Mostrando entradas con la etiqueta ¿Quién es Dios?. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ¿Quién es Dios?. Mostrar todas las entradas

martes, 25 de septiembre de 2018

¿Quién es Dios?

 

 

 
Fuente foto: http://PIXABAY.com  ¿Quién es Dios?

 

 

¿Quién es Dios?, ¿Dios es la nada?

(Artículo subido de mi otro blog http://salvadorsanchezmelgar.com)

¿Quién es Dios si todo lo existente es obra de la nada?

¿La nada es Dios?
Que Dios sea la nada no significa que sea un Dios injusto, al contrario, ya que todo se debe adaptar a la justicia de la nada.
Adaptarse a la justicia de la nada es adaptarse a un orden, a una plena justicia, a una absoluta pureza y perfección.
Como la existencia ha surgido de la nada como nada en movimiento, la justicia de todo no tiene más remedio que ajustarse a la justicia de la nada.
Lo cual permite que la nada sea la mejor justicia posible, además que no existe otra justicia más justa.
Como  la nada es un absoluto orden, es también una absoluta justicia, una absoluta pureza y una absoluta perfección como nada.
Esa búsqueda evolutiva de la existencia sin fin no tiene fin, pero el hecho de ser una búsqueda sin fin permite que todo sea una evolución sin fin.

La plena justicia

El mal o el bien absoluto no es realmente el verdadero mal o bien porque lo absoluto es una imposibilidad.
Lo ideal es acercarse lo máximo posible a la plena justicia. Que tampoco puede ser totalmente plena o absoluta, porque no existe nada absoluto.
Debemos actuar según nuestra conciencia, que será la que dictamine si algo está bien o mal, porque nuestra conciencia se ha originado inducida por la evolución del orden universal.
Si no es así nosotros mismos, nuestro yo psíquico o nuestra alma, registrará esas acciones injustas y conforme a ello evolucionará nuestra alma.
Eso nos puede perjudicar en otra vida, porque no hay duda existen sucesivas vidas ya que nada puede dejar de existir todo es una evolución, todo es una transformación.
Y la vida ha evolucionado en vida con esas tendencias como no podría ser de otra manera, ya que todo debe evolucionar conforme evoluciona el orden universal.
Pensar de manera muy egoísta es ser poco profundo y eso se transmite en no poder evolucionar como alma.
Vivir de manera muy egoísta no es ser más listo, al final es ser más tonto porque la vida es infinitamente muy corta en comparación con la eternidad de las almas.

¿Quién es Dios?

La vida es un proceso matemático evolutivo sin fin de la propia matemática evolutiva universal.
La nada es como un Dios ya que todo lo que existe se originó en la nada y de la nada, y todo existe como nada en movimiento.
La existencia está consolidada como existencia porque no cesa de moverse como nada en movimiento o como movimiento de la nada.
La existencia necesita transformarse constantemente, es decir moverse constantemente como nada en movimiento para poder ser existencia.
La nada no existe, por eso es absolutamente justa como nada, es absolutamente pura como nada, es absolutamente perfecta como nada, además de otras cualidades que posee por ser nada.
Pero gracias a la inexistencia de la nada todo existe como nada hecha existencia.

La existencia

Si no se moviese la existencia dejaría de ser existencia, se transformaría en la nada. Por eso la existencia no puede dejar de moverse.
Dejar de moverse sería transformarse en la nada, pero eso no puede ser porque la nada no existe. Eso significa que la existencia existirá siempre como la nada en movimiento.
Esa tendencia de la existencia de necesitar adquirir las cualidades de la nada es una tendencia adquirida por la existencia desde que surgió de la nada.
Ya que la existencia al ser producto de la nada no le quedaba otra opción.
Debido a ese movimiento sin fin, a esa transformación sin fin de la existencia la propia existencia se multiplica con orden sin fin, y eso permite crear todo tipo de existencias.
Esa tendencia a necesitar sin fin ser la nada sin poder conseguirlo nunca, induce a que la existencia pueda evolucionar sin fin.
Todo eso permite que la nada sea como un Dios, ya que sin la nada no podría existir nada.
La nada sin hacer nada, obliga a que la existencia sea un orden y evolucione hacia esas metas evolutivas de necesitar ser la nada sin poder serlo nunca.
Esa presión que induce la nada al rodear a toda la existencia es lo que permite que la existencia crezca sin fin en su propio espacio dinámico.

Nacimiento de la existencia

Sólo se pudo surgir de la nada como existencia dinámica de la forma más pequeña posible. Surgiendo como algo único y de una forma infinitamente extraordinaria ya que la nada no existe.
Pero una vez surgida esa primera existencia como existencia dinámica más pequeña posible rotando sin fin sobre sí misma ya no podía dejar de existir.
Eso obligaba constantemente a la existencia a necesitar ser la nada, cosa que no podría ser nunca porque ya era existencia.
Lo cual indujo a la existencia a abrirse, a crecer como espacio dinámico propio sin necesitar ocupar el espacio de la nada.
Pero sólo se podía crecer como existencia originando cada vez más existencias, y las existencias sólo podían originarse como existencias dinámicas más pequeñas posibles.
Por eso, la existencia sólo tenía la opción de duplicarse duplicándose como existencia más pequeña posible. Y las que surgiesen también adquirirían la opción de duplicarse, y así sucesivamente.

La existencia no puede duplicarse sin fin como existencia compuesta

Nosotros y todo lo que existe como existencia compuesta no puede crecer acumulándose continuamente de cada vez más existencia.
La existencia compuesta que representa todo el universo, a excepción de la parte universal de materia oscura, no permite la duplicación constante de sus existencias más pequeñas posibles, puesto que toda esa existencia ya se ha formado como orden.
Solamente la materia oscura, que es la más cercana a la nada es la productora de cada vez más existencia.
Eso es así porque todo es un orden, y en la materia oscura la existencia no está todavía ordenada porque son existencias recién surgidas como existencias más pequeñas posibles.
A medida que va creciendo el universo, nuevas existencias de la materia oscura se van acoplando al orden universal, para que con sus uniones puedan formar todo tipo de existencias compuestas.

Crecimiento universal

La materia oscura es el cinturón de existencias más cercana a la nada que protege a la existencia universal de la nada.
Tanto el espacio oscuro que rodea a la existencia compuesta universal  como a la existencia compuesta universal los considero un único universo.
A medida que en el espacio oscuro nacen nuevas existencias se atraen todas entre sí hacia el núcleo universal formando un espacio dinámico universal cada vez más grande.
Un espacio dinámico que continuaría rodeado por la nada, por tanto el universo continuamente tendrá la misma presión de la nada.
El universo no cesará nunca de originar existencias dinámicas semejantes entre sí porque el universo crece sin fin.
Las existencias más pequeñas posibles que constantemente saturan de existencias el universo, sólo se diferencian unas de otras en que cada una ocupa su propio espacio dinámico.
De esa manera el universo crece rápidamente con orden y sin fin sin necesitar ocupar el espacio de la nada.

Orden, justicia, pureza y perfección

La existencia evoluciona sin fin con la tendencia evolutiva de necesitar ser justa y pura como la nada.
Y esa evolución es lo que permitió evolutivamente  que se originasen las luchas constantes del bien contra el mal. Luchas que se manifiestan más en los seres más evolutivos porque están más evolucionados.
Nada involuciona, todo lo que existe evoluciona sin cesar porque todo es un crecimiento ordenado sin fin.
Gracias a ese Dios llamado nada, la existencia está hecha a semejanza suya, tratando de adquirir siempre las cualidades de la nada para poder ser tan justa y pura como la nada.
Esa evolución sin fin, esa lucha permanente entre el bien por vencer al mal, es una lucha de la existencia necesitando adquirir las cualidades de la nada.
Todo es un orden universal con su correspondiente ritmo o tiempo, en el que nada puede morir porque todo lo que existe se transforma constantemente en otra existencia, por eso la vida es eterna.
Ese orden universal está transmitido a la vida antes de ser vida, la cual evoluciona sin fin.
El orden evolutivo viviente ha permitido que exista una jerarquía de existencias muy evolutivas llamadas almas, que de manera  jerárquica originaron la evolución viviente.
Con lo cual a medida que evolucionan las vidas evolucionarán las almas en esa lucha evolutiva del bien contra el mal tratando de conseguir la plena justicia.

Evolución sin fin

El fin es que la evolución evolucione sin fin hacia esas metas impuestas por la nada, metas que nunca se conseguirán plenamente porque son metas propias de la nada.
La existencia consiste en un movimiento sin fin, en una evolución sin fin.
Absolutamente todo evoluciona sin fin, la vida humana mucho antes de ser vida humana fue energía, luego materia, luego vida vegetal y luego vida animal.
Como todo evoluciona sin fin la energía más evolutiva se transformará en materia, la materia energética más evolutiva se transformará en vida. Todo tiene su tiempo, todo es una evolución sin fin.
Como cada vez nacen más existencias, cada vez las existencias más evolutivas evolucionarán a otros estados evolutivos más evolutivos.
Como cada vez nacerán más lugares universales que alberguen vida; cada vez más civilizaciones nacerán. Por tanto cada vez más almas y más vidas existirán en el universo.
A todo le llegará su turno, puesto que el universo crece sin fin.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
http://evolucioninteligentesinfin.com