lunes, 4 de marzo de 2019

¿Cómo se originó el Universo?





El origen del universo



El origen del Cosmos


Todo el universo se mueve de manera expansiva gracias a que la parte universal compuesta por la energía repulsiva oscura, de aproximadamente el 85% del universo, es la que se expande.

Expansión que induce a que todo el universo se mueva en la misma dirección expansiva.


El origen del universo se produjo al surgir de la nada la primera existencia dinámica repulsiva más pequeña posible. Y gracias a ello se produjo de manera instantánea una multiplicación sin fin de dicha existencia, provocando una  expansión instantánea sin fin con sus consecuentes multiplicaciones instantáneas de calor, de energía y de existencias.


Existencias que se expandieron y se expanden sin fin hacia todas las partes posibles, como si fuese un globo que se hincha sin fin desde un punto central del globo. Y se expande sin fin de manera instantánea porque en esa expansión no existía el tiempo.


Todo comenzó con el surgimiento de la primera existencia como existencia dinámica repulsiva más pequeña posible. Que surgió de la nada de una forma infinitamente extraordinaria y quedó atrapada en la nada que la rodeaba por todas partes.


Como la nada no se podía ocupar porque la nada no existe, esa primera existencia dinámica más pequeña posible sólo podía rotar sobre sí misma y crecer interiormente como espacio dinámico; ya que no podía crecer exteriormente porque no se podía ocupar la nada puesto que ésta no existe.


Y no se podía surgir de la nada de otra forma, ya que se surgió como dinamismo.


El estar eternamente existiendo así inducía a esa primera existencia a multiplicarse de la única forma que podía multiplicarse en la nada: mediante constantes nacimientos de existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí.


Ser existencia dinámica más pequeña posible es ser repulsiva, ser indivisible, ser independiente, ser no transformable, ser absoluta y no poder adquirir ni transmitir dinamismos.


Por tanto, ser una existencia así es carecer de una atracción que le permitiese unirse con otras existencias y así poder formar  existencias compuestas con sus correspondientes órdenes y movimientos que les permitiesen poseer  el tiempo.


Con lo cual todas esas existencias repulsivas que surgían de la nada no podían atraerse entre sí, y a medida que surgían se unían como espacio dinámico repulsivo ya que fuera estaba la nada la cual no se podía ocupar.


Espacio repulsivo que crecería sin fin en sí mismo, aumentando cada vez más su espacio energético expansivo calorífico.


No existe energía más potente que la que pueda impedir transformar la existencia en la nada o la que pueda transformar la existencia en la propia nada.  Ya que la energía es existencia y sin que exista la existencia no podría existir la energía.


Se preguntarán: ¿sí la nada no existe el porqué surgió la existencia de la nada?: La nada ha existido siempre como nada, con lo cual la nada tuvo tiempo de originar a la existencia, aunque ese tiempo sea imaginario.


La nada, tarde o temprano, originaría de una manera infinitamente extraordinaria el origen dinámico de la existencia, ya que no encuentro una explicación mejor para ese origen.


También podría ser que esa primera existencia que surgió de la nada no surgiese de la nada, sino que estuvo ahí siempre porque haya existido siempre, pero en éste caso se abriría otra incógnita.

 

 

Nacimiento de la gravedad universal



El espacio universal que producía la expansión universal era totalmente energía repulsiva originada por la propia expansión.


El espacio expansivo donde nos encontramos se enfriará más a medida que crece el globo expansivo, ya que las partes expansivas más externas del globo expansivo son las que encabezan la expansión con lo cual generan más energía y calor.


De nuestro espacio universal galáctico, surgieron enormes energías que tendían a acumularse  transformando las energías repulsivas de sus existencias  en energías atractivas, originando así las estrellas, el espacio galáctico y la atracción universal, o llamase gravedad.


Gracias a ello, se produjo un espacio universal de energía atractiva que pudo constituirse  en un potente y permanente orden universal en el que la existencia se atraía entre sí, pudiéndose así formar la existencia compuesta, las dimensiones, el movimiento entre existencias que se atraen entre sí y sus correspondientes movimientos sincronizados llamados tiempos.


Todo eso permitía que lo que existía en ese espacio poseyera una atracción muy ordenada y potente. Atracción llamada gravedad que a su vez inducía a que la existencia se pudiese componer y descomponer con un movimiento ordenado y generalizado, y que gracias a ello pudiese existir el tiempo.

Las atracción de la existencia entre sí era necesaria para que existiese la gravedad.


Una gravedad ordenada inducía a que existiese la existencia compuesta posibilitando así un adecuado orden universal, que a su vez posibilitaba que existiese el movimiento sincronizado y el tiempo.


 

 

Leyes de la existencia



Sólo se admite la división, la suma y la multiplicación de las existencias mediante uniones de existencias.

Las divisiones  y las multiplicaciones de las existencias individuales como existencias dinámicas más pequeñas posibles no son posibles en el caso de que se tratasen de dividir, sumar o multiplicar en existencias aún más pequeñas, ya que estamos hablando de las existencias más pequeñas posibles.


Éstas existencias sólo se podrían dividir, sumar o multiplicar generando copias de sí mismas.


Es decir, dividirlas sería posible si esa división permitiese que de la misma existencia surgiesen sin fin más existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí. Y sumarlas y multiplicarlas sería posible si de esas existencias se generarasen copias de la misma existencia. Pero esas divisiones, sumas o multiplicaciones de dichas existencias no serían reales pues siempre quedarían intactas como las existencias dinámicas más pequeñas posibles.

Como no existe el tiempo en la expansión universal, la multiplicación de dichas existencias repulsivas dinámicas más pequeñas posibles se reproducen de manera instantánea, produciéndose así una expansión sin fin cada vez más grande y expansiva.


Existencias repulsivas que no podrían adquirir ni transmitir movimientos ya que los movimientos sólo se pueden realizar  en las existencias que posean el poder de atraerse entre sí. Y así poder transmitirse el movimiento entre ellas para poder  constituirse las existencias como existencias compuestas, aunque sus composiciones sean momentáneas.

 

Sólo así, pudo existir una gravedad constante y uniforme, un potente orden universal y un movimiento con sus correspondientes tiempos.


 

La expansión universal surgió de la nada



Esa primera existencia.dinámica repulsiva más pequeña posible que surgió como dinamismo de la nada generaría a su alrededor un espacio energético repulsivo, que obligaría a que en ese mismo espacio se originasen más existencias semejantes entre sí.

Que tendrían que ser existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles semejantes entre sí, ya que no se puede surgir de la nada de otra manera.


Con lo cual, tardase lo que tardase en multiplicarse ese espacio repulsivo y expansivo en cada vez más existencias dinámicas repulsivas semejantes entre sí, como en esa expansión no existía el tiempo; esa expansión universal se hizo muy grande y expansiva de manera instantánea.


Y crecerá sin fin porque crece interiormente en un pequeño espacio dinámico empujada por la propia nada y la nada es infinita en inexistencia tanto en lo grande como en lo pequeño. Ya que ni lo grande ni lo pequeño existen en la nada.


De manera instantánea la expansión universal se expandió y creció hasta ser un enorme universo dentro de ese pequeño espacio dinámico universal producido por la primera existencia y las sucesivas existencias semejantes entre sí que se reproducían sin cesar.


Como la expansión es una multiplicación constante de existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles, entre ellas se generó un espacio energético repulsivo, permitiendo con ello un enorme espacio energético expansivo universal totalmente repulsivo.


La expansión universal no sólo crece y se expande cada vez más sino que al mismo par crece su energía repulsiva expansiva y su correspondiente calor expansivo.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative






No hay comentarios:

Publicar un comentario