jueves, 4 de abril de 2019

¿Qué son los números primos?



Los números primos


  • Las matemáticas universales
  • El poderoso orden universal
  • Sin los números primos de la existencia el universo sería muy repetitivo
  • Los yos
  • Gracias a los números primos existe variedad



Las matemáticas universales


Si el universo se hubiese construido con unas matemáticas sin números primos, todo se repetiría  mucho, impidiendo así que se pudiese evolucionar.


Ante tal impedimento que supondría esas matemáticas tan repetitivas a la evolución del orden universal, el propio orden universal evolutivamente originó unas adecuadas matemáticas universales para que la evolución del orden universal pudiese continuar evolucionando sin fin sin esas constantes repeticiones.

No se trata de que el universo de una forma inteligente crease los números primos. Es que estos surgieron por sí solos porque el universo es un orden y necesitaba unas matemáticas adecuadas para que todo pudiese evolucionar como evoluciona.


Sin los números primos, la matemática de la existencia, en el espacio galáctico donde vivimos, sería tan repetitiva que no se hubiese podido formar la existencia compuesta; no existiría el tiempo, la materia, la vida, el movimiento entre existencias que se atraen entre sí, la evolución ni toda la existencia tan variada que existe.


El universo creó unas matemáticas con números primos, porque el universo estaba obligado a evolucionar, estaba obligado a necesitar poseer las cualidades de la nada. Y el mismo orden universal no tuvo más remedio que crear unas matemáticas con números primos.

Con lo cual esas imperfecciones matemáticas que los números primos inducían a las matemáticas  del orden universal permitían que existiese variedad evolutiva en la matemática universal y que así se pudiese evolucionar sin fin hacia metas más variadas.


El poderoso orden universal

 

En el permanente orden universal del espacio gravitatorio donde vivimos existen las existencias que se atraen entre sí y la inducción constante sin fin que induce a que todo se mueva en la dirección expansiva universal.

Todo eso induce a que en éste espacio universal exista un movimiento gravitatorio atractivo, que a su vez induce a que exista el tiempo, las tres dimensiones, lo grande y lo pequeño, la materia, la evolución variada, el alma, la vida, entre otras existencias.

Esa constante inducción al orden que impone el universo a todo originó unas permanentes tendencias al orden universal, o llamase matemáticas universales.

Tendencias que nada ni nadie las puede evitar ni eliminar ya que todo es producto del propio orden universal.

Y como todo en el orden universal tiende al orden, inevitablemente todo en el orden universal tiene que evolucionar hacia ese fin y con esas inevitables tendencias.

Las cuales no se ven, pero que tienen que existir porque nuestro universo hacia algún sitio tiene que ir, y que mejor que ir hacia donde todo tiende a ir, porque no existen otras tendencias que impidan que eso suceda.

De esa manera el orden universal se comporta como unas matemáticas que induce a que todo matemáticamente se realice conforme a lo que dictamina el orden matemático universal.



Sin los números primos de la existencia el universo sería muy repetitivo


Los números primos fueron la solución matemática al problema evolutivo del universo galáctico donde vivimos.

Números primos que además de impedir unas perfectas matemáticas universales que conllevarían unas constantes repeticiones matemáticas muy repetitivas inducen a que todo evolucione con la variedad como evoluciona.


Sin embargo, a pesar de tanta variedad que ofrecía la evolución de la existencia con los números primos, no se podía evitar que la matemática universal indujera a que se formasen constantes repeticiones en todo, aunque éstas repeticiones no fuesen exactas repeticiones porque se repetían en otros tiempos y otras evoluciones.

A pesar de los números primos en la matemática de la existencia las repeticiones tienden a producirse, aunque no sean repeticiones exactas gracias a los números primos. Como todo tiende a la repetición estas similitudes se producen en  tiempos distintos por tanto en evoluciones distintas.

Por ejemplo, suelen suceder hechos repetitivos en la historia universal. Los planetas, estrellas, galaxias son repeticiones, aunque lógicamente cada existencia es distinta porque cada existencia sea simple o compuesta posee su propio yo y se produce en diferentes tiempos, en diferentes distancias y evoluciones.

Pero a pesar de todo eso las repeticiones se suceden, pero no son exactas repeticiones gracias a que en la matemática universal existen los números primos. Eso demuestra que todo posee su yo, o identidad propia, ya que no puede existir una repetición exactamente igual.


La materia es una variedad de repeticiones, los árboles es una variedad de repeticiones, los animales son una variedad de repeticiones, etc.

Pongamos como ejemplo lo que le sucede a la humanidad, en su historia. Por ejemplo suelen suceder hechos producidos en distintas fechas y con diferentes nombres, pero que son repeticiones, y sucede más a menudo de lo que parece. Lo que pasa es que suceden en diferentes tiempos y en diferentes evoluciones y eso hace que no sean exactas repeticiones. La historia de la humanidad está plagada de repeticiones.

Por ejemplo: existen tendencias a que sucedan más calamidades en un sitio que en otro; lo mismo que existen tendencias a que unas personas sean más afortunadas que otras. Todo eso se produce porque la matemática universal tiende a ello, tiende a las repeticiones, y si no existiesen los números primos todo eso se repetiría infinidad de veces más y de manera casi exacta por no decir exacta.



Los yos


Las matemáticas del orden universal no están representadas con números. Las existencias de la matemática universal poseen sus propios yos individuales, los cuales pertenecen a cada existencia individual.  Ya sean yos individuales como existencia compuesta o sin componer, yos que muy bien se podrían representar con números aunque no podrían ser los mismos exactos números.

Ya que, aunque sean todos los yos de todas las existencias individuales o compuesta exactamente iguales, cada yo es diferente porque cada yo ocupa su propio espacio dinámico, ya sea como existencia individual o como existencia compuesta.

Esta matemática universal que posee el orden universal no funciona exactamente con números, sino con existencias individuales y compuestas, gracias a que toda la existencia se mueve con orden en la misma dirección expansiva.

Y además en nuestro espacio universal galáctico la existencia se atrae con orden entre sí.


Ese constante y uniforme movimiento expansivo permite que el universo sea un orden matemático.

Y gracias a esas matemáticas universales, en nuestro espacio universal gravitatorio, existe el movimiento ordenado entre existencias que se atraen entre sí. Lo cual induce a que todo posea su correspondiente tiempo; a que exista el pasado, el presente y el futuro; a que existan los tamaños; a que exista lo grande y lo pequeño; a que existan las tres dimensiones; a que exista la materia y la energía; a que exista la evolución y el orden; a que exista el alma y la vida; etc.; etc.



Gracias a los números primos existe variedad


Gracias a los números primos esas matemáticas del orden universal no son tan repetitivas.

Sin los números primos no solamente se impediría que todas las estrellas fuesen muy parecidas unas a otras; que todos los sistemas planetarios fuesen muy parecidos unos a otros; que las materias fuesen muy parecidas unas a otras, etc. Sin los números primos en la matemática universal no se hubiesen podido posibilitar las estrellas, la materia, la existencia del espacio galáctico donde existimos, etc.

Sin los números primos en la matemática universal nada evolucionaría, todo sería una permanente y creciente expansión universal repulsiva de existencias dinámicas más pequeñas posibles.

Por eso mismo, el propio orden universal evolutivamente, ante la necesidad de evolucionar sin fin hacia una evolución cada vez más evolutiva, transformó la matemática universal en otras matemáticas con números primos. Matemática que era eficaz para que existiese esa variedad evolutiva tan necesaria para que todo pudiese evolucionar como evoluciona.

Y como no podía ser de otra manera, como todo es producto del orden universal, los números primos están insertados en las matemáticas que conocemos, y con eso se posibilita que los números sean infinitos y que induzcan a que exista esa variedad infinita de todo lo existente. Y eso es un fiel reflejo de como es todo lo que existe.



Autor: Salvador Sánchez melgar

Registrado en Safecreative






No hay comentarios:

Publicar un comentario