Orden equivale a justicia



  La evolución inteligente sin fin




Jerarquía equivale a justicia



O se es orden o se es desorden. Orden y desorden mezclados en proporciones más o menos semejantes produciría  desorden,  pero si la proporción de orden es muy superior a la proporción de desorden, éste acabará siendo orden. Si a un vaso de agua le añadimos una gota de color muy concentrado,  el agua del vaso se teñirá de ese color; pero si esa misma gota la añadimos al mar apenas se notará el cambio. Eso pasa con el universo, por muchos desordenes aislados que se produzcan, la inmensidad universal apenas lo notará y todos los desordenes acabaran formando parte del orden universal.   Siempre se pueden producir aisladamente desordenes dentro de un orden.

Como esa tendencia universal al orden es debido a que el universo es un orden, ya que surgió como orden gracias a la inseparable unión dinamismo tiempo. Gracias a esa tendencia al orden, el propio orden universal ha posibilitado un universo en el que  existe lo positivo como el bien, la verdad, la bondad, etc. y lo negativo como el mal, la mentira, la maldad y todas sus derivaciones. ¡Ojo!, no es que el propio orden universal tenga el poder de crear todo eso, es que a través del psiquismo viviente y su inevitable alma, ha evolucionado universalmente una existencia viviente con esas tendencias. El orden universal representa lo positivo y el desorden lo negativo y todo eso, el orden universal, se lo ha inducido a la vida, la cual ha transformado esas tendencias en el bien y sus derivaciones y en el mal con sus derivaciones. Ya que la vida no podría evolucionar como vida sin el bien y sin el mal y sus respectivas derivaciones, representando el bien al orden y el mal al desorden.  

En el universo, antes de que existiese la vida, no existía el bien ni el mal, pero evolutivamente a través de las vidas y sus correspondientes yos psíquicos (almas), después de múltiples procesos evolutivos universales, lo positivo que es el orden universal y lo negativo que es el desorden universal han evolucionado en todas esas derivaciones vivientes derivadas en el bien y en el mal.

El orden universal es lo positivo ( que representa el bien y todas sus derivaciones benignas) y el desorden universal es lo negativo (que representa el mal y todas sus derivaciones malignas). En una mezcla proporcional de parecidas cantidades de bien mezcladas con parecidas cantidades de mal (de orden con desorden) normalmente ganará el mal o el desorden; pero a la larga como el orden universal es todo el universo, ese desorden o mal acabará perdiendo transformándose en un orden o bien. Quiero decir con esto, que en la vida, las maldades suelen triunfar pero tarde o temprano se pagan, nadie se libra de eso porque todos pertenecemos a un orden universal. Y además todo se paga con justicia, la misma cantidad de mal obtendrá la misma cantidad de bien, ya que el orden universal como orden que es, crea justicia a su medida; ya que todo evoluciona conforme a ese orden, y esa es la justicia del orden universal.

Es inevitable que la vida evolucione con sus propias maldades y  bondades, porque sino no sería vida, la propia evolución viviente ha desarrollado todas esas debilidades, cualidades, sentimientos, etc. que derivan de mezclas de maldades y bondades. La vida se compone de múltiples sentimientos y necesidades que han evolucionado así gracias a que es vida. Eso no quiere decir que debamos usar el mal gratuitamente, el mal se debe usar cuando es legítimo para la supervivencia o por razones justas. Existen unas reglas ocultas universales en el mundo de las almas, que evolutivamente se han compaginado con las reglas de convivencia, reglas que debemos respetar conscientemente, ya que conscientemente es como podemos evolucionar a través de las almas.  

No se comprende nuestro universo sin orden, ya que lo que existe en todo el universo es absoluta existencia porque se ha tenido que producir mediante un orden, puesto que es imposible que todo lo que exista en el universo sea existencia sin orden, orden equivale a justicia.



Autor: Salvador Sánchez Melgar

http://www.evolucioninteligentesinfin.com

http://www.ideasnuevasweb.wordpress.com