Advertencia cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

¿Qué son los movimientos?

 


¿Qué son los movimientos?
 
Además de las dos clases de movimientos que existen: el repulsivo y el atractivo existen otros
movimientos.
Siempre que he escrito sobre los movimientos me he referido al movimiento repulsivo de la expansión
y al movimiento atractivo de los espacios galácticos que son los espacios-tiempos.
Además en nuestro espacio galáctico existen otros movimientos como son los provocados por los
seres vivos, ya sea actuando por cuenta propia o provocados por otras existencias, y los movimientos
materiales y energéticos que también sufren constantes adaptaciones.
 
Movimientos adaptativos
A todos estos últimos movimientos descritos les he puesto el nombre de movimientos adaptativos.
Ya que únicamente en los espacios-tiempos se sufren constantes adaptaciones, gracias a que en
estos espacio existe el tiempo.
Son movimientos adaptativos porque tratan de adaptarse al espacio de existencias atractivas donde
existimos, bien sea por cuenta propia o no.
Estas acciones o movimientos son producidos en una lucha contra la sincronía del tiempo.
Movimientos que alteran momentáneamente a la existencia y al propio tiempo en cada momento
en que se producen. Pero estos movimientos no pueden vencer al tiempo ya que el tiempo está
en todos los espacios galácticos y es un orden muy poderoso. 
Estos movimientos y sus constantes luchas contra el tiempo permite que a través del tiempo se
formen permanentemente nuevas adaptaciones. Aunque a estas adaptaciones también se las podría
llamar evoluciones, ya que son adaptaciones evolutivas.
 
Movimientos inadaptativos
Esos movimientos contra el tiempo en realidad son acciones y movimientos inadaptativos porque cada
existencia que actúa o se mueve contra el tiempo, ya sea por cuenta propia o inducidos por otras
existencias, tratan de inadaptarse al tiempo. Aunque después de esa lucha momentánea contra el
tiempo todo se adapta al tiempo porque es el orden del tiempo el que domina.
Por ejemplo: cuando nos movemos o actuamos, aunque lo hagamos con los movimientos más leves
posibles, o llámense acciones más cortas posibles, siempre nos moveremos o actuaremos en contra
del tiempo. Pero después de cada una de esos movimientos o acciones en cada mínimo lapsus de
tiempo, el tiempo nos obliga a adaptarnos a él. O sea que cada uno de esos mínimos movimientos o
acciones es una lucha constante contra el tiempo para luego dejarnos vencer por el propio tiempo.
Y qué ganamos con eso, pues evolucionar o adaptarnos constantemente a una nueva mínima
adaptación que apenas varía en tan mínimo corto tiempo.
Todas esas luchas constantes contra el tiempo, a la larga, después de muchas generaciones de
existencia, da su frutos. Acciones que por ejemplo han permitido que la evolución humana sea como
es.
 
¿Qué son los movimientos?
Esa lucha constante humana contra el tiempo es lo que permite que la humanidad evolucione. Los
demás seres vivientes no humanos también luchan contra el tiempo, pero el propio tiempo les impide
evolucionar como los humanos porque todo evoluciona como orden enlazado a otros unos órdenes
en lo que unos órdenes evolucionará más que otros, órdenes que significan matemáticas y la
evolución viviente, al igual que todo lo demás, depende de su propio orden y de los órdenes de lo
demás. Al final es el tiempo, con su gran poder, el que permite que evolucione cada evolución como
tiene que evolucionar. Si la evolución humana no fuese la correcta el tiempo la corregirá con el tiempo.
Y esto es así porque el tiempo es un poderoso orden que impone orden a todo lo que existe en el
espacio universal donde existe como tiempo. Y la matemática del tiempo controla todo lo evolutivo y
todo lo adaptativo para que todo evolucione y se adapte como matemáticamente debe de evolucionar
y adaptarse. Al final es el propio tiempo el que decide que evolución debe evolucionar y como debe
evolucionar.
 
El tiempo nos induce a que seamos como somos
Nunca podremos movernos más de los que nos permita el tiempo por ejemplo a la velocidad de la luz
ni tampoco a velocidades muy inferiores a la de la quietud de la materia. Estamos adaptados a
movernos a nuestra velocidad de adaptación y conforme a ello viviremos los años que nos permita
esa adaptación. Si estuviésemos adaptados a existir con la velocidad de adaptación de un árbol
milenario podríamos vivir mil años, los mismos que vive un árbol milenario.
Nuestra adaptación humana nos ha adaptado física y psíquicamente a ser como somos, y conforme
a esa adaptación viviremos normalmente los años que nos permita vivir esa adaptación.
Por eso actuamos y nos movemos a la velocidad que nos permite nuestra adaptación humana.
Todo lo que existe es una adaptación adaptada a ser lo que es, y eso es una lucha contra el tiempo.
Por mucho que trate de adaptarse alguien a una adaptación diferente, si esa adaptación no tiene
continuidad en el tiempo a través de otras adaptaciones esa adaptación habrá fracasado.
La humanidad evoluciona a través del tiempo. Gracias al tiempo todas las adaptaciones humanas han
podido evolucionar en otras adaptaciones más evolutivas. Toda evolución es una lucha contra el
tiempo en el que el tiempo es el que gana siempre y decide.
 
Distorsión del tiempo y de la masa
Si una nave espacial viajase a una gran velocidad como la de la luz, tanto la materia de la que está
hecha la nave como sus tripulantes envejecerán menos ya que el movimiento de la nave espacial
distorsiona el tiempo y la masa. Pero, también a una velocidad lenta se distorsiona el tiempo y la
masa. Por ejemplo los movimientos lentos de los árboles milenarios es una lucha lenta contra el
tiempo, ya que estos árboles viven más años que los seres vivos que nos movemos más rápidos.
Esto quiere decir, que todos los movimientos, sean muy rápidos o muy lentos, alteran al tiempo ya
que el tiempo es una sincronización del movimiento de la existencia. La cual al actuar como
movimiento sobre el tiempo distorsiona la sincronización de sus existencias, y eso significa
distorsionar sus masas y la sincronización del tiempo. Aunque al final de esas distorsiones toda
existencia no tiene más remedio que adaptarse a la sincronía del tiempo, ya que todo lo que rodea
a esas existencias es el tiempo.
 
Lucha contra el tiempo
Es decir, que ya sea una nave espacial viajando a la velocidad de la luz o cualquier ser viviente o una
montaña, o sea lo que sea, son adaptaciones que se distorsionan al tiempo, o llamase lucha contra
el tiempo. Y como adaptación que lo es todo, al final absolutamente todo no tiene más remedio que
adaptarse al tiempo. Ya que nada puede obligar a que sea el tiempo el que se adapte a sus
adaptaciones.
El tiempo no cambia, son las adaptaciones las que cambian inadaptándose al tiempo pero sin poder
dejar de adaptarse al tiempo.
 
Distorsiones dinámicas
Las distorsiones o luchas contra el tiempo nunca inducen al envejecimiento sino al rejuvenecimiento.
Se viaje a la velocidad de la luz, a la velocidad de una tortuga o a la velocidad que sea, eso es una
lucha contra el tiempo que distorsiona la masa al desconectarse ésta de la sincronización normal del
tiempo. Realmente el tiempo no actúa en nada, son las propias adaptaciones que se han adaptado a
envejecer o transformarse al ritmo que les impone la adaptación del orden al que pertenece. El tiempo
es el movimiento rítmico que se ha formado en los espacios-tiempos y los envejecimientos o
transformaciones de todo lo que existe en los espacios-tiempos son adaptaciones conforme las hayan
adaptado el orden al que pertenecen que lógicamente se han adaptado al movimiento producido por el
espacio-tiempo, eso es la matemática universal.
 
El tiempo es el mismo para todos
El tiempo es el mismo para todo, envejece a todo al mismo par, al mismo ritmo dinámico, lo que
cambia son las adaptaciones dinámicas de las existencias. O sea que si yo estoy adaptado a
envejecer o transformarme como persona envejeceré o me transformaré como persona y lo que esté
adaptado a ser piedra envejecerá o se transformará lentamente como piedra.
La materia envejece más lento porque la lentitud evolutiva de la masa material pertenece a una
adaptación lenta.
Es verdad que una nave espacial viajando a una gran velocidad altera su masa en el llamado
espacio-tiempo y a cuanto mayor velocidad viaje mayor será la transformación de la masa de la nave.
Pero también es verdad que todo lo que se mueva, ya sea por cuanta propia o producido por otra
existencia, ya sea actuando o moviéndose a la menor velocidad posible también altera su masa; y aún
más la alterará si esa acción o movimiento es permanente. Y eso es lo que sucede con todas las
evoluciones, como la material o la viviente, llevan tantísimo tiempo actuando y moviéndose
permanentemente contra el tiempo, que han conseguido alterar su masa evolutiva a una velocidad
adaptativa propia.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
Más en http://evolucioninteligentesinfin.com
y en http://salvadorsanchezmelgar.com

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog está sujeto a licencia Creativecommons

Licencia de Creative Commons
La evolución inteligente sin fin by Salvador Sánchez Melgar is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://www.evolucioninteligentesinfin.com.

Buscar este blog

Mi icono

Mi icono