El universo es esférico y surgió así de la nada



                                                                           La evolución inteligente sin fin


El Cosmos surgió surgió de la nada de forma esférica
El universo tuvo que surgir como dinamismo, y tuvo que surgir así de la nada, porque de dónde sino podía surgir. De la nada sólo se puede surgir  como dinamismo ya que el dinamismo no es existencia real. El dinamismo seguramente  surgió de la nada como la expansión dinámica individual más insignificantemente posible; con el recorrido dinámico menos dinámico y corto posible efectuado en el mínimo tiempo posible. Surgimiento que sería el inicio de una constante multiplicación de existencias dinámicas individuales.
El Cosmos no tiene más remedio que expandirse rotando sobre sí mismo, sin poder expandirse exteriormente. Expansión inducida gracias al empuje constante inducido por la unión de individualidades dinámicas semejantes entre sí que rotan individualmente  sobre sí misma. Ya que el dinamismo universal no tiene otra opción, porque fuera del Cosmos está la nada y en la nada no se puede expandir nada.    
Como el movimiento no es existencia real puede moverse constantemente sobre sí mismo sin impedimentos; porque se mueve dentro de sí mismo sin ocupar ningún espacio nada más que el suyo propio. 
Todo lo grande y todo lo pequeño son existencias en movimiento, son dimensiones hechas de dinamismo que siempre necesitarán estar moviéndose para poder existir. Si el universo dejase de expandirse un instante, toda la existencia del universo dejaría de moverse en ese mismo instante, entonces desaparecería todo al mismo tiempo.
La existencia en movimiento es una forma de existir diferente a la existencia que nosotros  creemos que existe.  Supongamos que llenásemos de movimiento una botella vacía, cosa que no se podría realizar porque la botella también es existencia en movimiento y no podría retener ningún tipo de dinamismo. Tampoco se podría coger ninguna porción de movimiento para introducirlo en la botella, porque aparte de que no se puede coger de ninguna manera; esa porción de movimiento no se podría separar del movimiento universal, y mucho menos para formar otro movimiento distinto. Supongamos que a esa botella se le introdujese cierta cantidad de movimiento y que a éste se le impidiese salir de la botella. Por muy grande o pequeña que fuese la botella y por muy mínima o muy grande que fuese la cantidad de  movimiento introducida en ella; la botella encogería o se engrandecería instantáneamente hasta adaptarse al movimiento que se hubiese introducido en ella. Y eso es así, porque los espacios no pueden crearse sin movimiento y sólo pueden existir espacios hechos de movimiento.  
Eso quiere decir, que el universo es  una inseparable unión de movimientos, que inevitablemente tuvieron que surgir individualmente manteniéndose siempre unidos en una misma expansión dinámica universal; creando con sus movimientos cada vez más movimiento; y formando de esta manera un auténtico orden dinámico universal. Eso quiere decir que todos los movimientos universales se atraen entre sí; por eso toda la existencia en el espacio se atrae entre sí, ya que no existe otro sitio donde poder ir; porque fuera del universo está la nada, y a la nada no se puede ir. También eso quiere decir que el universo es como una botella saturada de movimientos y que lo de fuera sólo puede ser la nada. Y que tenga la botella la forma que tenga siempre mantendrá separado su movimiento interno de la nada externa.
La existencia en movimiento es la única existencia que existe y la única que puede existir, y como además no ocupa espacios, nada más que el suyo propio, automáticamente adapta  su espacio a los espacios ofrecidos, por muy grandes o pequeños que fuesen.
El movimiento supuestamente introducido en la botella inevitablemente se movería sin fin en una misma dirección porque toda saturación de movimientos está obligada a moverse siempre hacia una misma dirección. Puesto que si los movimientos individuales del movimiento de la botella se  moviesen en diferentes direcciones entre sí, acabaría por no moverse nada, dejando así de existir todo el movimiento de la botella. Con lo cual, irremediablemente  el movimiento se moverá dentro de la botella, unido como movimiento, y moviéndose en una misma dirección esférica; adoptando la forma de la botella. Y aunque la botella fuese cúbica o de cualquier otra forma, no dejaría de ser algo creado por el movimiento, que encierra al movimiento obligándole a viajar en una sola dirección esférica.  Por tanto, cualquier forma de rodeo  que exteriormente tuviese el universo, obligaría al movimiento a moverse esféricamente en una sola dirección dentro de ese rodeo universal. El universo, al estar rodeado por la nada, no podría salir de ese rodeo, porque ese rodeo lo ha creado el propio movimiento expansivo obligado por la nada, la cual no se puede ocupar. De esa manera el movimiento universal , al viajar siempre en una misma dirección de forma esférica, porque es de la forma natural que ha nacido el movimiento, se ha obligado a sí mismo a viajar como universo de una  forma esférica; que es una forma esférica de moverse muy parecida al movimiento de rotación terrestre.
El universo sólo pudo originarse mediante el nacimiento de un movimiento individual naciendo de la forma esférica más pequeña posible, ya que surgiendo de esa forma es como menos se invadía  a la nada. Era la forma individual de surgir más adecuada para que el movimiento sólo  pudiese invadirse a sí mismo y nacer con su propio yo dinámico individual e indivisible.
El Cosmos sufre una gran presión por querer, y no poder, ocupar espacios de la nada que le rodea. Esa presión es tan grande que se induce a la multiplicación constante de nacimientos dinámicos individuales similares, nacimientos que sólo pueden nacer como espacios dinámicos propios, individuales e indivisibles. Uniéndose todos en un mismo espacio dinámico universal. Inevitablemente todo lo que nace como individualidad dinámica indivisible tiene que nacer con un espacio dinámico propio que le hace adquirir un yo propio individual e indivisible. Pero además todo lo que nace de esa forma nace como el espacio dinámico más pequeño posible, ocupando un espacio dinámico propio que no puede ser ocupado por otro espacio dinámico, nace con un yo propio. Y aunque  todos los nacimientos dinámicos individuales no tengan más remedio que nacer semejantes entre sí, cada nacimiento nace con su propio espacio que le hace poseer su propio yo individual.
 El universo se originó esféricamente porque no tenía otra opción, puesto que no se puede surgir de la nada en línea recta atravesando a la nada ya que la nada no existe. El movimiento tuvo que surgir de la nada como movimiento individual moviéndose rotativamente en su propio espacio, y de esa forma esférica de moverse podía existir eternamente como movimiento esférico y tener la posibilidad de engrandecerse dinámicamente en un mismo espacio dinámico mediante la multiplicación constante de nuevos nacimientos dinámicos semejantes entre sí. La fuerte presión de la nada que rodea al universo es tan enorme que hace que existan enormes energías dinámicas en todo el universo.


Autor: Salvador Sánchez Melgar
http://www.evolucioninteligentesinfin.com
http://www.ideasnuevasweb.wordpress.com