Anuncios

viernes, 17 de mayo de 2019

El universo es infinitamente pequeño



El universo es infinitamente pequeño
El universo es infinitamente pequeño



El Cosmos es más pequeño que el átomo


Teniendo en cuenta que el universo se expande todo en sí, al universo no le queda más remedio que ser un universo cerrado por la nada pero abierto en su expansión sin fin dentro de un pequeño espacio dinámico.
Esto es así porque en la expansión no existe ni lo grande ni lo pequeño.
Únicamente existe lo grande y lo pequeño en el espacio universal donde vivimos, ya que aquí se han creado esas dimensiones gracias a que existe la gravedad y a que la existencia se atrae entre sí, pudiéndose así formar la existencia compuesta.
Y como consecuencia de ello se han creado las tres dimensiones que permiten que exista lo grande y lo pequeño.
Eso demuestra que la expansión está compuesta de existencia repulsiva, la cual no se puede atraer entre sí y así poder formar lo grande y lo pequeño.
Por eso, como realmente no existe ni lo grande ni lo pequeño porque son dimensiones irreales, por eso nuestro universo es infinitamente pequeño que es como decir que realmente no posee dimensiones.
Y en ese espacio universal tan infinitamente pequeño se ha posibilitado un universo infinitamente grande porque éste crece sin fin sin poder crecer ni hacia lo grande ni hacia lo pequeño.
Por lo tanto, el universo es un universo cerrado porque está rodeado por la nada y por eso no puede crecer ni expansionarse exteriormente. Pero al mismo tiempo es un universo abierto porque crece sin fin dentro de su propio espacio dinámico. Aunque ese espacio sea infinitamente pequeño. 
Y puede crecer sin fin hacia la inexistente pequeñes porque es un espacio dinámico que no posee dimensiones.
Como el universo no puede expandirse en la nada ya que la nada no existe. Por consiguiente, la única posibilidad que le queda era la de expandirse dentro de sí mismo, dentro de su infinita pequeñez como universo infinitamente pequeño, y esto es así porque en la expansión no existe ni lo grande ni lo pequeño.



Existencia dinámica


De la única forma que el universo podría expandirse y crecer sin cesar dentro de un infinito pequeño espacio, era siendo un universo totalmente dinámico.
Y eso es posible porque la existencia no es existencia real, es existencia en movimiento. La cual en el mismo instante que dejase de moverse se transformaría en la nada, puesto que la existencia en movimiento es la nada en movimiento. 
Y es que no existe otra clase de existencia que la existencia en movimiento.
Por mucho que se acumule de existencia en movimiento un espacio dinámico, ese espacio no se engrandece, sólo se puede engrandecer de movimiento, lo cual no es un engrandecimiento real, es un engrandecimiento dinámico.
Nuestro universo es un universo enorme, pero su enormidad es de absoluto movimiento, lo cual no es grandeza real es grandeza en movimiento. 
Por eso nuestro universo no es grande, es sólo un universo expansivo dentro de un infinito pequeño espacio dinámico; ya que la existencia que posee nuestro universo no es existencia real, sino existencia en movimiento.



Las existencias dinámicas repulsivas más pequeñas posibles


Ninguna de esas infinidades de pequeñas partículas más pequeñas posibles que saturan contantemente de movimiento al universo podrían dejar de moverse, ya que si dejasen de moverse se transformarían en la nada.
Esas infinidades de pequeñas partículas que saturan de existencia al universo y que son las más pequeñas que existen son indetectables porque son lo más cercano a la nada que existe, son las esencias de la nada en movimiento.
¿Cómo se podría detectar a la nada en movimiento, a lo que no existe en movimiento?. Tal vez, microscópicamente, pero quizás así sólo se podrían detectar los movimientos de esas partículas.
Posiblemente esas partículas nunca se encuentren, porque no se puede encontrar lo que no es existencia real, ya que es existencia en movimiento; o sea, la nada en movimiento.
El universo surgió como pequeñez en movimiento de la manera más pequeña posible y de esa pequeñez en movimiento surgieron infinidades de pequeñeces en movimiento semejantes entre sí, que no podían engrandecer al universo como grandeza real, ya que fuera estaba la nada y en donde no existe nada, nada se puede engrandecer.
Por consiguiente a esas pequeñeces en movimiento no le quedaban más remedio que atraerse entre sí como espacio dinámico; pero sin dejar de repelerse mutuamente, ya que no podían repelerse hacia fuera porque lo de fuera no existe, es la nada.
De esa manera, el universo se engrandecía sin cesar, pero no como grandeza, sino como acumulación de movimientos dentro de un infinito pequeño espacio dinámico repulsivo.
De esa manera, el universo se mueve dentro de sí mismo creciendo y expandiéndose a todo su alrededor pero dentro de sí mismo.
De esa forma el universo va creciendo a todo a su alrededor dentro de sí mismo, puesto que no cesa de saturarse mediante la multiplicación constante de esas pequeñas partículas en movimiento.
De esa manera, el universo será cada vez más grande y repulsivo y adquirirá cada vez mayor dinamismo; pero por mucho que crezca, siempre se mantendrá en su infinito pequeño espacio dinámico repulsivo, ya que ese crecimiento no es real, es crecimiento dinámico.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

No hay comentarios:

Publicar un comentario