Anuncios

viernes, 19 de abril de 2019

El mal y el bien




El bien y el mal
La conciencia es justa


El mal y el bien tienen un límite


Dentro de las amplísimas variedades de mal y de bien que existen, se evolucionará más positivamente siempre que el mal y el bien luchen contra el propio mal en favor de la plena justicia.

Si son utilizados para el bien, tanto el mal como el bien son evoluciones necesarias para que evolucionemos conforme al adecuado orden impuesto por la justicia evolutiva universal. 

Emplear el mal a conciencia para hacer un bien, si ese mal empleado se emplea con justicia y para una causa justa, es evolucionar positivamente. 

Los males gratuitos degeneran, involucionan,  al igual que el bien disfrazado de bien y que consiste en hacer el mal.   

No hay que confundir utilizando el mal como bien ni el bien maligno como verdadero bien.

A la evolución del orden universal no se la puede engañar, todo está controlado por la justicia del orden universal por tanto todo se pagará evolutivamente, si no en esta vida en posteriores reencarnaciones.

En realidad todo es más complejo de lo que parece, sin embargo todo es muy fácil para nuestra conciencia que es la que mide nuestras acciones, sí nuestra conciencia cree que hacemos un bien aunque sea un mal disfrazado de bien, para nuestra evolución será un bien.

Todo se paga tarde o temprano porque todos somos eternos y hay mucho tiempo en otras vidas para recibir premios y castigos evolutivos, pero contra menos castigos evolutivos recibamos mejor viviremos en futuras vivencias. Y antes alcanzaremos ese meta evolutiva de ser cada vez un alma más evolutiva, meta a la que evolutivamente todos llegaremos, aunque unos llegarán antes que otros.  

Absolutamente todo lo que hagamos lo mide con exactitud el orden universal a través del orden de la jerarquía de almas universales, a la cual no se la puede engañar porque nuestro yo psíquico es un alma que pertenece a ese orden. 

El orden universal es como un dios que lo sabe todo, y lo sabe todo porque todo es un orden evolutivo universal.

Nada ni nadie puede modificar ese orden, cualquier modificación del orden evolutivo universal sería destruir ese orden, por tanto destruir el universo. Ya que hasta la más mínima existencia es un ladrillo inmortad del edificio universal.

Por eso ninguna civilización extraterrestre, por muy avanzada y evolutiva que sea, no puede adueñarse del universo, ya que nada puede modificar la evolución del orden universal, que es el que domina todo.

Mucho antes de que nuestro planeta se extinga, habremos evolucionado en seres espirituales, es el destino de cualquier planeta que disponga de vida, da tiempo a esa evolución ya que todo es un orden y eso entra dentro del orden.




Autor: Salvado Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

No hay comentarios:

Publicar un comentario