La ciencia no lo puede descubrir todo

Existen muchos misterios sin resolver que nunca la ciencia podrá descubrir, temas como por ejemplo qué es la nada y quién es Dios. Solamente a través del pensamiento se podrán descubrir esos misterios ocultos.

sábado, 9 de marzo de 2019

Einstein y espacio-tiempo




Einstein y el espacio-tiempo



¿Se equivocó Einstein al afirmar que el espacio-tiempo podía deformarse?: No se equivocó


El espacio donde existimos es el espacio energético llamado gravedad donde todas las existencias se atraen entre sí. El tiempo no es ese espacio, el tiempo es la sincronía dinámica que posee el espacio universal donde vivimos. Sin embargo como todo es dinamismo y el tiempo existe como sincronía dinámica, se puede decir que el espacio y el tiempo es lo mismo pero no son lo mismo.

Es decir, si todo está en movimiento como está demostrado, la existencia es movimiento, el espacio es movimiento y el tiempo también es movimiento. O sea que todo está hecho de tendencias en movimiento, o que es lo mismo: que todo es tendencia dinámica.

Lo que ocurre es que en otras partes universales donde la existencia, o llamase espacio, no está perfectamente sincronizada no puede existir el tiempo. Y en este espacio galáctico donde vivimos la existencia está perfectamente sincronizada gracias a que existe un gran orden gravitatorio en donde la existencia se atrae entre sí con perfecto orden sincronizado.

Por tanto, el tiempo existe gracias a esa gran sincronización de la existencia, o llamase espacio.

El espacio es una cosa y el tiempo es otra diferente. El tiempo no puede existir sin el espacio pero el espacio sí que puede existir sin el tiempo. Con lo cual cuando en algún lugar del espacio galáctico donde vivimos se deforma ese espacio se deforma también el tiempo en ese lugar porque la existencia de ese espacio está perfectamente sincronizada, pero eso no quiere decir que el espacio sea el tiempo.

El espacio donde existimos es un espacio gravitatorio ordenado compuesto por existencias que se atraen entre sí de forma muy ordenada. Y que también está inducido a moverse conforme se mueve el gran orden expansivo universal (la expansión se expande con absoluto orden porque es una expansión instantánea).




Ejemplos


Al viajar una nave espacial, por ejemplo a la velocidad de la luz, la nave deformará el espacio gravitatorio por donde viaja. Con lo cual también deformará el orden dinámico de las existencias por donde viaje, deformándose en esas existencias las existencias que se atraen entre sí provocando así un desorden en esas existencias, las cuales al estar desordenadas evolucionarán más lentas. En ese desorden se relantiza la sincronización dinámica de la existencia, con lo cual se relantiza el espacio-tiempo de esas existencias que ocupen ese lugar deformado.

Es decir que esas existencias al estar desordenadas tratarán de ordenarse porque están inducidas a ordenarse por el propio orden gravitatorio de todo el espacio gravitatorio.

Pero en esos pequeños lapsus de tiempo de cada instante del viaje en el que intentará ordenarse la existencia por donde viaje la nave, esa existencia desordenada se retrasará como orden, como evolución y por supuesto como tiempo.

Y debido a ese desorden, en esos lapsus de tiempo, esas existencias adquieren más gravedad, pierden sincronía dinámica y pierden orden dinámico con lo cual adquirirán más masa porque esa masa está desordenada momentáneamente tratando de adquirir constantemente el orden normal inducido por el orden normal.

El espacio del universo donde vivimos constituido por todo el espacio galáctico universal lo forma la atracción de la existencia llamada gravedad.

El movimiento con su correspondiente tiempo no es un espacio, estos sólo forman parte de ese espacio llamado gravedad.




Expansión esférica


La expansión se expandió, desde un punto donde surgió, hacia todas las partes posibles y eso es una expansión esférica, puesto que todas las partes expansivas situadas alrededor de un punto es una forma esférica de expandirse.

Aunque todo tenga tendencia a la esférico inducido por la expansión universal, no todo posee inducciones esféricas.

Por ejemplo: Toda atracción o repulsión electromagnética se atrae o repele en forma recta, con lo cual la gravedad como es una atracción de existencias también magnéticas atraerá a sus existencias de forma recta, como si la gravedad estuviese compuesta de capas planas magnéticas.




La expansión repulsiva


Existen dos universos en uno: el universo expansivo compuesto totalmente de energías repulsivas y el universo gravitatorio compuesto totalmente de existencias que se atraen entre sí. Éste universo también se expande porque está unido al universo expansivo.

La gravedad universal es la formada por el universo de existencias compuestas,  que es la totalidad del espacio galáctico universal donde vivimos.

Es la propia energía repulsiva de la  expansión la que origina sin cesar ese espacio universal de energías atractivas llamado gravedad.

Ese espacio compuesto de energías que se atraen entre sí lo forman la gravedad, la existencia compuesta, el movimiento de las existencias que se atraen entre sí y su correspondiente tiempo.

Todo lo que se mueve en el espacio gravitatorio, incluido la luz, está sujeto a ese orden gravitatorio llamado gravedad.

Por el contrario, en ese universo expansivo repulsivo no puede existir la gravedad porque absolutamente todo en ese espacio es energía repulsiva.

Tampoco ahí puede existir ni el orden gravitatorio, ni el movimiento de las existencias compuestas, ni la velocidad ni el tiempo producido por las existencias compuestas. Ya que en un espacio de energía repulsiva la existencia no se puede componer ya que no se puede atraer entre sí.

La expansión es un orden repulsivo expansivo unidimensional ya que se mueve en una sola dirección.

Por tanto en ese espacio repulsivo no puede existir la luz, porque la luz posee movimiento y velocidad.



Ejemplos con la velocidad



Sí la velocidad impulsada a cualquier existencia es lo suficientemente veloz, ésta existencia escapará de la influencia de la gravedad donde se ejerciese esa velocidad.

Eso significa que la velocidad en la gravedad no puede ser infinita, pero como el universo se expansiona y crece sin fin, la velocidad en la gravedad tendría que tender a crecer y así poder poseer una velocidad infinita.

Sin embargo, la velocidad en la gravedad nunca podrá ser infinita porque el espacio gravitatorio donde existimos, conforme crece se va dividiendo en espacios repetitivos. De ésta forma la luz se adapta al dinamismo de cada espacio con la misma velocidad.

La gravedad universal se ha adaptado a un  orden y a que todo lo que exista en la gravedad se adapte a ese orden, por ejemplo no podrán nacer estrellas, ni agujeros negros más grandes que los permitidos por el propio orden gravitatorio.

Por eso las estrellas y los agujeros negros más grandes que existan tendrán unos tamaños y unas fuerzas de atracción limitadas por la propia gravedad al no permitir ésta que sean más grandes sus tamaños ni sus fuerzas.

Los agujeros negros poseen fuerzas de atracción con velocidades de atracción muy superiores a las fuerzas y velocidades de escape de la luz. Pero llegar a velocidades infinitas no se podrá conseguir nunca, ya que la expansión tiende a una velocidad sin fin, o sea hacia lo infinito, que nunca llegará porque el infinito es un sin fin permanente.

Ninguna velocidad que exista en la gravedad universal podría escapar de la propia influencia de la gravedad universal, puesto que todas las existencias que existan en la gravedad universal, incluida la velocidad, son productos de la propia gravedad (o sea que todo lo que existe en la gravedad son compuestos de existencias que se atraen entre sí producidos por la propia gravedad).

La velocidad es la fuerza de movimiento ejercida a un grupo unido de existencias. La velocidad sólo se puede ejercer en algo si existen los medios para ejercerla, es decir en la gravedad universal ya existen los medios para ejercer ciertas velocidades, por tanto nunca se podrá ejercer una velocidad superior a la que permitan los medios impuestos por la propia gravedad universal.

Con lo cual, la existencia que exista en la gravedad no podrá superar nunca la fuerza y velocidad impuesta por la gravedad universal, aunque sí que se podrá superar la fuerza de gravedad de un determinado lugar.



Existen velocidades superiores a la luz


El hecho de que los agujeros negros puedan atrapar a la luz, demuestra que en la gravedad universal existen velocidades superiores a la luz.

El hecho de que la luz no pueda escapar a los agujeros negros demuestra que la velocidad de la luz es inferior a la velocidad de atracción del agujero negro que impide el escape de la luz.

Por tanto, la velocidad de atracción de los agujeros negros es superior a la velocidad de la luz. Supongo que cuanto más grandes o potentes sean los agujeros negros mayores serán sus velocidades de atracción.

Una nave espacial no podría viajar a velocidades grandes como la de la luz porque la materia como materia no podría viajar a esa velocidad. La materia para poder viajar a esas velocidades tendría que transformarse en energía.



Parte universal donde vivimos


Es un espacio gravitatorio universal  originado por las inducciones energéticas producidas por el universo repulsivo expansivo.

Todo comenzó con un Big Bang instantáneo que surgió en un punto de la nada permitiendo así el surgimiento de la primera existencia dinámica más pequeña posible.

Y una vez que surgió esa existencia como existencia dinámica más pequeña posible ya no podía dejar de existir. No podía dividirse, ni transformarse, ni siquiera adquirir ni transmitir dinamismos por tanto eso la obligaba a ser una eterna existencia repulsiva.

De esa manera, en la nada y rodeada por la nada, esa existencia sólo podía ser existencia repulsiva, que sólo podía existir como dinamismo y rotando sobre sí misma.

Esa permanente repulsión obligaba a esa primera existencia a presionar constantemente contra la nada, permitiendo con ello el nacimiento de nuevas existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí, ya que sólo se podía surgir de la nada de la forma dinámica más pequeña posible.

De esa manera, como no existía el tiempo, surgió una multiplicación instantánea sin fin de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles.

Espacio repulsivo que todavía continúa expandiéndose sin fin porque en esa expansión no existe el tiempo.

Pero como todo posee su contra, a medida que se expandía esa energía repulsiva, ésta producía a su lado un cada vez mayor espacio de energía atractiva.

De esa manera, pegado a la expansión universal surgió un gran espacio universal de energías atractivas a las que conjuntamente se les llama gravedad.

De esa forma se originó un potente orden llamado gravedad compuesto de existencias que se atraían entre sí, pudiéndose así formar las existencias compuestas, las estrellas, las galaxias, el movimiento y el tiempo.



Curvatura del espacio


El espacio-tiempo no puede deformar o curvar a la gravedad, porque el tiempo no es espacio; el tiempo es la medida producida por el movimiento, el cual está causado por los movimientos de las transformaciones ordenadas de las existencias, gracias a que las existencias se atraen uniformemente entre sí.

O sea que es al revés, es la propia gravedad la que se puede deformar o curvar y no el mal llamado espacio-tiempo.

Al deformarse un espacio electromagnético por la fuerza de una gran velocidad, ese punto espacial sólo se podría deformar curvándose. Ya que como se podría traspasar o hundir algo con atracción magnética en un punto cualquiera si no es curvándose alrededor de ese punto.

Así es la gravedad universal, una formación ordenada de capas magnéticas rectilíneas que están en todo y lo son todo y que al traspasarlas en un punto cualquiera se curvaría el espacio alrededor de ese punto.




El verdadero espacio es la propia gravedad y no el mal llamado espacio tiempo


La gravedad tiene que estar en todo y actuar en todo el universo gravitatorio por un igual, teniendo en cuenta que a mayor cantidad de existencias y a mayor concentración mayor gravedad existirá, dependiendo también de las influencias externas de otros astros.

La gravedad es un enorme compuesto de existencias que se atraen entre sí y que se pueden componer y descomponer como existencias compuestas, las cuales se transforman constantemente en todo tipo de existencias compuestas.

Y gracias a ello, y a que existe un adecuado orden atractivo en las existencias puede existir el movimiento entre existencias.

Y gracias a que existe ese movimiento ordenado en toda la gravedad, puede existir el tiempo en toda la gravedad.

Realmente sin la atracción generalizada y ordenada de la existencia no podría existir la gravedad ni el espacio y a su vez no podría existir  el movimiento ni el tiempo.

Por tanto la gravedad, el orden, el movimiento y el tiempo son la misma cosa puesto que no podrían existir por separado.




La gravedad es el orden universal


La gravedad es muy poderosa, estable y uniforme gracias a que ha permanecido existiendo siempre así desde que surgió.

Y ese orden universal gravitatorio ha permitido que exista un poderoso y permanente orden universal con una gran tendencia al orden, lo cual ha inducido a que exista una evolución inteligente sin fin porque orden es inteligencia aunque no sea la misma inteligencia humana.

Ese permanente orden gravitatorio universal ha permitido que surja una permanente y potente tendencia energética, una evolución inteligente sin fin.

Con ese orden gravitatorio tan poderoso, sólo era cuestión de tiempo que surgiese una jerarquía evolutiva energética que poseyera esa tendencia a evolucionar de manera inteligente sin fin.

Evolución que estaría obligada evolucionar hacia la mejor evolución posible.

Esa evolución energética inteligente sin fin no tardaría mucho tiempo en encontrar un medio para poder continuar evolucionando.

Mediante esa evolución inteligente sin fin se llegó a evolucionar como vida, ya que evolucionar como vida era poder continuar evolucionando sin fin como orden, o inteligencia.

Y qué otra manera de evolucionar mejor y con mayor orden que evolucionar como vida para poder evolucionar como inteligencia.

En ese proceso evolutivo hacia la vida surgieron unas jerarquías energéticas inteligentes cada vez más evolutivas que evolutivamente originaron la evolución viviente.

Mediante enlaces psíquicos que enlazaban a las vidas con esa jerarquía energética inteligente, evolutivamente se constituyó una jerarquía de almas.

De esta manera a medida que evolucionaba la vida evolucionaban también las almas.




Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative




  







No hay comentarios:

Publicar un comentario