sábado, 3 de noviembre de 2018

¿Cómo se originó el Big Bang?




Big Bang instantáneo



El Big Bang instántaneo sin fin


Esa gran explosión, o Big Bang existió, fue una gran explosión instantánea que surgió instantáneamente de la nada sin movimiento ni tiempo, ya que en ese inició no existían ni el movimiento ni el tiempo.


Surgió dando origen a la primera existencia dinámica más pequeña posible. Y así mediante constantes surgimientos de existencias dinámicas más pequeñas posibles surgidas de la nada, y de manera instantánea esa expansión fue expandiéndose y creciendo sin fin de manera instantánea porque entonces no existía ni el tiempo ni el movimiento.


Y es una explosión instantánea porque es una explosión sin explosión.


Ninguna expansión puede surgir así como así donde no existía nada. O es que acaso, la expansión surgió como milagro o gracias a la acción divina.


Algo que surja de la nada tuvo que surgir de la forma más simple posible, o sea de la forma dinámica más pequeña posible, no como algo ya formado como movimiento y tiempo.


La expansión es una multiplicación instantánea sin fin de existencias dinámicas más pequeñas posibles que surgen de la nada con sus dinamismos propios. Dinamismos que no son movimientos en sí, ni producen movimientos como explicaré más adelante.


Es decir, cada una de esas existencias dinámicas más pequeñas posibles que nacen de la nada y que todas juntas saturan constantemente de existencia a la expansión universal; nacen con sus dinamismos propios, los cuales no son movimientos.


Dinamismos individuales de existencias más pequeñas posibles que rotan sobre sí mismas porque nacen en la nada, rodeadas de la nada, y no tienen otra opción de nacer de otra manera, ya que la nada no se puede ocupar porque ésta no existe.


Esos dinamismos propios de esas existencias dinámicas más pequeñas posibles no son movimientos, ya que el movimiento necesita como mínimo la acción de la unión de dos o más existencias.


Con lo cual esas existencias individuales dinámicas más pequeñas posibles que rotan sobre sí mismas no pueden poseer ese movimiento ordenado, ya que no se pueden unir entre sí porque se repelen entre sí, por tanto no pueden poseer ese movimiento que les permita poseer el tiempo.


Dichas existencias se expanden sin fin porque al ser una unión universal de existencias individuales dinámicas más pequeñas posibles que se repelen entre sí y que surgen de la nada sin cesar, no tienen más remedio que expandirse.y que el espacio donde existen se expanda y crezca sin fin de manera instantánea de cada vez más existencias dinámicas más pequeñas posibles.


Crecimiento expansivo que ha adquirido una velocidad expansiva sin fin cada vez mayor.


Esas existencias dinámicas más pequeñas posibles son indivisibles y no se pueden transformar y por eso se repelen entre sí, ya que si no fuese así dejarían de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles.


Y como toda esa expansión universal es una multiplicación instantánea de dichas existencias dinámicas más pequeñas posibles, el universo no cesará de expandirse y crecer. Puesto que, repito otra vez:  la expansión universal es una expansión instantánea sin fin porque no existe ni el movimiento ni el tiempo.


Surgimiento expansivo universal


Cuando surgió de la nada la primera existencia dinámica más pequeña posible como estaba rodeada y presionada por la nada, sólo podía crecer como espacio dinámico ya que exteriormente no podía crecer porque la nada no se podía ocupar. Como tampoco existía ni lo grande ni lo pequeño tanto lo grande como lo pequeño eran infinitos; por eso ese espacio dinámico creció interiormente sin fin hacia lo pequeño.


Las existencias dinámicas repulsivas semejantes entre sí que surgían sin cesar en ese pequeño espacio dinámico no tenían más remedio que agruparse repulsivamente originándose entre ellas una energía repulsiva. Permitiendo con ese crecimiento interior que ese espacio creciese interiormente sin fin como si fuese un agujero negro que se expande y crece sin fin hacia lo pequeño, .


Al expandirse y crecer el agujero negro universal hacia lo pequeño donde no existe lo pequeño, se originó el Big Bang universal sin fin hacia la infinitud sin fin de la inexistente pequeñez. Como en la expansión  universal no existe lo grande ni lo pequeño, esa expansión puede expansionarse y crecer sin fin como expansión que crece sin fin a medida que se dirige hacia lo más pequeño posible que nunca llegará porque lo pequeño no existe en esa expansión.


Y a medida que crece y se expansiona como si fuese un agujero negro la parte universal de energía oscura, por inducción se va originando un espacio gravitacional que es el espacio intergaláctico donde existimos.


De esa manera se formó un gran universo en menos de un instante, ya que en esa expansión no podía existir ni orden, ni movimiento, ni tiempo, ni tamaños porque esa expansión estaba formada de existencias repulsivas.


Universo expansivo que aún continúa creciendo y expandiéndose sin frenos hacia la infinitud de la pequeñez porque esa expansión no posee ni movimiento ni tiempo.


Cuando la expansión universal creció lo suficiente para poderse originar las primeras estrellas y el orden universal conocido, con sus correspondientes movimientos y tiempos, ya el universo expansivo se pudo equilibrar con el universo conocido, y así la propia expansión pudo adquirir una velocidad constante sin dejar de acelerarse cada vez más.


Existen dos universos en uno: el universo que contiene esa fuerza expansiva de energía repulsiva y ese crecimiento sin fin, que es en donde no existe ni el orden conocido, ni el movimiento ni el tiempo y está formado por existencias dinámicas más pequeñas posibles que se repelen entre sí. Y el universo ordenado que es el universo donde vivimos y existen todas las galaxias, estrellas y astros; que es donde existe la atracción, la materia y la vida. Que es donde existe el orden conocido, el movimiento y el tiempo porque es aquí donde las existencias se atraen entre sí y así se pueden unir formando todo tipo de existencias compuestas.
El tiempo sólo puede existir donde existe el movimiento, y viceversa. Formando ambos un orden dinámico capaz de constituir todo lo material y viviente.


Solamente la evolución del orden viviente ha evolucionado de una manera diferente a las demás evoluciones. Ha evolucionado diferente gracias a la evolución sin fin de las jerarquías de las almas que han evolucionado en la materia viviente al mismo par que la evolución psíquica viviente. Gracias a que la evolución viviente ha podido evolucionar psíquica y físicamente sin fin y eso le ha permitido poder adquirir libertad psíquica y así poder desarrollarse como vida.
La evolución viviente era inevitable que surgiese porque toda evolución debe permitir todo tipo de evolución.


Las almas son las existencias psíquicas de las vidas que de manera psíquica han evolucionado como alma, constituyendo evolutivamente una jerarquía de almas universales.


Todo empezó cuando surgió la primera existencia



Cuando surgió de la nada la primera existencia, surgió como la existencia dinámica más pequeña posible, la cual surgió de una manera infinitamente extraordinaria. Tiempo tuvo la nada para originar la existencia ya que la nada ha existido siempre.
Hay que tener en cuenta que el tiempo de la nada no es el mismo tiempo que el de la existencia, el tiempo de la nada es un tiempo imaginario ya que donde no existe nada no puede existir el tiempo.
Esa primera existencia que surgió de la nada se encontró moviéndose eternamente de forma rotatoria, ya que no podía moverse de otra forma puesto que estaba rodeada por la nada y no podía ocupar la nada porque la nada no existe. Así, de la nada, como existencias dinámicas más pequeñas posibles surgieron todas las demás existencias que llenaron de existencias repulsiva la expansión universal.


Hay que tener en cuenta que esos movimientos propios que poseen las existencias dinámicas más pequeñas posibles, no puede adquirir tiempo porque son movimientos propios.


Para que el movimiento de cada una de estas existencias dinámicas más pequeñas posibles puedan  adquirir tiempo, se tendrían que unir dos o más de dos de dichas existencias. Pero esto no es posible porque dejarían de ser existencias dinámicas más pequeñas posibles que rotan sobre sí mismas, y por eso se repelen entre sí.


La única manera de que se atraigan esas existencias entre sí es transformándolas en existencias atractivas. Para que así puedan unirse y formar las existencias compuestas que a su vez se atraerán entre sí al mismo ritmo del movimiento expansivo, transformándose constantemente en todo tipo de existencias compuestas.
Una vez que han surgido  las existencias como existencias ya no pueden dejar de existir, ya que dejar de existir sería dejar de moverse transformándose nuevamente en la nada, pero eso no puede ser porque al no existir la nada, nada puede dejar de existir, por tanto todo lo que existe está obligado a existir.


La duplicación sin fin


Esa primera existencia que permitió el origen del universo, para originar el universo necesitaba expandirse, pero como no podía porque estaba rodeada por la nada, la única opción posible que le quedaba era expandirse mediante la duplicación de sí misma.
¿Y por qué sólo podía duplicarse?: porque para expandirse tendrían que nacer nuevas existencias y sólo se podía nacer como existencia dinámica más pequeña posible, o sea como duplicación.
De esta forma, las existencias que surgieron de esa primera existencia también se tendrían que duplicar ya que se tendrían que unir todas en un mismo espacio dinámico, el cual se encontrarían de nuevo rodeado por la nada.
Así, como espacio dinámico rodeado por la nada, todas las existencias dinámicas más pequeñas posibles que surgían volverían siempre a necesitar expandirse, con lo cual esa expansión se había transformado en una expansión sin fin.
Como ni el orden ni el tiempo todavía no habían nacido en ese espacio dinámico universal, toda esa expansión universal se sucedió de manera instantánea, como si fuese una gran explosión instantánea (o Big Bang instantáneo). Con lo cual en un instante se originó un gran universo que todavía continúa creciendo, ya que en la expansión no existe ni el movimiento ni el tiempo.
De esta manera, como universo dinámico creciendo interiormente dentro de ese pequeño espacio originado por la primera existencia que surgió de la nada, el universo no necesitará ocupar la nada, y podrá expandirse y crecer sin fin interiormente como universo dinámico.

Existen dos clases de existencias


Existen dos clases de existencias, las existencias indivisibles y las existencias compuestas.
Las existencias indivisibles son las existencias dinámicas más pequeñas posibles que se repelen entre sí, las cuales rotan eternamente sobre sí mismas y no se pueden transformar, por eso son las existencias dinámicas más pequeñas posibles. Además no se pueden detectar, ya que cómo se podría detectar algo en movimiento que sea lo más pequeño posible.
Las existencias compuestas son las formadas por las uniones, más o menos densas, de existencias dinámicas más pequeñas posibles transformadas en existencias que se atraen entre sí.
Las existencias compuestas sólo pueden existir y evolucionar como orden, y gracias a ese orden existe el movimiento y su correspondiente tiempo.
Toda la energía, la materia e incluso la vida están formados por existencias compuestas que se transforman constantemente en otras existencias compuestas.





Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative 


 

 

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario