La ciencia no lo puede descubrir todo

Existen muchos misterios sin resolver que nunca la ciencia podrá descubrir, temas como por ejemplo qué es la nada y quién es Dios. Solamente a través del pensamiento se podrán descubrir esos misterios ocultos.

domingo, 7 de octubre de 2018

¿Qué es la materia oscura y la energía oscura?


Materia y energía oscura
Energía oscura y materia oscura



Espacios oscuros


La materia oscura y la energía oscura


La materia oscura y la energía oscura no poseen materias, están saturadas de existencias dinámicas más pequeñas posibles que se repelen entre sí.

Las cuales son tendencias dinámicas que al no estar formadas como existencias compuestas no pueden componer materias.

La materia sólo se puede originar donde dichas tendencias dinámicas se han transformado en existencias que se atraen entre sí, pudiendo así formar todo tipo de existencias compuestas, o sea formar un espacio tiempo como el que vivimos.



Tendencias dinámicas más pequeñas posibles


Las tendencias dinámicas más pequeñas posibles son las que surgen así de la nada. Son una especie de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles pero que no están formadas como existencias. Las llamo existencias pero no son existencias reales ya que han surgido de la nada como tendencias dinámicas. Están hechas de dinamismo rotando sobre sí mismas puesto que al surgir de la nada y estar rodeadas por la nada no pueden moverse de otra forma.

Existencias que no pueden transferir sus dinamismos propios a otras existencias, y por eso son repulsivas. Esos dinamismos repulsivos no se pueden transformar individualmente en dinamismos atractivos. Es mediante las agrupaciones de existencias cuando las existencias adquieren esas atracciones.

Por eso, las existencias que se atraen entre sí únicamente se pueden atraer entre sí como existencias compuestas, que a su vez están compuestas de dichas existencias repulsivas.


¿Cómo esas existencias repulsivas se transforman en existencias atractivas?


La expansión universal está totalmente constituida por un nacimiento constante sin fin de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles. Las cuales nacen así de la nada, y no pueden dejar de ser repulsivas porque dejarían de existir. Por eso esas existencias no se pueden atraer entre sí.

Realmente, la existencia no se atrae entre sí, ya sea como existencia individual o compuesta, es que la existencia es conducida de manera repulsiva hacia el camino repulsivo de la expansión. Es esa inducción expansiva lo que hace que las existencias al ser conducidas hacia ese camino expansivo adquieren esa unión expansiva, esa atracción expansiva, esa gravedad expansiva. Y cuanto mayor acumulación de existencias existan en un punto expansivo mayor será esa atracción o gravedad entre existencias. Y es eso lo que sucede con los nacimientos de las estrellas.

Al ser todo expansión, tanto las existencias dinámicas más pequeñas posibles como las existencias compuestas de estas existencias estarán constantemente inducidas a expandirse en una misma dirección expansiva. Y en ese camino expansivo repulsivo es fácil que se acumulen infinidades de existencias en un punto expansivo, que será el nacimiento de una estrella. 



Grandes condensaciones de existencias


A través de las grandes condensaciones de existencias se han originados las estrellas y con ellas la gravedad y los espacios tiempo. Es a través de esas grandes condensaciones donde la existencia se puede unir más y así poder formar con gran orden la existencia compuesta. O sea, que es en esas grandes condensaciones, donde con gran orden, la existencia como existencia compuesta se puede transformar constantemente en otros tipos de existencias. 

No importa repetirlo una vez más, esas grandes condensaciones de existencias forman las estrellas, y éstas los espacios tiempo. Y pueden existir y crearse constantemente infinidades de ellos en diferentes espacios expansivos universales. Los cuales al estar formados individualmente, con más o menos condensaciones de existencias, crean sus propios espacios tiempos con sus propias existencias. Y al estar sus espacios creados como espacios propios pueden coexistir entre sí infinidades de espacios tiempo, ya que entre los espacios tiempo no existe nada, que es como decir que está la nada.

Con lo cual podrán existir infinidades de espacios tiempo, como el nuestro, cruzados entre sí. Ya que entre estos espacios tiempo está la nada y cada espacio tiempo posee un yo, o llamase identidad propia. Espacios tiempo que están sincronizados con su propio tiempo debido a que cada espacio se ha creado con una condensación de existencias propias más o menos densa.  



Crecimiento expansivo  


La expansión universal posee un constante crecimiento expansivo debido al constante nacimiento de dichas existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles, crecimiento que no es real porque en la expansión universal no existen los tamaños. Por eso la expansión universal crece sin fin de manera repulsiva en un mismo pequeño espacio. Y crece sin fin en un mismo pequeño espacio porque no es un crecimiento real.

Como las existencias son repulsivas ese pequeño espacio donde están ubicadas las existencias dinámicas más pequeñas posibles, que representan a la expansión universal, es un espacio repulsivo.

Y tienen que estar agrupadas de manera repulsiva porque la nada que las rodea las obliga a ello, ya que la nada no se puede ocupar puesto que ésta no existe.

De esa manera, la expansión universal crece y se expande de manera repulsiva sin fin. Y se expande instantáneamente ya que en la expansión no existe el tiempo, las dimensiones ni nada que la haga poseer la más mínima explosión, desorden ni alteración.



Todo pro produce su contra


Como todo pro produce su contra, la expansión originó un espacio de existencias que se atraían entre sí. Un espacio con gran orden, con la única diferencia de que éste espacio creado por la expansión era un espacio de existencias que se atraían entre sí.

Espacio gravitatorio que tuvo que nacer así porque nació de una forma sincronizada a semejanza del gran orden expansivo repulsivo universal, pero con la gran diferencia de que en ese nuevo orden  las existencias se atraían entre sí, aunque como ya he dicho antes esa atracción, o gravedad, de las existencias no es real porque es una atracción expansiva repulsiva formada por una acumulación muy densa de existencias expansivas repulsivas.

Gracias a eso en estos espacios tiempo, al mismo tiempo, nacieron las dimensiones; nacieron los movimientos entre existencias que se atraen entre sí; nacieron las existencias compuestas, las transformaciones constante de las existencias, las dimensiones, los tamaños, la gravedad y todo lo que puede existir en estos espacios tiempo.   

Y así poder unirse, formarse y transformarse constantemente la existencia como existencia compuesta. La cual, se podrá transformar constantemente en otras existencias compuestas al mismo compás del dinamismo expansivo. Formándose así unos espacios tiempo como el que vivimos.



Movimientos


La primera existencia que surgió de la nada, surgió como dinamismo repulsivo rotando sin fin sobre sí misma.  Y las demás existencias dinámicas más pequeñas posibles surgieron y surgen sin cesar como copias semejantes a esa primera existencia.

Hay que tener en cuenta que los dinamismos de las existencias dinámicas más pequeñas posibles no son movimientos en sí, son dinamismos propios más cortos o pequeños posibles que no producen movimientos externos, puesto que son existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles que rotan sobre sí mismas con el más mínimo dinamismo posible.

Para que cualquier tipo de movimiento pueda existir en algo, éste algo necesita unirse a otro algo y así juntos formar un mínimo movimiento ordenado, produciendo así su correspondiente tiempo.

El dinamismo rotatorio de una existencia dinámica repulsiva más pequeña posible no puede producir movimiento, ya que se necesita la unión de dos o más de dichas existencias para poder transferir y producir juntas un movimiento. Y al ser esta existencia una existencia repulsiva no puede unirse a otra existencia para poder así formarse un mínimo movimiento.

Por eso, los dinamismos de dichas existencias dinámicas más pequeñas posibles no pueden producir movimientos, ya que estas existencias se repelen entre sí.

Y aunque la expansión se expanda sin fin, tampoco la expansión es movimiento real porque es una multiplicación constante de dichas existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles que surgen sin cesar de la nada.

Además la expansión no tendrá fin porque es una expansión instantánea que surgió de la nada instantáneamente donde no existía ni el movimiento ni el tiempo.

Por tanto, la propia expansión universal es una formación repulsiva de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles que surgen de la nada sin movimiento ni tiempo. Con lo cual al no existir el tiempo en la expansión, ésta se podrá expandir sin fin, ya que hay que tener en cuenta que la expansión universal es un crecimiento continuo de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles.



Materia y energía oscura


En realidad la materia y la energía oscura deberían ser transparentes porque no se puede ver, al igual que la nada.

Si estuviésemos en frente de la nada, sin nada detrás de la nada, la veríamos negra porque la nada no tiene color y lo que más representa a lo que no podemos ver es la oscuridad.

Se sabe que la mayor parte del universo es materia y energía oscura, aproximadamente un 95%.

¿Pero por qué son oscuras?: Son oscuras porque están saturada de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles. Las cuales no están formadas como existencia, y nuestras existencias no están adaptadas a detectar existencias que no sean reales.




La existencia surgió de la nada


De la nada surgió una sola de esas existencias dinámicas más pequeñas posibles, que tuvo que surgir como algo infinitamente extraordinario. Las demás existencias dinámicas más pequeñas posibles surgieron como copias de las propias existencias dinámicas más pequeñas posibles.

Es infinitamente difícil que algo surja de la nada así como así porque la nada no existe.

Por eso, esa primera existencia que surgió de la nada fue una infinita rara excepción, que debió surgir de la nada de una forma infinitamente casual o infinitamente extraordinaria.

Pero como la nada ha existido siempre, ha dispuesto de ese infinito tiempo para que surgiese esa primera existencia de la nada. Con lo cual, era inevitable que esa primera existencia que originó el universo, tarde o temprano, surgiese de la nada.

Todas las existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles son semejantes entre sí porque por eso son las existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles. Las cuales sólo se diferencian unas de otras porque cada una ocupa su propio espacio dinámico.



Producción de existencias


La materia y la energía oscura están unidas a la nada y por eso la propia materia y la energía oscura son grandes productoras universales de existencias dinámicas repulsivas.

Gracias a la constante presión de la nada que rodea a esas existencias dinámicas más pequeñas posibles no cesan éstas de reproducirse.

La existencia tiene dos caminos hacia donde ir: hacia el centro universal o hacia afuera, que es donde está la nada.

Lógicamente la existencia tenderá a ir hacia la existencia no hacia la nada, no porque la existencia tenga un gran poder de atracción, es porque la existencia no puede ir hacia otro sitio que no sea la existencia, ya que ir hacia la nada no puede ser porque la nada no existe. Pero realmente la existencia, como expansión, no va a ningún sitio, ya que la expansión no se mueve porque en la expansión no existen los movimientos entre existencias. Eso que parece una expansión es una constante multiplicación de existencias dinámicas más pequeñas posibles que surgen de la nada, y es ese mismo crecimiento, cada mayor y sin fin, lo que parece que la expansión sea una expansión.

Por eso la expansión universal que representa a todo lo que existe no va a ningún sitio porque su camino expansivo es un nacimiento sin fin de existencias dinámica más pequeñas posibles.



Agujeros negros


Aunque la existencia crezca sin fin y eso permita que el universo crezca sin fin, el orden universal es tan perfecto que su evolución ha posibilitado que existan también los agujeros negros. 

Los agujeros negros de los espacios tiempo son una especie de acumuladores de existencias sobrantes del propio espacio tiempo. Los cuales conducen a toda esa existencia sobrante hacia la misma expansión universal.

Las existencias de las estrellas que se extinguen hacia algún lugar deben de ir, y como al extinguirse una estrella también se extingue todo su sistema estelar, esas existencias se acumularán en una especie de agujero negro. El cual también se extinguirá una vez hayan trasladado y transformado toda esa existencia acumulada en existencia expansiva.


La expansión universal es un poderoso orden 


La materia y la energía oscura también es un orden, es el orden jerárquico universal más básico, el orden expansivo hacia una única dirección. Por eso sólo posee una dimensión, la obligada por la propia dirección expansiva.

En ese orden no puede existir la materia, el movimiento, el tiempo ni por supuesto la vida.



Jerarquía de la existencia



Todo es una evolución:  La evolución más evolutiva es la jerarquía de almas. Porque por ejemplo una mosca, una piedra y un ser humano parecen que posean diferentes tiempos ya que envejecen cada una a su ritmo. Todo es un orden evolutivo llamado tiempo, todo evoluciona con orden, pero todo no puede evolucionar igual porque entonces no evolucionaría nada.

El orden evolutivo universal consiste en que todo evolucione con orden. Pero que al mismo tiempo todo evoluciona con orden jerárquico según la jerarquía que posee la propia existencia.

De esa manera, la existencia, después de muchas transformaciones jerárquicas y de experimentar muchos estados evolutivos pudo llegar a formar, de manera jerárquica,  lugares adecuados para la vida; para que así pudiesen formarse jerarquías energéticas vivientes y jerarquías de almas.

Todo, absolutamente todo es una evolución, la humanidad antes de ser humanos fueron animales, y mucho antes  plantas y mucho antes energía.

Todo lo existente se originó como existencia y evolucionó sin fin hacia evoluciones más elevadas, lo cual es un orden porque sin orden nada podría evolucionar hacia la evolución más evolucionada.

Gracias a que el universo es un orden dinámico existen esas existencias que se atraen entre sí, y debido a ello pueden formarse las existencias compuestas y sus continuas transformaciones sin fin. Las cuales producen sin cesar ese gran orden del espacio galáctico universal donde vivimos.





Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative


No hay comentarios:

Publicar un comentario