Anuncios

miércoles, 15 de agosto de 2018

¿Qué es el tiempo?

 
¿Qué es el tiempo?
¿Qué es el tiempo? 

 

El tiempo está en todo


Cuando nació el tiempo, nació el presente, el pasado y el futuro

El tiempo es el ritmo dinámico o la transformación dinámica ordenada producida por la conexión ordenada de toda la existencia compuesta.
 
El aproximadamente 87% del universo es energía oscura repulsiva, en donde existen libres las existencias dinámicas más pequeñas posibles porque se repelen entre sí.

Existencias que nacen de la nada como existencias dinámicas más pequeñas posibles, las cuales sólo pueden existir como existencias dinámicas repulsivas que rotan sobre sí misma ya que al nacer en la nada y al estar rodeada por la nada no tienen otra opción que moverse rotando sobre sí mismas.

Y se repelen entre sí porque si se atrajesen entre sí dejarían de ser existencias dinámicas más pequeñas posibles.
Todas esas existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles saturan de existencia el espacio expansivo producido por la energía oscura. Y al mismo tiempo que esas existencias se repelen entre sí, se expanden unidas en un único espacio expansivo repulsivo. Porque al estar rodeadas por la nada, la propia nada las obliga a mantenerse unidas, pero no totalmente puesto que se repelen entre sí.
Debido a esas constantes presiones de la nada, no cesan de nacer nuevas existencias, las cuales nacen por todas partes y a la misma vez, ya que nacen en donde no existe el tiempo.
Existencias que no poseen el tiempo porque al repelerse constantemente entre sí, no pueden formar una unión entre existencias capaz de transferirse entre ellas un movimiento mutuo con su correspondiente tiempo de acción.

El tiempo sólo puede existir en las existencias unidas, en las existencias que se atraen entre sí puesto que el tiempo es movimiento y el movimiento sólo se puede producir y transmitir a través de la unión de dos o más existencias.

El movimiento propio de cada una de esas existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles no es un movimiento que atraiga, y por eso no se permiten una transferencia de movimientos entre existencias.

El movimiento atractivo que puedan poseer dos o más existencia que se atraigan entre sí, es un movimiento que transmite, y por eso es un movimiento ordenado con su correspondiente tiempo. Pero para que el movimiento y el tiempo sea posible en un espacio, todo ese espacio debe ser un espacio de existencias que se atraigan entre sí y así poder constituir y transformarse la existencia como existencia compuesta.


Las estrellas
Las estrellas


Nacimientos de estrellas

Hay estrellas de muy diferentes tipos, y aproximadamente sólo una de cada diez contienen planetas.
Pero todos esos procesos evolutivos que permiten que nazca una estrella, se llevan incubando en la materia oscura y en la energía oscura mucho antes de que nazca una estrella.

Ya que el universo posee unas tendencias, que además de que no se pueden evitar no existe nada que las pueda impedir. Y gracias a eso esas tendencias se han transformado en unas tendencias que permiten que el universo sea como es. Tendencias que induce a que ese orden universal sea así y que por eso ese orden es permanente y muy poderoso.
Gracias a las estrellas, se han originado los espacios interestelares, las galaxias y los espacios intergalácticos.
Todo el universo conocido es un orden porque todo se mueve y se transforma al mismo ritmo en el mismo instante, ya que todo está adaptado al mismo dinamismo del movimiento expansivo, aunque la expansión no posea movimiento ni tiempo, por eso fue una expansión instantánea sin fin.

Si no existiese orden, el universo dejaría de existir automáticamente. Ya que todo se ha formado para que exista el orden universal desde el mismo origen universal.

La materia oscura y la energía oscura
La materia oscura y la energía oscura

Las existencias dinámicas más pequeñas posibles son existencias repulsivas

La energía oscura repulsiva es la gran productora de existencias repulsivas que son transformadas en existencias atractivas a través de sus inducciones repulsivas expansivas.

Esa atracción entre existencias forman la existencia compuesta y la gravedad.
Al nacer todas las existencias en los espacios energéticos oscuros, como existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles adquirieron sus correspondientes dinamismos repulsivos como existencias que rotan sin fin sobre sí mismas.
Sólo se diferencian unas existencias de otras en que cada una ocupa su propio espacio dinámico, porque ese espacio lo han creado ellas mismas.
Como son existencias dinámicas que no se mueven como movimiento no se pueden detectar.
Una vez que ya han nacido como existencia, ya no pueden dejar de existir porque dejar de existir sería volver a ser la nada, y eso no puede ser porque la nada no existe. Por eso mismo, todas las existencias  dinámicas más pequeñas posibles existirán eternamente rotando sobre sí mismas.
Todas las existencias dinámicas más pequeñas posibles son duplicaciones, las cuales nacen sin cesar por la fuerte presión inducida por la nada que rodea a todo lo existente.

 

El tiempo está en todo
El tiempo está en todo

Transformación de la existencia

Hay que tener en cuenta que cada transformación de una existencia compuesta en otra es una transformación dinámica permanente que no posee un presente real. Lo cual induce a que ninguna existencia compuesta se pueda mantener como existencia compuesta exactamente igual ni el más mínimo instante. 

Eso se transmite a todo lo que existe en el universo ordenado, permitiendo que todo se transforme o envejezca del pasado al futuro sin poder poseer un presente permanente que se pueda mantener como presente el más mínimo instante.

Así funciona nuestro universo, mediante la transformación ordenada de la existencia en todo tipo de existencia como existencia compuesta.
Ese es el orden universal, la transformación compuesta ordenada de más de lo mismo.

  Velocidad de la existencia
Velocidad de la existencia

Velocidad

No puede existir nada sin su correspondiente tiempo y dinamismo enlazados al orden universal.
A cuanto mayor velocidad transformativa se transforme algo, éste algo más envejecerá, o más se transformará.
No hay que confundir la velocidad transformativa de la existencia con la velocidad con la que actúa una existencia.
La velocidad transformativa de la existencia es la velocidad en la que se transforma una existencia compuesta, o sea el envejecimiento.
La velocidad con la que actúa una existencia, por ejemplo una persona al correr o un vehículo en marcha.  Es una velocidad producida por la propia existencia compuesta.
A cuanto a mayor velocidad viaje una nave espacial por el espacio, eso permitirá  que la nave espacial se adapte menos tiempo a un mismo  ritmo o tiempo, adaptándose más al suyo propio. Con lo cual el tiempo de la nave se retendrá a un ritmo o tiempo propio más lento.
Todo en el universo ordenado se mueve como existencia compuesta porque ésta también se mueve y se transforma conforme se mueve la expansión universal. Lean ¿qué es el movimiento?


Existencia compuesta

Como no existe ninguna existencia individual que sea la misma ya que todas son copias, la existencia compuesta también adquirirá su identidad propia o yo porque también adquiere un espacio propio.
De esta forma todo lo que existe en el universo ordenado está hecho de existencias compuestas con sus correspondientes yos.
Esas transformaciones permanentes de las existencias compuestas no las permiten permanecer como existencias compuestas ni el más mínimo tiempo en un mismo presente. De ese querer ser  y no llegar a ser de la existencia compuesta nace el presente que conocemos.
Aunque  la existencia compuesta nunca cese de transformarse en otro tipo de existencia compuesta,  ésta siempre poseerá su yo como existencia compuesta. La cual nunca llegará a permanecer como existencia ya que siempre se transformará.
Como prueba está la vida, por mucho que queramos mantenernos en el presente siempre nos transformaremos o envejecemos en otro presente.
El propio universo, el humo, un vehículo, la vida, o sea todo lo que existe posee su identidad propia, o yo, posee su propio presente transformativo.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
http://evolucioninteligentesinfin.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario