La ciencia no lo puede descubrir todo

Existen muchos misterios sin resolver que nunca la ciencia podrá descubrir, temas como por ejemplo qué es la nada y quién es Dios. Solamente a través del pensamiento se podrán descubrir esos misterios ocultos.

jueves, 24 de octubre de 2019

Envejecimiento




Envejecer
Envejecimiento. Pixabay


El envejecimiento

 

¿Por qué la humanidad vive cada vez más años?

 

Me he dado cuenta que esa exigencia continua de la humanidad por querer acortar el tiempo en todo, ya sea por exigencias laborales o por la propias exigencias de la sociedad, ha producido en la evolución humana una constante adaptación psíquica y física a necesitar envejecer más lentamente, o sea a vivir más años. Y eso hace, que la humanidad lentamente evolucione hacia una adaptación que le permita vivir más años.

Si la humanidad continúa evolucionando así, en poco tiempo la mayoría de los seres humanos podrán superar con facilidad los cien años y con buenas condiciones psíquicas y físicas. Y a ese paso, creo que en menos de un siglo la humanidad podrá llegar a vivir con facilidad hasta doscientos años.  Y eso no se frenará ahí porque somos una evolución que constantemente lucha contra el tiempo. 

Adaptarse a vivir más años no significa que realmente vivamos más años. Es decir, que al vivir más años el tiempo lo alargamos más. Por ejemplo, los treinta o treinticinco años que como máximo pudiesen vivir envejeciendo, los antepasados nuestros de épocas muy antiguas, representaría como tiempo los ochenta o noventa años que podamos vivir como máximo en nuestra época. Ya que esos treinticinco años de vida que vivían como máximo esos antepasados nuestros lo vivirían a un ritmo adaptado a su tiempo evolutivo, que sería un ritmo dinámico más rápido que el nuestro, ya que para ellos vivir por ejemplo ochenta años con esa rapidez evolutiva le supondría vivir mucho tiempo inútil, o sea mucho tiempo sobrante que supondría un tormento evolutivo psíquico y físico que les costaría mucho soportar. Y si pudiesen vivir con ese tormento evolutivo de una manera constante durante muchos años al final se adaptarían a vivir ochenta años eliminando así ese tormento psíquico y físico.  Eso es lo que le ha sucedido constantemente a la humanidad pero sin sufrir ese gran tormento psíquico y físico de golpe, sino sufriendo un constante pequeño tormento psíquico y físico  porque la humanidad se adapta de manera lenta a necesitar vivir más años.  

O sea, que el tiempo evolutivo no es el mismo tiempo real que el tiempo que se mide por un reloj o por un calendario. El tiempo evolutivo se puede alargar o acortar según se evolucione, ya sea una evolución material o viviente. Por eso, por ejemplo el tiempo que pueda vivir como máximo una mosca es el tiempo evolutivo adaptado a esa evolución que no es ni más ni menos tiempo evolutivo que el que pueda vivir como máximo un elefante. Ya que el tiempo de la mosca está adaptado a experimentar una evolución muy rápida y el tiempo del elefante está adaptado a experimentar una evolución muy lenta, ambas especies viven el mismo tiempo evolutivo: el de sus adaptaciones vivientes, que no es el mismo tiempo que el que marca un reloj ni el expuesto en un calendario.  Con lo cual, tanto la mosca como el elefante vivirán el mismo tiempo evolutivo, que es el que les permite vivir sus evoluciones.

No solamente porque cada vez se desarrollen mejores métodos y mejores medicinas para vencer las enfermedades y porque la humanidad cada vez esté mejor preparada y tenga mejores medios para vivir más comodamente y con mejores calidades de vida; es también esa necesidad constante de luchar contra el tiempo lo que hace que la humanidad cada vez viva más años.

La sociedad que vivimos es una lucha constante contra el tiempo. Siempre pendiente de la hora para no llegar tarde a algún sitio, para terminar una faena lo antes posible o por el simple placer de terminar algo lo más répidamente posible. Todo eso es una lucha constante contra el tiempo, una lucha que tanto psíquica como físicamente la sufrimos permanentemente.

Descartando esas escasas excepciones de comunidades que no necesiten o no quieran depender del tiempo, toda la humanidad lucha constantemente contra el tiempo. Y si esas comunidades que no luchan contra el tiempo no se mezclan con el resto de la humanidad esas comunidades no se adaptaran a necesitar vivir más años, como ejemplo están los esquimales. Esa lucha contra el tiempo se hereda, con lo cual poco a poco de generación en generación se van heredando esas adaptaciones. Y eso produce en la humanidad el que cada vez podamos vivir más años.

Por el contrario, a fuerza de no necesitar algo, la humanidad podrá perder parte de lo que fue. Por ejemplo, hace miles de años en la época de los dinosaurios la humanidad necesitaría una gran valentía y una gran fuerza para poder enfrentarse contra los continuos peligros de animales salvajes que les acechaban continuamente; pues bien esa gran valentía y esa gran fuerza que poseían esos antepasados humanos hoy en día no se necesitan, se necesita otra clase de valentía y fuerza. Con lo cual, la humanidad al adaptarse a otras formas de vivir se ha adaptado tanto física como psíquicamente a esas nuevas formas de vivir.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
Http://evolucioninteligentesinfin.com
Http://articulosnuevos.blogspot.com
Http://sudokusycrucigramas.blogspot.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario