Los agujeros negros que son



Los agujeros negros no son tan negros
Los agujeros negros no son tan negros. Pixabay



Los agujeros negros que son



  • El universo surgió como agujero negro
  • La primera existencia
  • Surgió un agujero negro
  • Todo posee un origen


El universo surgió como agujero negro


El universo surgió como la existencia dinámica más pequeña posible y eso sólo pudo producirse surgiendo de la nada.

Pero el universo no pudo surgir como verdadera pequeñez ya que cuando surgió no existían las existencias, por tanto no existían las dimensiones, por consiguiente no podían existir los tamaños. Por lo cual no podían existir ni las grandezas ni las pequeñeces.

Puesto que las grandezas y las pequeñeces sólo pueden producirse con la unión de las existencias formando así las existencias compuestas. En el origen universal tanto las grandezas como las pequeñeces no tenían límites, eran infinitas porque no existían. Y continúan siendo infinitas como expansión que se expande sin fin.

En ese surgimiento universal tampoco podía existir el movimiento entre existencias que se atraen entre sí. Ya que el movimiento entre existencias que se atraen entre sí sólo puede producirse cuando se transmite el dinamismo entre sí entre existencias que se atraen entre sí.

En ese surgimiento expansivo sólo existía existencia repulsiva la cual no podía transmitir el movimiento porque sus repulsiones mutuas impedían que se formase la existencia como existencia compuesta.

Tampoco en ese origen podía existir el tiempo porque el tiempo para poder existir necesitaba que existiese un movimiento ordenado entre existencias que se atrajesen entre sí. Y que gracias a eso le permitiese al propio tiempo poder transcurrir como tiempo, y eso sólo se puede producir mediante las atracciones de las existencias.



La primera existencia 



Cuando surgió de la nada esa primera existencia dinámica más pequeña posible se encontró en la nada y rodeada por la nada sin tamaño real, sin poder transmitir movimientos y sin poseer el tiempo.

Existencia que no podía  moverse externamente ya que fuera estaba la nada la cual no se podía ocupar porque la nada no existe, y eso obligaba a esa primera existencia dinámica más pequeña posible a existir en su propio espacio rotando sobre sí misma.

Pero una vez que surgió esa existencia como existencia, la cual surgiría de una forma infinitamente extraordinaria, ya no podía dejar de existir porque dejar de existir sería volver a ser la nada y eso no era posible puesto que la nada no existe.

Esa permanente presión que sufría esa existencia al necesitar moverse exteriormente y no poder hacerlo porque eso sería ocupar la nada, la obligaba a expandirse internamente en su propio espacio dinámico.

Y eso sólo lo podía realizar mediante la multiplicación constante de sí misma, ya que al ser la existencia dinámica más pequeña posible no podía crecer como existencia porque entonces dejaría de ser la existencia dinámica más pequeña posible, dejando así de existir; ni tampoco podía empequeñecer porque ya era la existencia más pequeña posible, sólo podía multiplicarse originando sin cesar nuevas existencias semejantes entre sí. Ya que de otra manera se puede surgir de la nada si no es como existencia dinámica más pequeña posible.

Repito, esa primera existencia tan sólo podía multiplicarse induciendo al surgimiento  en su propio espacio dinámico de nuevas existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí.

De esa forma se formó una gran explosión interna instantánea dentro de ese pequeño espacio dinámico. Se formó un enorme agujero negro de existencias y energías repulsivas que se expandirían y crecerían interiormente sin fin.

Como entonces no existía ni lo grande ni lo pequeño, ese agujero negro podía crecer sin fin interiormente dentro de ese pequeño espacio dinámico, y además también crecería y se expandiría instantáneamente porque tampoco existía el tiempo. De esa manera se originó el universo.

Ese espacio cada vez más grande que formaban esas existencias era un espacio repulsivo, ya que esas existencias no se podían atraer entre sí porque sino dejarían de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles, entonces dejarían de existir. Pero tampoco podían dejar de agruparse de manera repulsiva en ese mismo pequeño espacio repulsivo, ya que la nada que rodeaba a ese espacio obligaba a ello.



Surgió un agujero negro


De esa manera se originó alrededor de esas existencias un espacio cada vez más repulsivo, hasta que llegó al límite repulsivo, provocando así ese Big Bang interno en forma de agujero negro que se expandiría y crecería sin fin interiormente.

Ese agujero negro llegó a crecer enormemente hacia lo pequeño en menos de un instante, ya que podía crecer sin fin de manera instantánea hacia el infinito puesto que en esas energías repulsivas que saturaban de repulsión al agujero negro no podía existir lo grande ni lo pequeño, ni incluso el tiempo.

De esa forma el agujero negro expansivo creció sin fin porque su crecimiento fue un crecimiento hacia el infinito que es la nada.

Ese agujero negro se expandió y creció sin fin hacia dentro, hacia el infinito, hacia lo grande dentro de lo más pequeño posible ya que los tamaños no existían en esa expansión repulsiva sin fin.

Y a medida que se expandía y crecía sin fin producía un espacio universal gravitatorio de existencias atractivas, que es la existencia ordinaria galáctica donde vivimos.

En el agujero negro no existe ni lo grande ni lo pequeño, las dimensiones sólo existen en las existencias ordinarias donde vivimos, debido a que aquí la existencia se atrae entre sí y pueden formar todo tipo de existencias compuestas.



Todo posee un origen


Todo debe surgir de alguna forma y de algún sitio. Por consiguiente, el universo también tuvo que poseer su origen, y ese origen tuvo que surgir de alguna forma y de algún sitio.

Lógicamente, el origen del universo tuvo que surgir de la forma dinámica más pequeña posible ya que todo es dinamismo.

Y tuvo que surgir de una forma tan infinitamente pequeña que no tuvo más remedio que surgir de la nada, ya que el límite de lo más pequeño posible lo impone la nada. Pero esa pequeñez realmente no era la pequeñez dinámica más pequeña posible, ya que tanto lo pequeño como lo grande eran infinitos porque no existían, esa era una pequeñez impuesta por la nada.

Teniendo en cuenta que el universo es totalmente dinámico, y no lo digo yo sólo, lo han dicho muchos ilustres científicos. Entonces, en un universo dinámico las existencias no pueden ser existencias reales. Las dimensiones no pueden ser dimensiones reales; lo grande y lo pequeño no pueden ser reales. Todo son existencias hechas de la nada en movimiento.

Es decir, la existencia se transforma en lo que parece existencia real gracias a que ésta está siempre en permanente movimiento; y como todo el universo está saturado de dinamismo, la existencia del universo parece real; pero sin embargo no lo es, es únicamente existencia dinámica.

El agujero negro universal al expandirse y crecer hacia lo pequeño donde no existe ni lo pequeño ni lo grande, puede expandirse y crecer sin fin creciendo sin fin siempre hacia lo pequeño, ya que en ese agujero negro tanto lo grande como lo pequeño son dimensiones infinitas porque no existen en ese agujero negro.

Todos los agujeros negros, especialmente los agujeros negros de los centros de las galaxias son parecidos al agujero negro del universo: Primero se originan, y después chupan hacia su interior todo el dinamismo cercano.

La diferencia está que en el recorrido sin fin del agujero negro universal va naciendo un espacio universal de gravedad que es el espacio galáctico donde vivimos.



Autor: Salvador Sánchez Melgar 
Registrado en Safecreative




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Advertencia cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más