Mostrando entradas con la etiqueta Nueva paradoja sobre los hermanos gemelos (Einstein). Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nueva paradoja sobre los hermanos gemelos (Einstein). Mostrar todas las entradas

sábado, 24 de noviembre de 2018

Nueva paradoja sobre los hermanos gemelos (Einstein)



Fuente: http://PIXABAY.com  Nueva paradoja sobre los gemelos

Nueva paradoja sobre los gemelos de Einstein

 

Envejecer más rápido

Supongamos que a uno de los hermanos gemelos de la paradoja de Einstein lo transformamos a un tamaño parecido a la de un mosquito.
Hay que tener en cuenta que la distancias que puedan recorrer los mosquitos, con respecto a  las distancias que podemos  recorrer las personas, no serían las mismas con respecto al tamaño, en el sentido de que una persona posee mucho mayor envergadura y por eso alcanzaría en menos tiempo cierta distancia.
Por tanto, cualquier distancia, representaría ser mucho mayor para el gemelo convertido al tamaño del mosquito que para el otro gemelo que no se haya convertido al tamaño del mosquito.
Supongamos que al transcurrir un año, al gemelo convertido al tamaño del mosquito lo volviésemos a convertir a su tamaño normal, ¿qué pasaría?: que éste gemelo habría envejecido por lo menos 100 años o más que el otro gemelo. Ya que las evoluciones en los tamaños pequeños, ya sean materiales o vivientes, son más rápidas que las de los tamaños grandes.
Los seres vivos de tamaños inferiores, transcurren con adaptaciones o evoluciones más rápidas que los seres vivos de tamaños superiores. Y cuanto mayores sean las diferencias de tamaño más se notarán esas diferencias. Lo mismo sucede con la materia, aunque la materia evolucione o se transforme de manera más lenta.
Esas diferencias de tamaño no significa que los seres vivos más pequeños experimenten menos vivencias, experimentan parecidas vivencias que los más mayores, sólo que aquellos están adaptados a unas evoluciones vivientes más rápidas por ser seres vivientes más pequeños.



Diferentes adaptaciones entre diferentes épocas

Pongamos el ejemplo de un humano de la edad de piedra al que se le quisiese adaptar a nuestra evolución viviente actual.
Aparte de las grandes diferencias, tanto físicas, psíquicas y genéticas, que tendría comparándolas con las de los humanos actuales, los hijos que pudiese tener con una mujer de nuestra época seguramente saldrían deformados tanto psíquica como físicamente, pero sobre todo de manera genética.
Esa diferencia en años evolutivos entre los humanos de la edad de piedra, o de otras épocas, comparándola con la de los humanos actuales, demostraría que existen diferentes adaptaciones y evoluciones, que serán aún más diferenciadas cuanto mayores años de diferencia existan. 
Eso mismo le sucedería a una persona que viajase durante mucho tiempo a una gran velocidad como podría ser la de la luz, o se la tratase de transformar en un ser pequeño, por ejemplo en el tamaño de un mosquito.
Sí a esos gemelos se les enviase a uno a viajar a la velocidad de la luz y a otro a empequeñecer hasta el tamaño de un mosquito; el ser de ambos gemelos se resistiría psíquica, física y de manera genética a esas nuevas adaptaciones, con lo cual se resistirían a envejecer el tiempo que durase esos experimentos.Y lo mismo sucedería con la materia, aunque ésta se transformaría a su velocidad natural mucho más lenta que la viviente.




Viajar en el tiempo

Si se pudiese transformar algo, ya sea material o viviente, en otro tamaño mayor o menor. El tiempo que durase esa transformación de ese algo, se resistirá a envejecer en ese tiempo que durase esa transformación.
Pero una vez ese algo, sea material o viviente, se hubiese transformado al tamaño deseado, ese algo  se adaptará a un nuevo tamaño. Entonces, ese algo envejecerá más en el caso de que el tamaño en el que le hubiesen transformado fuese menor, o por el contrario envejecerá menos si el tamaño que le hubiesen transformado fuese mayor.
Igual sucederá, cuando se viaja a una gran velocidad durante largo tiempo. En el instante en el que se viaja a esa gran velocidad, la existencia que viaje a esa velocidad, ya sea material o viviente, se resistirá a envejecer, con lo cual permanecerá así durante un equis tiempo.
Pero si el viaje a esa misma velocidad es constante y no cambia durante mucho tiempo, eso posibilitará que esa existencia, ya sea material o viviente, se adapte a esa velocidad y deje de resistirse a ese cambio, con lo cual en vez de no envejecer envejecería más, conforme se envejece en esa nueva adaptación.
Se envejecería más a cuanta mayor velocidad constante se viaje porque esa nueva adaptación más rápida obliga a envejecer más rápido.
Si por el contrario, si esa nave espacial se saliese de la órbita terrestre y se mantuviese durante el tiempo suficiente a una velocidad constante menor que la rotación terrestre y que la velocidad a como órbita la Tierra alrededor del Sol; eso induciría a que la existencia de la nave envejeciese a un ritmo lento, ya que se habría adaptado a otra adaptación más lenta que la de la Tierra.
Cuanto más tiempo permaneciesen esos gemelos fuera de sus adaptaciones evolutivas normales más se modificarían sus tiempos, sus estados evolutivos y sus genéticas.
Nuestra evolución viviente a la que pertenecemos todos los seres vivos terrestres posee una única evolución o adaptación viviente dividida en multitud de ramales evolutivos vivientes, que son las formadas por las especies vivientes.
Si a cualquier ser vivo, sea una persona, mono u otro ser vivo, se le separase de su adaptación viviente normal, adaptándolo a otra adaptación distinta. Ya sea mediante un  largo viaje a la velocidad de la luz o mediante transformaciones a tamaños inferiores o mayores; si esas nuevas adaptaciones son lo suficientemente largas, no podrían volver a  adaptarse de manera genética a la adaptación  normal a la que pertenecían.



 ¿Podría estar Einstein equivocado?

Quizás Einstein estuviese equivocado, ya que el gemelo que viaja a la velocidad de la luz no deja de envejecer porque sea el espacio tiempo el que se lo impida. Es la propia adaptación viviente la que induce a ese ser a dejar de envejecer, porque esa adaptación psíquica, física y genética  de ese ser que viaja a la velocidad de la luz, o el que se transforma en un ser pequeño como pueda ser un mosquito, se resiste a adaptarse a otra adaptación distinta.
En ese viaje y en esa transformación de tamaño, ambos gemelos se resistirán a envejecer, sobre todo de manera genética. Ya que tanto sus físicos, psiquismos y sus genéticas se resistirían a adaptarse a otra adaptación diferente a la suya propia.
Todo está adaptado a evolucionar a una forma de evolucionar propia, sea material o viviente, cuando se cambia esa adaptación normal a otra adaptación distinta, entonces se origina una resistencia a esa nueva adaptación.
Lo mismo que le sucede a la vida le sucede a la materia, ésta también se resiste a adaptarse a otras adaptaciones que no sean las suyas propias. Ya que la materia también es una existencia que se transforma, evoluciona o se adapta constantemente en otra existencia,  al igual que la vida. 



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
http://evolucioninteligentesinfin.com