como cosa compuesta. Y si cada cosa se descompusiese en trozos cada trozo tendría su DNI o yo como existencia individual o compuesta. Así hasta llegar a la descomposiciones más pequeñas posibles que también tendrán su DNI o yo como existencias dinámicas más pequeñas posibles.

Únicamente las existencias más pequeñas posibles poseen un yo indivisible puesto que esa existencia no se puede dividir aún más. Por eso también poseen un presente permanente eterno, las existencias compuestas no pueden poseer un presente ni en el más mínimo instante posible porque constantemente se están componiéndo o descomponiéndo.

Las existencias más pequeñas posibles tampoco se pueden transformar, solo se pueden transformar las existencias compuestas. 

La existencia compuesta se transforma constantemente descomponiéndose o componiéndose; y cada vez que se descomponen o se componen forman nuevos yos, nuevas identidades propias, aunque esos yos o identidades propias solo puedan existir el más mínimo instante posible con la misma exacta composición.

Por ejemplo: si construimos una casa, esa casa adquirirá su yo como casa que es, y cada parte de la casa por mínima que sea también adquirirá su yo. Si se derrumbase la casa, ya la casa no existirá por lo tanto habrá desaparecido su yo, aunque cada trozo de la casa por mínimo que sea tendrán su yo hasta que esos trozos dejen de existir como trozos pero sus descomposiciones también obtendrán su yo como descomposiciones compuestas.

Esto es así porque el yo de cada cosa ocupa un lugar, si la casa deja de existir como casa ese lugar llamado casa dejará de existir por tanto dejará de ocupar un lugar como casa, y eso mismo sucede con todo lo existente, ya sea energético, psíquico o físico, ya sea material o inmaterial, ya sea lo que sea.




El yo lo posee todo lo que existe


Cada vida es un compuesto viviente que posee su huella propia física, psíquica y energética (o sea su DNI o yo)  y cada mínima parte material de cualquier vida también poseerá su yo, como prueba están las huellas dactilares. Absolutamente todo, por muy pequeño que sea, posee su huella personal única, posee su yo. No existe nada por mínimo o muy pequeño que sea que exista dos veces o más a la vez, porque todo posee su yo, y aunque se puedan crear infinidades de copias exactas de algo, esas exactitudes no serán perfectas ya que cada copia obtendrá su propio yo o identidad propia, esto es así porque cada copia creará su propio espacio, su propio lugar que no podrá ser ocupado por otra existencia.

Cada vida actúa de una forma única con su propio yo, como prueba está la escritura propia o firma particular.



¿Qué es el alma?

Cada vida es vida porque la genera un cúmulo de información, depositada en la vida antes de ser vida, ese cúmulo de información se llama alma. Esos cúmulos de información son los que poseen el control de cada vida. Y en los seres vivientes que posean psiquismo esos cúmulos de información estarán alojados en sus psiquismos.

Una vida es un alma-vida, un alma sin la vida puede existir pero no una vida sin el alma.

Teniendo en cuenta que la información no ocupa lugar, o sea que es inmaterial, esos cúmulos de información llamados almas que existen unidos a las vidas no tendrán presencia física. Cada alma de cada vida será el auténtico yo de cada vida.

Un yo alma no ocupa la totalidad de un psiquismo sino una parte inmaterial del psiquismo donde se almacena como cúmulo de información.

El alma  poseerá toda la información de lo que es la vida donde está alojada, y también poseerá toda la información de las otras vidas en la que se alojó como alma. O sea, que todo lo viviente es un alma que se ha alojado en su cuerpo antes de nacer como vida y que le permite a ese cuerpo nacer como vida, pudiendo el alma memorizar como actúa su correspondiente vida para luego, cuando deje de vivir esa vida, pueda su alma ocupar el puesto jerárquico que le corresponda en la jerarquía de almas. Y ocupará la escala jerárquica que le corresponda conforme haya actuado como alma-vida. Y así poder reencarnarse en otra vida, la que matemáticamente le pertenezca según los dictámenes impuestos por la jerarquía de almas.

Es decir que todas las vidas podrán reencarnarse en otras vidas a través del cúmulo de información que posee su alma, ya que es el alma el que posibilita que la vida sea vida.

Cuando una vida muere su alma se lleva toda la información de la que era su vida: sus sentimientos, sus cualidades y sus defectos, su  forma de ser, su inteligencia, sus herencias, sus gustos, etc., etc., incluso la información de lo que era todo su cuerpo físico. Y esa información completa de esa vida que posee su alma hace que la verdadera vida sea el alma aunque lógicamente no exista como vida sino como un cúmulo de información.

Después de muertas las vidas, las almas de esas vidas existirán como existencias inteligentes sin padecer dolores porque no poseen cuerpo. Y las que antes vayan a la luz antes irán a un lugar donde estarán todas las almas que como existencias inteligentes que son existirán como jerarquía, y es ahí donde cada alma podrá volver a ser vida nuevamente instalándose instantáneamente en el lugar donde va a surgir como vida, que seguramente será la vida que evolutivamente le pertenezca ser ya que todo es una evolución. Lógicamente un alma humana no se reencarnará como vida animal; pero una vida animal sí que podrá reencarnarse en vida humana ya que todo evoluciona y nada involuciona.

No toda la información que poseen las almas de cada vida las utilizan las vidas en la que existen como alma, las vidas solo utilizan las informaciones necesarias para vivir ya que de nada le serviría a una vida acordarse constantemente de lo que fue en otra vida, pues eso sería contraproducente para sobrevivir. Y las almas no están sólo para posibilitar que la vida exista como vida y que esta evolucione, las almas controlan cada vida donde existen como alma y la jerarquía de almas controla todo lo viviente. Y eso es así porque el universo es una matemáticas que matemáticamente ha permitido que surgiese una evolución matemática basada en la información, evolución que evolucionó en una jerarquía de almas basada en la información, jerarquía que posibilitó que existiese la vida y para ello era necesario que surgiesen lugares planetarios adecuados para la vida. 

Las almas ofrecen a sus vidas la información más adecuada que les correspondan, información que se almacena en el psiquismo y que van madurando conforme se va viviendo, esas informaciones nos pueden salvar instintivamente de muchos peligros porque son informaciones de vidas pasadas que subconscientemente posee la vida porque la posee su alma. 

Los procesos vivientes en los que las almas posibilitan los nacimientos de las vidas los pueden realizar un sin fin de veces puestos que las almas son cúmulos de información y la información no ocupa lugar. 

Supongo que la jerarquía de almas existe en un lugar energético basado en la información; un lugar que no será un lugar porque la información no ocupa lugar, por eso ese lugar inmaterial podría  estar en todas partes.  Será un lugar en donde exista una matemática basada en la información, en donde no exista el tiempo, ni la materia ni nada de lo que pueda existir como tiempo. Supongo que las almas que se resisten a ser arrastradas a ese lugar pertenecerían a vidas que se resisten a dejar el mundo viviente, quizás por eso estas almas se refugian temporalmente en la oscuridad. 

Cada vida existe y se mueve de una forma muy particular porque cada vida es única y posee su propio movimiento con su correspondiente tiempo, que es su DNI o su yo propio,  adaptado al movimiento y al tiempo donde existe.

El movimiento entre existencias y sus correspondientes tiempos está en todo lo existente, excepto en el espacio expansivo de materia y energía oscura que no posee movimiento entre existencias ni el tiempo porque se expande instantáneamente sin fin de manera repulsiva.

Se pueden efectuar infinidades de copias de todo exactamente iguales, por ejemplo: marcar infinidades de puntitos o rayas exactamente iguales, pero por muchos puntitos o rayas que se marquen exactamente iguales, no serán exactamente iguales porque cada puntito o raya ocupa su propio lugar, por tanto poseerán su propia identidad propia o yo.
 

Los sucesos del pasado quedan grabados energéticamente


Todo posee su yo o identidad propia y por muchas copias exactas que se haga de algo, ese algo nunca perderá su yo o identidad propia y todas las copias que se hagan adquirirán su propio yo o identidad propia. 

Esto es así porque todo lo que existe surgió de una expansión repulsiva universal compuesta de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles que surgen constantemente de la nada creando así sus lugares propios, lugares que no pueden ser ocupados por otras existencias. De esta manera, cada una de esas existencias creó su lugar propio, creando su propio yo y como toda la expansión universal es una multiplicación constante de dichas existencias, absolutamente todo es un compuesto más o menos grande de dichas existencias. Compuestos que también adquirirán su yo, o identidad propia porque también crean y ocupan un lugar aunque sea un compuesto que no permanezca compuesto el más mínimo instante con la misma exacta composición. 

La información no ocupa lugar ya que todo lo que existe es una matemática sin fin en la que inevitablemente tendrá resultados matemáticos, eso es información. Por eso, creo que en lo más oculto del universo en forma cuántica se registran informativamente todos los sucesos que suceden. 



La información de todo lo que sucede queda registrada cuánticamente





La información de todo lo que sucede queda eternamente guardado de manera cuántica en el espacio ya que la información no ocupa lugar. Por eso me imagino que en el futuro existirán instrumentos que puedan captar y grabar imágenes visuales y auditivas cuánticas del pasado que como información cuántica se hayan grabado. 

Instrumentos que todavía no se han inventado, y que podrán captar y grabar imágenes y sonidos de los sucesos ocurridos en el pasado.

Grabaciones que se podrían transformar en imágenes y sonidos a través de medios informáticos.   Podrían captarse y grabarse imágenes y sonidos de lugares en donde por ejemplo se hubiese cometido algún crimen o cualquier otro delito, y de esta forma saber quienes cometieron esos delitos. De esta manera se podría acabar con la delincuencia, bien porque se obtendrían pruebas visuales y auditivas de quienes fueron los culpables o porque los delincuentes desistirían de cometer delitos al saber que serían fácilmente atrapados mediante las grabaciones de imágenes y audios del pasado. 

Eso también permitiría poder identificar a todas las personas que se encontrasen en ciertos lugares en ciertas fechas, aunque no hayan cometido ningún delito. Con lo cual, también se podría saber lo que de verdad sucedió en toda la historia de la humanidad. 

Todo y todos tenemos un GPS energético particular que es nuestro DNI o yo energético. Y a medida que transcurre el tiempo en todo se van efectuando infinidades de copias energéticas basadas en la información de todo. Informaciones que quedan registrada en el pasado, informaciones de lo que nos sucedió a nosotros y a todo lo demás, ya que la información no ocupa lugar. 

Saber con exactitud las historias pasadas podrían saberlo las propias almas ya que estas no existen como tiempo y no existir como tiempo es poder ir a cualquier época del pasado y del futuro aunque ni se podrá cambiar el pasado ni el futuro.



El yo del alma y su evolución


Las almas poseen cada una un yo energético evolutivo destinado a evolucionar sin fin como acumuladora de información.
  
Ya que evolucionar sin fin significa ser cada vez más, o sea adquirir cada vez más información.

Y como el universo es un orden, cualquier tipo de evolución que evolucione sin fin sólo puede evolucionar hacia el orden más perfecto, que equivale a evolucionar hacia la justicia más justa.

Eso permitía una justa jerarquía de almas a través de un orden viviente controlado de manera psíquica por las propias almas.

No existe otra forma de evolucionar sin fin acumulando todo tipo de información que evolucionar  ordenando la información adecuadamente, tal y como lo efectúan las almas.

Gracias a esa tendencia evolutiva universal de acumular todo tipo de información ordenándose adecuadamente todo es un orden.

Y sólo se puede ordenar la información adecuadamente ordenándola con justicia, o sea diferenciando el bien del mal, en el que no evolucionar debe ser representado por el mal, y el evolucionar por el bien; ya que evolucionar significa crear, construir, y todo lo positivo.



El alma es la propia vida


El alma es un yo evolutivo eterno, ya que es una energía evolutiva destinada a evolucionar cada vez más y sin fin, y existirá siempre.

Cuando las almas evolucionaron en la materia como vida, éstas materias vivientes adquirieron el alma o yo psíquico que las controlaba, pero había un inconveniente, la materia se desgastaba o dejaba de existir al transformarse continuamente en otros tipos de materias. Por tanto las almas no podían permanecer eternamente en esas mismas materias vivientes, por tanto evolutivamente en esos orígenes nació la reencarnación.
  
Con lo cual, las almas como energías que eran decidieron evolutivamente entrar y salir de manera psíquica energética en las materias vivientes a través de las reencarnaciones; pero deberían entrar y salir convenientemente, o sea entrar  antes de nacer una vida y salir cuando esa vida haya muerto.

Entonces son las propias almas las que producen constantemente las vidas al enlazarse como energía de manera psíquica en la vida antes de que nazca la vida.

Poco a poco, las materias vivientes bajo el control psíquico energético de las almas fueron evolucionando como orden viviente inteligente. Y gracias a esa evolución, las almas evolucionaban también cada vez más.

Como cada vida es un alma, de manera evolutiva cada vida como alma tendrá su puesto jerárquico evolutivo, ya que evolucionar no es evolucionar sin más, es evolucionar con justicia, hacia la mayor justicia posible.

De eso se trata, de evolucionar con orden y sin fin en un universo evolutivo como el nuestro.

Y las almas están destinadas a evolucionar sin fin, lo que significa evolucionar cada vez más hacia la justicia más justamente posible que nunca llegará a lograrse porque la absoluta justicia sólo existe en la nada. Al igual que nunca se terminará de evolucionar en una evolución sin fin, y por eso siempre existirá esa lucha sin fin.





Autor: Salvador Sánchez Melgar




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Advertencia cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más