Anuncios

domingo, 6 de enero de 2019

¿Qué es el yo?


¿Qué es el yo?
¿Qué es el yo?


 Absolutamente todo posee su yo


Todo tipo de existencia es un compuesto de existencias, de un compuesto de existencias y así sucesivamente, hasta llegar a las existencias más pequeñas posibles, las cuales son indivisibles. 

Todo tipo de existencia, ya sea como existencia más pequeña posible y como existencia compuesta de existencias, ya sea en forma física o como pensamiento, poseen su propio yo como existencias que son. 


Si las existencias compuestas se descompusieran infinidades de veces, cada existencia creada de esas descomposiciones también poseerían su yo, ya sea como existencia más pequeña posible o como existencia compuesta.


¿Y por qué todo posee su yo?: porque absolutamente todo ocupa su propio espacio, ya sea como existencia dinámica más pequeña posible o como existencia compuesta.

  



Orden universal

 

Pero hay que distinguir en que la existencia compuesta es un yo que siempre se está transformando y los yos de las existencias dinámicas más pequeñas posibles no se pueden transformar porque son las más pequeñas posibles.

Estas existencias dinámicas más pequeñas posibles saturan de existencia el espacio universal expansivo repulsivo, que es el espacio de energía oscura.


Todo en nuestro espacio ordenado se transforma constantemente como existencia compuesta gracias a que las existencias se atraen entre sí.


Como ya he dicho antes, las existencias no compuestas son las existencias dinámicas más pequeñas posibles, las cuales  individualmente no se pueden transformar, estas son existencias repulsivas que componen la energía oscura, las cuales con sus repulsiones permite que la energía oscura se expanda repulsivamente sin fin.






Espacios dinámicos


Los espacios que ocupa cada existencia como existencia, son espacios dinámicos propios que no pueden ser ocupados por otras existencias. 

El espacio dinámico que ocupa cada existencia no es un espacio quieto es un espacio propio que ocupa cada existencia como existencia dinámica, la cual no puede permanecer quieta ya que forma parte del movimiento expansivo universal.


Aunque las existencias dinámicas más pequeñas posibles sean todas semejantes entre sí, se diferencian unas de otras en que cada una posee su propio espacio dinámico.


Todo tipo de existencia que existe, sea simple o compuesta, ocupa su propio espacio dinámico que no puede ser ocupado por ningún otro tipo de existencia. 

Por eso mismo un cuadrado no puede ser un triángulo, ni viceversa; ni siquiera un cuadrado puede ser otro cuadrado o un triángulo otro triángulo. Ninguna existencia, aunque sean exactamente iguales, puede ser otra existencia porque cada existencia ocupa un lugar propio que no puede ser ocupado por otra existencia.

O sea, ninguna existencia puede ser otra, porque  cada existencia ocupa su propio espacio dinámico, el cual no puede ser ocupado por otra existencia, sea del tipo que sea. 

Si algo se retira de un lugar y en ese lugar ponemos otra cosa, eso no es desocupar y ocupar un espacio dinámico. El espacio dinámico lo posee la propia existencia, sea simple o compuesta, y es ese espacio dinámico propio el que no puede ser ocupado por otro espacio dinámico. 

Se podrán realizar infinidades de copias de cualquier tipo de existencia, pero cada copia que se haga dispondrá de su propio espacio dinámico, obtendrá su yo como existencia que es.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative


No hay comentarios:

Publicar un comentario