Todo es dinamismo, tiempo y existencia a la vez

La evolución inteligente sin fin


          evolucioninteligentesinfin Todo es movimiento, existencia y  tiempo a la misma vez

Todo lo que se mueve conlleva un tiempo, porque todo necesita un tiempo desde que inicia el movimiento hasta que lo acaba.
Todo lo que se mueve se mueve porque existe, por tanto todo es existencia.
Con lo cual el universo es movimiento, tiempo y existencia a la misma vez.
Con lo cual si todo es movimiento, tiempo y existencia a la vez, el universo tuvo que surgir como movimiento, tiempo y existencia a la vez.
Con lo cual todo el universo se ha creado como movimiento, tiempo y existencia.
Con lo cual cada mínima existencia se ha creado y existe como movimiento, tiempo y existencia.
Por lo tanto bajo esos tres componentes existe absolutamente todo.
Con lo cual no se trata de una mezcla porque el movimiento no se puede mezclar con el tiempo (porque el movimiento es tiempo), tampoco se puede mezclar el movimiento con la existencia porque la existencia es movimiento y tiempo a la vez.
O sea, si el movimiento, el tiempo y la existencia no existen como mezcla porque son lo mismo, eso quiere decir que todo lo que existe es más de lo mismo.
Si todo es más de lo mismo, es que todo es un orden y todo se crea conforme a ese orden de más de lo mismo.
Con lo cual, todo está perfectamente ordenado porque todo es más de lo mismo.
Como todo es un orden, todo conlleva esa inevitable tendencia a evolucionar como orden.
Por eso, todo evoluciona o se transforma sin fin con esa tendencia al orden.
Por eso, tarde o temprano llegaría a posibilitarse un orden o jerarquía energética.
Una jerarquía es un orden. Esa evolución sin fin del orden universal induciría a una cada vez más evolucionada jerarquía energética universal.
Y como la evolución del orden universal no tiene límites, a través de esa evolución jerárquica energética cada vez más evolucionada, tarde o temprano posibilitaría la jerarquía viviente en los lugares adecuados para la vida.
Y a través de la jerarquía viviente, tarde o temprano, la jerarquía energética universal evolucionaría en una especie de jerarquía de almas, o de yos psíquicos.
La jerarquía viviente continuaba evolucionando sin fin conforme a la inducción evolutiva sin fin del orden universal, eso permitió que las individualidades vivientes evolucionasen en yos cada vez más psíquicos.
Los yos psíquicos, después de dejar su cuerpo, a través de las jerarquías energéticas se transformarían en almas, o llámense espíritus.
La evolución sin fin del orden universal había inducido que el orden jerárquico viviente evolucionase cada vez más.
Con lo cual, el orden universal, para proseguir su evolución sin fin estaba obligado a que evolucionase sin fin esa jerarquía viviente; eso inducía evolutivamente a que cada individualidad o yo viviente tuviese que manejarse por sí mismo. Con lo cual, eso indujo a posibilitar evolutivamente a que cada ser tuviese unas memorias para poder manejarse mejor en la materia. De ahí nació un yo psíquico básico que inevitablemente debería poseer cada vida para poder subsistir. De ahí nació el origen de la inteligencia y su inevitable evolución sin fin. De ahí nacieron las primeras sensaciones vivientes.  Poco a poco, los yos psíquicos evolucionarían cada vez más, surgirían nuevas formas vivientes, nacerían nuevos sentidos, etc. Todo esa evolución viviente básica evolucionaría como orden viviente, o llámese jerarquía viviente, hasta lo que es hoy la vida.

Autor: Salvador Sánchez Melgar
http://www.evolucioninteligentesinfin.com
http://www.ideasnuevasweb.wordpress.com