El espacio-tiempo qué es




 
Una mano en un cielo iluminado. Qué es el espacio-tiempo
Imagen de una mano en el cielo. El espacio-tiempo qué es. Pixabay

El espacio-tiempo qué es


El gran orden matemático universal



Me he dado cuenta de que el espacio-tiempo es un espacio tan casi perfectamente matemático que sólo pudo ser así porque forma parte del gran orden matemático expansivo repulsivo universal.

Y el universo es un gran orden matemático porque es un gran orden expansivo repulsivo que tuvo que surgir de un perfecto gran orden matemático como es la nada.



Origen de los espacios-tiempo


Aunque el espacio-tiempo sea un gran orden matemático expansivo repulsivo no es un espacio-tiempo.

Los espacios-tiempos no son espacios-tiempo son espacios repulsivos expansivos repulsivos expansivos del propio universo, en los cuales han nacido una estrella y la energía atractiva estelar se ha instalado como tiempo en esos espacios. Abarcando dichas energías atractivas estelares grandes espacios estelares.

Energías atractivas que al coexistir con la gran estabilidad de las energías repulsivas expansivas se unen entre sí con gran orden formando así existencias compuestas que se transforman con gran orden. Existencias compuestas que adquieren la propiedad de transformarse con gran orden gracias a que están inducidas por la gran estabilidad repulsiva de la expansión y por estar también inducidas a moverse en la dirección expansiva repulsiva de la expansión universal.  A esas transformaciones ordenadas se les llama tiempo.



Surgimiento de la primera existencia



De la perfección absoluta de la nada surgió la

primera existencia repulsiva expansiva, que originó el universo expansivo repulsivo.

Esa primera existencia que surgió de la nada sólo podía existir moviéndose de forma rotatoria porque surgió como movimiento donde no existía nada. Con lo cual, al estar rodeada por la nada, no podía moverse hacia ningún otro sitio externo, por tanto sólo podía moverse en sí misma de forma rotatoria.

Además tuvo que surgir como la existencia dinámica más pequeña posible, por decir un tamaño, ya que en ese origen no existían los tamaños. 

Existencia que únicamente podía ser la nada en movimiento. Ya que en ese origen no podía existir ni el tiempo, ni las dimensiones, ni lo grande ni lo pequeño, ni nada que no fuese la nada en movimiento. O sea que esa primera existencia únicamente existía como puro movimiento rotatorio.


Origen de la gran expansión


Esa existencia dinámica más pequeña posible no podía frenar su movimiento rotatorio porque ahí no existía el tiempo que le pudiese poner un fin a su existencia.  Por consiguiente, el movimiento rotatorio de esa existencia era eterno. Su dinamismo inducido por la nada era casi perfecto y por eso poseía una casi perfecta sincronía dinámica rotatoria ya que en la existencia no podía existir  la perfección absoluta.

En dicha existencia, tampoco podía existir la imperfección absoluta; ya que en ella no existía el tiempo que la pudiese transformar en otras existencias más o menos perfectas. Por tanto, esa primera existencia que originó el universo no poseía nada que se pudiese componerse como existencia real. 

Como la perfección absoluta sólo la poseía la nada, y como ésta rodeaba a esa existencia por todas partes, eso le inducia a dicha existencia la necesidad de ser perfecta sin poder serlo nunca, ya que para ser perfecta tendría que dejar de existir y ser como la nada.

Todo eso obligaba a que esa existencia sólo pudiese ocupar su propio espacio dinámico rotatorio con perfección casi absoluta.

Sin embargo, esa existencia no podía permanecer siempre como única existencia ya que entonces dejaría de existir. Puesto que si fuese eternamente una única existencia su inducción a ser la nada, a alcanzar la perfección de la nada la induciría a ser la nada. Su dinamismo tampoco podía acelerarse porque no existían las velocidades, ni podía aumentar su tamaño porque no existían los tamaños, con lo cual la única opción que le quedaba era la multiplicación constante y sin fin de sí misma.

Era únicamente una existencia inadaptada a la nada, y como existencia inadaptada contra la nada necesitaba continuar inadaptándose permanentemente contra la nada para así poder continuar existiendo con la eterna necesidad de ser la nada obligado por la propia nada.  De la única forma que esa existencia podía crecer y continuar inadaptándose a la nada tratando de ser la nada, era a través de la duplicación constante y sin fin de sí misma.  Y era una multiplicación instantánea, constante y sin fin porque no existía el tiempo.

Eso fue lo que originó la expansión repulsiva universal, ya que todas las existencias que surgían sin cesar en ese mismo espacio dinámico creado por la primera existencia que originó el universo, surgían como existencias repulsivas dinámicas semejantes entre sí.

Por tanto, esa multiplicación, o llamase expansión universal, fue instantánea y sin fin; y será siempre instantánea y sin fin porque al no existir el tiempo ni los tamaños esa multiplicación instantánea  no tendrá fin.

Esa es la expansión universal, la cual posee un gran orden dinámico expansivo repulsivo porque es una expansión instantánea sin fin de más de lo mismo. Un espacio donde no existe el tiempo, ni las dimensiones, ni los tamaños, ni nada de lo que pueda existir en el espacio-tiempo.



La expansión repulsiva universal es un gran orden


Y es una expansión muy homogénea y perfectamente ordenada porque es un crecimiento dinámico de más de lo mismo en donde no existe nada más que ese crecimiento en forma de multiplicación.

Es un crecimiento repulsivo porque sus existencias, al ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles, no pueden unirse totalmente entre sí, ya que no podrían existir con mayor tamaño del que tienen en donde no existen los tamaños. Además, si dejasen de ser las existencias dinámicas más pequeñas posibles dejarían de existir.

Por eso, nada puede crecer como individualidad, todo crece mediante sumas o multiplicaciones de existencias. Por eso todo posee su yo, o llamase identidad propia. Por eso, todo ocupa su lugar propio que no puede ser ocupado por otra existencia, ya sea como individualidad o como existencia compuesta. Y por eso, no existe nada que sea exactamente lo mismo, pero sí que pueden existir infinidades de copias casi perfectas de cualquier existencia. 

Sólo existen los tamaños en los espacios tiempo que es donde la existencia se puede formar como existencia compuesta y así, a través de las transformaciones, poder adquirir mayor o menor cuerpo como existencia compuesta.

La expansión universal crece sin fin, sin crecer exteriormente, crece interiormente. Por eso crece en un mismo pequeño espacio rodeado por la nada. No puede crecer exteriormente ya que la nada rodea a la expansión por todas partes.



 Se originó el espacio tiempo


Gracias a ese gran orden expansivo repulsivo universal se formaron grandes órdenes estelares que mediante sus energías atractivas formaron el tiempo en los espacios repulsivos expansivos que nacieron como estrellas, formando así los llamados espacios-tiempos. Pueden existir infinidades de tiempos en cada espacio-tiempo cruzados entre sí sin que sus existencias con sus correspondientes tiempos puedan interferirse entre sí, ya que pudieron haberse creado existencias con sus propios tiempos y sus propias sincronizaciones y velocidades dinámicas. Existencias que al ser existencias creadas con sus propios tiempos no pueden complementarse con otras existencias creadas con otros tiempos.

Al originarse los tiempos en los espacios-tiempos, estos espacios ya podrían llamarse espacios-tiempos. Ya en estos espacios podían existir las dimensiones.


La velocidad expansiva no aumenta, lo que aumenta es la distancia entre estrellas


Los espacios-tiempo no crecen como espacio, crece la totalidad de espacios-tiempos porque no cesan de nacer nuevas estrella. Por tanto el crecimiento universal no es un crecimiento expansivo, es un continuo nacimiento de estrellas, las cuales, como nacen cada vez más y nacen más que las que mueren, el universo se hace cada vez más grande. Y es precisamente ese constante cada vez mayor nacimiento de estrellas en la inmensidad universal  el que hace que el universo crezca y parezca que se expande cada vez más rápido.

Y a medida que crece el universo gracias al nacimiento de cada vez más estrellas, también se ensancha y se alarga; y por eso la expansión que rodea a todas las estrellas parece que  adquiere mayor velocidad. La velocidad expansiva universal es siempre la misma, lo que sucede es que al nacer constantemente nuevas estrellas, muchas de ellas nacen entre las estrellas utilizadas como medida, pero no se ven porque se ocultan entre otras estrellas o porque no se han detectado debido a que son nuevas estrellas y su luz no le ha dado tiempo a llegar a nuestro planeta. 




Crecimiento expansivo  


De esta forma a medida que crecen los espacios-tiempo también crece la expansión universal, ya que el espacio-tiempo puede crecer hacia lo grande porque sus existencias pueden poseer tamaños. Y gracias a éste crecimiento la misma expansión parece crecer hacia lo grande aunque no existan tamaños en ella. Y eso es así porque los dinamismos de los espacios-tiempo están inducidos a moverse unidos a la expansión y en la misma dirección expansiva.

Las estrellas surgen como acumulaciones de energías atractivas inadaptadas al espacio-tiempo. Energías atractivas que son las que producen todo tipo de existencias en los espacios-tiempo, ya que las inadaptaciones constantes de estas energías contra el espacio-tiempo permiten que estas energías se transformen evolutivamente en existencias de todo tipo.

Formando así muchos tipos de existencias materiales. Existencias que se adaptarán a una adaptación en el espacio-tiempo, después de constituirse otras existencias más evolutivas. Así se formaron multitudes de existencias materiales, las cuales se adaptaron al tiempo del espacio-tiempo al ser energías inadaptativas que se inadaptaban al tiempo. O sea que inadaptarse al tiempo es luchar contra el tiempo para así poderse transformar en otra existencia. Ya que el tiempo induce siempre a que todo trate de adaptarse al tiempo, y eso sería adaptarse con la más mínima transformación y evolución.



El tiempo en el espacio-tiempo


El espacio-tiempo no es un espacio-tiempo, es un espacio repulsivo expansivo en el que se ha instalado el tiempo. El espacio-tiempo es una gran masa de estabilidad repulsiva, de perfecta sincronía repulsiva porque forma parte de la gran sincronía repulsiva de la expansión repulsiva universal. Basta conque ahí surja una energía atractiva, por ejemplo a través del nacimiento de una estrella, para que ahí se produzca una transformación ordenada de las existencias, una transformación llamada tiempo. Esa transformación de las existencias induce a que en ese lugar se produzca una inadaptación contra el espacio-tiempo, una lucha contra el espacio repulsivo expansivo. Produciéndose en ese lugar un transcurrir del tiempo, que es una transformación, o llamase inadaptación o evolución constante contra la gran estabilidad repulsiva del universo. Y esa energía contra la gran estabilidad expansiva del universo es lo que permite que las existencias de ese lugar evolucionen y se transformen en otros tipos de existencias, o sea que envejezcan o que transcurran como tiempo. Por tanto, el tiempo no lo produce el espacio-tiempo sino que lo producen las energías estelares influyendo  con sus energías en el espacio-tiempo.   

Esas imparables energías inadaptadas al tiempo continuarían su camino inadaptativo, o llamase camino evolutivo, contra el tiempo produciendo otras existencias más evolutivas. Y así, a través de esa evolución, esas energías produjeron la vida, en el caso de que esas mismas energías pudiesen formar un planeta que dispusiese de las condiciones adecuadas para que surgiese la vida.

Todas las especies vivientes, excepto la especie humana,  perdieron progresivamente parte de esas energías inadaptativas al adaptarse o acomodarse parcialmente a la gran estabilidad repulsiva de la expansión universal. O posiblemente se adaptaron parcialmente a ser existencias adaptadas a la gran estabilidad expansiva al ser abandonadas parcialmente por parte de esas energías atractivas estelares. Ya que esas energías atractivas poseen unas tendencias inadaptativas contra la repulsión expansiva que las impide permanecer como existencias adaptadas. Por eso esas energías atractivas estelares siempre estarán más fuertes en existencias más evolutivas, o llamase existencias menos adaptativas. Por eso esas energías no cesarán de estar permanentemente en la especie humana, ya que ésta es la existencia más evolutiva y la única existencia que continúa inadaptándose al espacio repulsivo.

Todas las existencias que existen en espacio tiempo son productos evolutivos de esas energías inadaptadas al tiempo. Hay que tener en cuenta que no todas las existencias adaptadas en el espacio tiempo poseen una adaptación total ya que todo se transforma constantemente. Las existencias materiales estarán más adaptadas que las vivientes.

No importa repetirlo una vez más, esas existencias abandonadas por las energías inadaptadas al tiempo ya no podrán evolucionar más, porque evolucionar es inadaptarse al tiempo, es poseer esas energías inadaptadas al tiempo.

Solamente la especie humana posee permanentemente esas energías que luchan contra el tiempo, el resto de los seres vivientes han perdido esas energías inadaptadas al tiempo, por tanto, se quedaron en una escala evolutiva que les impedirá evolucionar más de lo que sus adaptaciones les permitan.

Para que una especie viviente no humana pudiese evolucionar como lo hace la humana, tendría que desaparecer la especie humana y esas energías inadaptativas contra el tiempo apoderarse de la especie viviente más evolutiva para que a través de ella, dichas energías pudiesen permitirle evolucionar hasta llegar a ser una especie viviente parecida a la humana.

Esas energías surgen al surgir una estrella, es como si al espacio tiempo le hubiese surgido un gran grano hecho de cúmulos de existencias contrarias a la sincronización del tiempo, o sea de existencias inadaptadas al espacio tiempo. Y surgen en todas las estrellas, y sólo podrán extinguirse cuando se extinga su respectiva estrella.

Es como si el espacio tiempo fuese un espacio sin existencias, ya que sus existencias son una especie de tendencias dinámicas atractivas perfectamente sincronizadas. Y las estrellas surgen en el espacio tiempo como si a ese estable espacio tiempo, en un punto cualquiera de su espacio, le hubiese surgido un cúmulo de energías desestabilizadora, creándose, a través de esas energías, todo tipo de existencias inadaptadas al tiempo.

La especie humana al ser tan numerosa, al estar tan repartida por todo el planeta y sobre todo al ser la existencia más evolutiva continuará evolucionando a través de esa energía. Sin embargo, dentro de la especie humana podrían existir tribus muy aisladas, las cuales corren el peligro de adaptarse al tiempo y perder esa energía que obliga constantemente a la humanidad a inadaptarse al tiempo.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
http://evolucioninteligentesinfin.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Advertencia cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más