martes, 30 de octubre de 2018

¿Cómo evoluciona todo?


 

Todo evoluciona con orden



Todo evoluciona con orden

El aproximadamente 95% del universo está formado de materia oscura y de energía oscura repulsiva compuestas de existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí que se repelen entre sí.Existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles que no cesan de nacer y se multiplican sin fin.

Y como son existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles sólo pueden surgir así de la nada.Este espacio de energía oscura forma un auténtico orden universal expansivo de existencia repulsiva, y es ahí donde se induce a que se origine el espacio intergaláctico gravitatorio donde vivimos.

En donde la existencia se atrae entre sí y por eso se puede constituir la existencia compuesta, el orden, el movimiento y el tiempo.

La expansión se expande instantáneamente sin fin, porque se originó sin movimiento y sin su correspondiente tiempo, y toda su existencia se expande como orden expansivo repulsivo porque está compuesta de existencias dinámicas más pequeñas posibles que se repelen entre sí.

¿De dónde surgió la evolución viviente?, ¿de dónde surgió la evolución material?, ¿de dónde surgió la evolución energética?: del universo profundo oscuro, que es el universo expansivo.Llamar universos a partes del propio universo es una forma de hablar, porque todos los universos forman parte de un único universo.


Toda la existencia que conocemos se ha formado evolutivamente


Ningún tipo de evolución puede surgir así como así, toda evolución evoluciona con orden y surge como orden.

¿Y cómo surge la evolución material, la energética y la viviente del universo profundo?: a través de las atracciones de las existencias provocadas por las inducciones energéticas repulsivas, ya que todo pro produce su contra.

En ese universo profundo expansivo repulsivo es en donde se germina la atracción de la existencia que componen el orden de nuestro espacio intergaláctico.

Todas las estrellas están destinadas a producir galaxias pero no todas las estrellas son iguales ni están destinadas a producir planetas, de aproximadamente una de cada diez estrellas surgirán planetas. Pero eso apenas influye en la producción de la vida porque son infinidades de estrellas las que surgen continuamente.

El final evolutivo será el mismo para todas las estrellas: sus extinciones.

El proceso evolutivo viviente se salvará gracias a la jerarquía de almas universales, las cuales constituyen otro proyecto evolutivo universal surgido desde el mismo orden del universo profundo oscuro expansivo repulsivo.


Sólo existe un universo


La evolución viviente podrá disponer de un libre albedrío para poder evolucionar más.También eso está previsto por el orden universal, ya que las vidas necesitan libertad de acción para poder evolucionar como vida y como alma.

A pesar de esa libertad de las vidas nada influirá en la evolución general y en el final de sus respectivas  estrellas, ya que el final de cada estrella será el mismo, su extinción.

También el final de cada vida será el mismo, existir como alma y volver a nacer como vida, las veces necesarias para evolucionar como alma. Todo está previsto por el orden universal.

A través de la gravedad existen las estrellas, y a través de las estrellas evoluciona todo.

Gracias a las estrellas existen las galaxias, los agujeros negros y infinidades de astros perdidos en el espacio.

Ese universo profundo oscuro expansivo repulsivo está dentro del universo formando un único universo porque sólo puede existir un único universo, ya que para que pudiesen existir más de un universo, estos tendrían que estar separados por la nada y eso no puede ser porque la nada no existe.

Sólo existe un único universo, una única existencia universal. Ya que o se es  existencia o se es la nada, por tanto todo lo que existe es existencia.

No se pueden poner fronteras a la existencia para que puedan existir más existencias formando nuevos universos, que sería como querer poner fronteras al agua del mar para dividirlo en más mares.


Existencias libres y compuestas


El universo profundo oscuro repulsivo está lleno de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles que rotan sobre sí mismas y todas son semejantes entre sí, ya que no se puede ser existencia dinámica más pequeña posible sin rotar sobre sí misma y sin ser semejantes entre sí.

Y todo eso permite que nuestro universo profundo oscuro expansivo sea un gran orden universal repulsivo y un gran productor de existencias repulsivas.

Las existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles surgen sin cesar como copias de las propias existencias, ya que la presión que sufren por estar rodeadas por la nada y no poder ocuparla las induce a que se reproduzcan constantemente.

Esas existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles al surgir como dinamismo que rotan sobre sí mismas se consolidan como existencias, y una vez están consolidadas como existencias ya no pueden dejar de existir porque eso sería volver a ser la nada y eso no puede ser porque la nada no existe.

De esa manera existirán siempre como existencias repulsivas rotando sobre sí mismas. Todas las evoluciones se producen con orden dinámico.

Únicamente se puede producir algo con orden dinámico evolutivo, en un lugar apropiado; en un lugar dinámico básico, ordenado y estable.

Y ese lugar no puede ser otro que en el interior del universo profundo expansivo, que es donde está lo más básico formado por lo más pequeño posible.

Es ahí en donde se pudo producir una evolución, porque una evolución sea de la clase que sea, es un orden evolutivo, es una jerarquía evolutiva que sólo se puede producir con orden en un lugar donde el dinamismo es un orden y ese lugar no puede ser otro que en el universo profundo oscuro expansivo repulsivo, el universo de lo más pequeño posible.

Si no fuese así surgirían infinidades de existencias desconocidas que evolucionarían desordenadamente por su cuenta, las cuales no podrían evolucionar ni adaptarse al orden de la evolución universal y todo acabaría por ser un caos, todo se extinguiría.

Podrían existir algunos procesos evolutivos desconocidos, pero todos están previstos por el orden universal.

Conforme a ese orden evolutivo de cada evolución pueden surgir otros ramales evolutivos.

Cada especie viviente es un ramal evolutivo de la evolución viviente.

Cada especie mineral es un ramal evolutivo material de la evolución material.

Con lo cual, todo lo que existe puede evolucionar o transformarse en otro tipo de existencia según sean sus posibilidades evolutivas y sus órdenes evolutivas.

Por tanto, todo existe como orden y todo surge del universo profundo oscuro repulsivo que es el que posibilita que exista un espacio ordenado donde todo pueda existir como orden.

Las estrellas se han germinado en ese universo profundo antes de que surgiesen como estrellas, permitiendo con ello que todas las evoluciones, incluida la evolución viviente puedan surgir de las estrellas y evolucionar conforme dictamine ese orden universal.



Las evoluciones


Muchos piensan que la evolución viviente ha surgido en la Tierra como un proceso evolutivo propio terrestre, o por causas extraterrestres y otros piensan que todo es así gracias a la divinidad de Dios.

¿Cómo es posible que una evolución como la viviente esté tan perfectamente diseñada y pueda evolucionar sin fin con ese adecuado orden evolutivo que posee?

Una evolución, sea de la clase que sea, es una evolución que sólo puede evolucionar con orden hacia un fin evolutivo, y no puede surgir así como así.

Sólo podría surgir mediante un proceso ordenado originado en lo más profundo del universo oscuro repulsivo.



Nacimientos de estrellas


Y es mediante la atracción de las existencias y de los nacimientos de las estrellas donde se empiezan a realizar todos los proyectos evolutivos del espacio universal donde vivimos.

Las estrellas, como estaba previsto por el orden universal, originarán el calor y las energías suficientes para que se puedan producir los planetas correspondientes con sus multitudes de evoluciones materiales y energéticas.

Muchas estrellas no se podrán consolidar como estrellas que permitan el surgimiento de planetas, y en muchos de estos planetas no se podrá originar la evolución viviente; pero aún así existirán infinidades de planetas donde surja la vida; todo está previsto por el propio orden universal.

Todas las estrellas han surgido como orden del orden universal, cada vez existirán más estrellas porque son más las que nacen que las que se extinguen.

Con los nacimientos de las estrellas se producen los nacimientos de las galaxias tal y como estaba previsto por el orden universal.

Nada surge por casualidad de eso se encarga el universo profundo.

Existe en la evolución viviente cierto libre albedrío ya previsto por el orden universal, se haga lo que se haga con libertad, al final sucederá lo que evolutivamente debe suceder.

Por muchas sillas, mesas, vehículos, etc.  que se construyan el final de la humanidad no se podrá cambiar, todo lo importante que le suceda a cada vida es una evolución prevista.

Lo que les suceda a cada estrella y a las vidas de cada planeta que alberguen vida, apenas le influye al orden universal, ya que existen infinidades de estrellas y de planetas que pueden albergar vida.




La evolución universal


En ese universo profundo es en donde está acumulada toda la existencia dinámica repulsiva más pequeña posible, la cual ha tenido tiempo de sobras de ordenarse, constituyendo un espacio gravitatorio como el espacio universal donde vivimos a través de millones de años de existencia dinámica.

De ese cocido universal, compuesto de orden con orden, sólo puede surgir más orden, y eso a través de millones de años ha posibilitado que la totalidad del universo sea un orden y que todo funcione con orden.

Muchos científicos se asombran de la perfección universal.

Sólo hay que mirar el cielo en una noche con muchas estrellas y ver que todo es más de lo mismo, si no existiese orden no se vería tanto de lo mismo.

Solemos siempre mirar hacia arriba, hacia el cielo como creyendo que en el cielo del cielo está Dios, como si surgiese todo del cielo.

Si Dios existiese no estaría en el cielo del cielo del cielo del universo, estaría hacia abajo, en el centro del universo, en lo más pequeño, pues es desde ahí donde surgió todo.


Autor: Salvador Sánchez Melgar

Registrado en Safecreative









No hay comentarios:

Publicar un comentario