Mostrando entradas con la etiqueta ¿Qué es el alma? primera parte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ¿Qué es el alma? primera parte. Mostrar todas las entradas

jueves, 9 de agosto de 2018

¿Qué es el alma? primera parte

 

 
Fuente foto: https://www.PIXABAY.com ¿Qué es el alma?

 

 

¿Qué es el alma? primera parte

(Artículo subido de mi otro blog: http://salvadorsanchezmelgar.com)



¿Qué es el alma?:

El alma es el yo psíquico de la vida.
Para explicar como se originó el alma he de empezar por explicar qué originó el alma:
El universo es un orden evolutivo, o llámese jerarquía evolutiva, que induce a  que todo evolucione con orden y sin fin.
Esa tendencia evolutiva permitió que en lo más pequeño posible surgiese una sub-jerarquía evolutiva viviente, que surgió como tendencia a evolucionar con orden y sin fin.
Sub-jerarquía viviente que estaba destinada a existir acumulando todo tipo de información, sin dejar de estar unida a la propia jerarquía universal.
Sub-jerarquía viviente que también evolucionaría sin fin como orden viviente. Eso condujo   a la vida a necesitar evolucionar en la materia blanda.
Para poder evolucionar en la materia blanda se tendría que realizar de manera microscópica y como jerarquía.
Esa forma de evolucionar en la materia blanda indujo a la sub-jerarquía viviente a evolucionar mediante  individualidades físicas microscópicas.
Individualidades que estaban destinadas a adquirir información sin fin ya que la tendencia de todo era evolucionar sin fin como orden.
De esa manera, esas individualidades llegaron a desarrollaran una especie de psiquismos propios.



La materia también es un producto universal

¿Qué es el alma?:
Esa sub-jerarquía viviente, o tendencias  evolutivas vivientes, estaban destinadas a evolucionar sin fin como la agrupación de existencias más evolutivas que existían.
A esas evoluciones llegarán todas las existencias más evolutivas, hay cabida y tiempo para todo pues todo es una evolución sin fin en la que todo debe evolucionar sin fin.
Todo llega a su tiempo y conforme dictamine el orden universal.
A esas existencias de la sub-jerarquía viviente universal, para poder evolucionar como vida les faltaba evolucionar hacia un psiquismo, o llámese acumulador de información.
Esas existencias microscópicas estaban inducidas a evolucionar de manera jerárquica con orden y sin fin adquiriendo todo tipo de información, gracias a ello no tardarían mucho tiempo en proporcionarse una especie de psiquismos, al principio muy pocos desarrollados.
Cada una de esas individualidades estaba inducida a acumular información con orden.
Eso llevaría a esas existencias microscópicas a acumular y clasificar la información necesaria. para desarrollar sus evoluciones psíquicas propias y las de la propia jerarquía universal a la que estaba enlazada de manera psíquica.
Con lo cual esas individualidades evolutivas no tardarían mucho tiempo en desarrollar un psiquismo propio adecuado que les permitiesen ser realmente vidas.
El psiquismo les proporcionaría decisión propia, pudiendo así adquirir más experiencias, más información y más libertad de acción.



Las sensaciones

Así mediante la evolución psíquica y física, la evolución viviente evolucionó desarrollándose primero la información psiquíca gracias a la transmisión de la percepción física. Eso daría lugar al nacimiento de las sensaciones.
Como en los orígenes evolutivos de la vida, la materia psíquica y física eran una sola materia muy pequeña, el desarrollo de las sensaciones vivientes evolucionaban conforme evolucionaba la parte psíquica y física de la vida.  
Las sensaciones era un medio adecuado para la supervivencia y para poder obtener mayor información. Pudiendo así desarrollarse cada vez más los sentidos para que la vida pudiesen evolucionar aún más.
Las sensaciones fueron desarrolladas gracias a que el psiquismo viviente necesitaba adquirir información sin fin de la manera más adecuada. 
A medida que se desarrollaba el sentido táctil, y según las necesidades de la vida, poco a poco, de manera evolutiva surgirían los otros sentidos.
La especie viviente que viviese en la oscuridad no necesitaría el sentido de la vista, por tanto esa especie viviente no desarrollaría ese sentido.
La evolución hacia la vida fue muy lenta debido a que la vida necesitaba evolucionar como vida adecuadamente.
De este modo el psiquismo viviente evolucionó hasta poder  diferenciar y clasificar la información que se obtenía, y así poder saber donde actuar para poder evolucionar más.
Poco a poco, de forma evolutiva, todo eso se fue perfeccionando ya que la vida era un medio evolutivo que podía evolucionar con cierta libertad y por eso podía evolucionar cada vez más y sin fin.
De esta manera las vidas podían separarse pudiendo así actuar con libertad, para así poder obtener mayor información y poder así evolucionar más. Pero esa separación no podía ser total, ya que las vidas se necesitaban unas a otras.
Con lo cual las vidas tenían libertad de acción, pero sin dejar de ser una jerarquía viviente en las que todas las vidas debían de ocupar un puesto jerárquico evolutivo viviente.
De esa jerarquía viviente del orden evolutivo viviente, surgieron evolutivamente todas las especies vivientes. 

Las sensaciones eran necesarias para vivir

Para evolucionar de manera psíquica como vida se tenían que posibilitar primero las sensaciones. Las cuales también eran muy necesarias para la supervivencia.
Las sensaciones permitía a la vida evolucionar  sin fin de manera psíquica y física.
Para ello no bastaba con acumular la información obtenida, había que ordenarla y adaptarla a la vida. El orden universal era una guía necesaria que la vida de manera inductiva estaba obligada a seguir sin cesar.
Así se podrían posibilitar de manera evolutiva los sentidos adecuados para poder vivir.
Ya que sentir es percibir la información  y adecuarla a  las necesidades adecuadas de la evolución viviente.
Supongamos que en esos orígenes vivientes la vida hubiese desarrollado de manera evolutiva una forma de percibir la información mediante la vista.
Todo lo que viesen mediante la vista, de manera psíquica se transformaría en información adecuada para que sus vidas pudiesen evolucionar más.
Pero también adoptarían a la propia vista como una forma adecuada de evolucionar cada vez más. Puesto que la tendencia universal era evolucionar con orden y sin fin.
De esa manera la vista se adoptó de manera psíquica como un sentido más. Los demás sentidos se desarrollaron de manera similar.
El sentido de las sensaciones físicas, o sea el sentido táctil,  fue el primer sentido que la vida desarrolló, gracias a que ese sentido obtenía información física sobre la materia donde evolucionaba la vida.




Medio evolutivo

A pesar de que la propia jerarquía universal de manera evolutiva originó la materia no se podía evolucionar en la materia así como así.
Se necesitaba un medio para poder evolucionar en la materia, y ese medio era originar la vida.
Como ya he dicho antes,  la vida era el medio jerárquico más evolutivo, con la tendencia sin fin de evolucionar sin fin. Y esa constante evolución llevó a esa sub-jerarquía más evolutiva a evolucionar mediante individualidades para así poder obtener mayor libertad y poder adquirir todo tipo de información.
Pero a la vida no se la podía dejar que evolucionase totalmente libre porque todo forma parte del mismo orden universal.
Por eso la vida siempre estuvo enlazada de manera física y  psíquica como jerarquía con la propia sub-jerarquía universal.
Todo lo que existe en el universo es un inseparable orden que evoluciona sin fin como jerarquía.
Pero eso no impedía que la vida pudiese evolucionar con cierta libertad para así poder evolucionar más.

 

 

¿Qué es el alma?¿es la vida psíquica?

¿Qué es el alma?:
Aunque la vida y la jerarquía universal siempre han estado unidas como jerarquía, los enlaces psíquicos de las vidas las unían aún más.
Los enlaces psíquicos que unían a la vida de manera jerárquica con la jerarquía universal evolucionaron hasta convertir a la sub-jerarquía psíquica viviente en una jerarquía de almas.
De esa manera, a medida que evolucionaban las vidas también evolucionaban las almas y la propia jerarquía universal de almas.
Las propias vidas y sus correspondientes enlaces psíquicos que posibilitaban a las vidas ser almas después de ser vidas, permitieron que surgiese una  jerarquía de almas.
Los enlaces psíquicos son una especie de tendencias que pueden acaparar todo tipo de información y evolucionar como tendencia universal.
Esas tendencias (llámense enlaces psíquicos o almas) son existencias porque todo lo que existe en el universo es existencia.
Tendencias que están muy evolucionadas porque forman parte de las evoluciones vivientes universales más antiguas.
La vida es una de las existencias universales más antiguas, no me refiero a la vida de nuestro planeta sino a la vida en general del universo.
Esos enlaces psíquicos llamados almas permiten que la jerarquía de almas controle de manera psíquica la evolución de la jerarquía viviente.




La jerarquía viviente

¿Qué es el alma?:
Las decisiones y acciones individuales de las propias vidas no las pueden controlar totalmente las almas, porque las vidas nacieron para que tuviesen decisiones propias y pudiesen evolucionar con libertad.
Aunque no todo es libertad, existe cierto control; la vida está controlada por su propia jerarquía viviente a través de las herencias. También el entorno en donde se vive influye mucho en la evolución de las vidas, debido a las necesidades vivientes y a sus supervivencias.
De entre todas las especies vivientes terrestres las vidas más evolucionadas como la de la especie  humana disponen de una mayor libertad  para así poder evolucionar más. Ya que depender menos de los demás nos permite obtener mayor libertad.
Una vez posibilitada la evolución viviente, la  tendencia jerárquica evolutiva viviente era que únicamente una sola especie viviente pudiese evolucionar sin fin.
La jerarquía viviente estaba obligada a evolucionar como jerarquía porque esa es la tendencia universal.
El universo es una sola jerarquía,  unida de manera jerárquica con todas las sub-jerarquías universales.
Por eso, la jerarquía viviente evoluciona como jerarquía en la que sólo una especie viviente puede ocupar la escala jerárquica más evolutiva.
Esa manera de evolucionar sin fin y con orden es la forma universal más adecuada de evolucionar como jerarquía.
Las demás especies vivientes tendrán que adaptarse a existir como escalas jerárquicas vivientes inferiores.  Esa  es la forma de evolucionar conforme evoluciona la jerarquía universal.




Almas o ángeles

No existe alguien, ni una asociación ni nada que gobierne el universo.
El universo se gobierna solo, pues ha nacido con esa tendencia evolutiva a evolucionar sin fin como orden.
Tampoco las almas están gobernadas por alguien, ni por seres espirituales ni por nada.
Las almas han evolucionado así como tendencias evolutivas a evolucionar con orden y sin fin. Y así, como jerarquía, continuarán evolucionando.
Cuando una vida muere su propia alma posee la tendencia evolutiva a evolucionar reencarnándose en otra vida.
En la vida que le corresponda conforme haya evolucionado, o bien en el alma que le corresponda en la escala jerárquica de almas.
Son las propias almas las que ellas mismas se castigan o premian conforme a su propia evolución porque esa es la tendencia evolutiva universal.
Dentro de la jerarquía de almas, existen almas muy evolucionadas que ayudan a las vidas y a las propias almas. Esas almas más evolutivas han evolucionado así de manera jerárquica.
Y de esa manera están destinadas a ocupar el puesto jerárquico superior que les correspondan. No para beneficiarse de eso, sino que esos puestos jerárquicos las obligan a ayudar como alma a las vidas y a las almas que les correspondan.
Porque así funciona la jerarquía universal, y eso forma parte de la evolución, ya que la jerarquía de almas también evoluciona sin fin.




Puesto jerárquico

Cada vida evoluciona sin cesar, aunque esa evolución induzcan a ciertas especies vivientes a adaptarse a una forma de vida acomodada por el bien de la jerarquía viviente, como es el caso de los animales y las plantas.
Eso también es evolución, los humanos antes de evolucionar en humanos fuimos animales y mucho antes plantas.
También los animales y las plantas a través de muchas reencarnaciones y evoluciones de sus almas podrán evolucionar en humanos. Sino les da tiempo en la Tierra porque ésta se haya extinguido, les dará tiempo en otros planetas a través de sus respectivas almas, pues las almas no son propiedad de la Tierra.
Nada muere, ni incluso la Tierra ya que todo se transforma.
Cuando la Tierra se extinga transformándose en otro tipo de existencia, todas las vidas podrán continuar su proceso evolutivo en otro planeta que disponga de vida.
Solamente aquellos humanos que hayan evolucionado hasta ser sólo alma, podrán existir como alma y continuar evolucionando como alma sin necesidad de volver a ser vida.
Como los nacimientos de planetas que albergan vida no tienen fin, el nacimiento de nuevas vidas tampoco tendrá fin.
Cada vida está inducida a evolucionar sin fin ocupando las sucesivas escalas jerárquicas evolutivas que les pertenezcan.
Unos evolucionarán más y otros menos dependiendo de sus propias evoluciones y del entorno donde evolucionen.

 

 

La vida surgió porque era una meta evolutiva de la evolución sin fin

¿Qué es el alma?:
Las almas son tendencias evolutivas, y las tendencias evolutivas no se pueden modificar, ya que pertenecen a la propia tendencia evolutiva universal.
Lo que haga cada vida al margen de esa tendencia universal les permitirá a las vidas evolucionar más o menos, mejor o peor.
Esa libertad es lo que permite que unas vidas evolucionen más o menos, de manera más positiva o más negativa, o de muy diferentes otras maneras.
El entorno donde se vive también influye en la evolución viviente. Todo eso lo tiene en cuenta la propia jerarquía de almas, pues todo eso forma parte de la evolución sin fin.
Cuando mueren las vidas, sus propias almas serán las que las conduzcan a sus estados jerárquicos correspondientes.
No hay ningún ser  superior que pueda cambiar esas tendencias. Sin embargo sí que existen almas que ayudan a esa transición de la vida en almas porque esas almas han evolucionado con ese gran propósito.



La reencarnación

Nadie se libra de vivir las vidas necesarias  para cumplir con su propósito evolutivo.
Cuanto antes evolucionamos hacia esa meta evolutiva de existir como alma muy evolucionada, antes dejaremos de vivir en más vidas diferentes.
La vida nos puede producir muchas felicidades pero también muchos sufrimientos.
Y para poder evolucionar más debemos experimentar muchas vivencias.
Somos responsables de parte de lo que somos y de lo que seremos.
Por tanto cuanto antes evolucionamos de manera positiva antes llegaremos a la felicidad eterna como alma muy evolutiva.
Según hayamos evolucionado, podremos volver a nacer en lugares con una evolución más avanzada o menos avanzada, sea de la parte del universo que sea.
Y eso se efectúa de manera instantánea, porque las almas son tendencias y por eso pueden trasladarse a cualquier lugar del espacio sin nada que las pueda sujetar.



La evolución sin fin es imparable

La vida se multiplica sin cesar porque la evolución nunca involuciona.



¿Qué es el alma?: Todo lo viviente tiene un alma
 Fuente: https//www.PIXABAY.com Todo lo viviente tiene un alma[



Para que la evolución viviente tuviese éxito tenían que existir lugares adecuados que pudiesen albergar  vida.
Debido a eso el propio orden universal adquirió la irremediable tendencia a posibilitar esos lugares.
Y para que eso fuese posible se tenía que inducir esa tendencia evolutiva a la propia existencia. Eso no fue ningún problema ya que la existencia es el propio universo.
De manera evolutiva la existencia posibilitó esos lugares originando estrellas y planetas adecuados que permitiesen albergar vida.
Lógicamente esos lugares no se originaron inmediatamente, hubo infinidades de procesos  evolutivos hasta que se logró ese propósito evolutivo.
Primero se tendrían que originar las estrellas y sus procesos evolutivos que le permitiesen originar los planetas adecuados para la vida.
Todos esos procesos sucedieron muy lentamente pero con pasos firmes porque sucedieron de manera evolutiva.
Supongo que no todos los sistemas planetarios actualmente pueden albergar vida. Todo se va perfeccionando para que todo evolucione sin fin hacia esas metas evolutivas.



La existencia se adapta constantemente al orden universal

¿Qué es el alma?:
La existencia es muy maleable, sólo hay que ver la cantidad de cosas que se pueden construir.
Esa tendencia evolutiva de evolucionar con orden y sin fin, permitió a la existencia poder concentrar grandes cantidades de existencias en puntos espaciales adecuados.  Para así poder originar las estrellas en esos lugares adecuados.
Permitiendo con ello que de manera evolutiva  surgiesen también  los planetas adecuados para que surgiese la vida.
Ese proceso fue lento pero eficaz porque la tendencia universal a evolucionar con orden y sin fin es inalterable.

 

Universo giratorio

¿Qué es el alma?
El universo posee la tendencia a evolucionar sin fin porque es una tendencia transmitida por su movimiento rotatorio sin fin. Ya que todo lo que rodea al universo es la nada.
El universo no tiene más remedio que rotar y crecer sin fin sin poder ocupar la nada. Y eso obliga al universo a existir eternamente rotando sobre sí mismo.
Si el universo no evolucionase sin fin no se movería y si no se moviese dejaría de existir y eso significaría transformarse en la nada. Pero eso no puede ser porque la nada no existe. Por eso el universo está destinado a existir siempre rotando sobre sí mismo.
Como la jerarquía de almas es universal, a las almas más evolutivas  les habrá dado tiempo de adquirir mucha información. Ya que existen muchos planetas que albergan vida y no cesan de surgir nuevos planetas que alberguen más vidas.
Al surgir la vida surgió el psiquismo viviente, surgió el yo, surgió el alma.
Lean la segunda parte titulada: Alma ¿qué es el alma? segunda parte




Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative
http://evolucioninteligentesinfin.com