EL DESTINO CIENTÍFICO SERÁ CONTACTAR CON LAS ALMAS






La evolución inteligente sin fin
1

En el futuro se contactará con los extraterrestres mediante las almas



Habría que reconocer científicamente que el alma existe porque pesan más las pruebas de su existencia que la de su no existencia según lo expuesto en mi blog: http://www.evolucioninteligentesinfin.com y en mis libros que anuncio en mi blog.

Además ese es el destino del camino científico, no hay otro. Yo no creía en el alma pero me he dado cuenta que es real, que existe. El alma no se trata de algo divino; el alma es el sostén de la vida, porque la vida no podría sostenerse por sí misma, pues vivir por vivir no es el sostén de la vida y estar obligados a vivir tampoco es el sostén de la vida. La vida existe porque pertenece a una jerarquía viviente, gracias a que el universo es un orden, o llámese jerarquía, y ha posibilitado esa jerarquía a través de una jerarquía psíquica enlazada psíquicamente a la jerarquía de almas universales, que han evolucionado en almas gracias a la evolución psíquica viviente universal.

El alma pertenece a una jerarquía de almas universales, y las civilizaciones vivientes más avanzadas han descubierto que el alma existe y que es universal, con lo cual han podido contactar con las almas y adquirir su gran sabiduría. Y gracias a ello, como no podía ser de otra manera, esas civilizaciones han evolucionado aún más, han evolucionado en seres espirituales. Ese es el camino de la humanidad y la de todas las civilizaciones vivientes del universo, no hay otro.

Las almas no tienen presencia física, pero tal vez posean energía suficiente para manifestarse de muy diversas maneras. El miedo que tenemos a las almas es que desconocemos lo que es el alma, tal vez existan almas de todo tipo que todavía no hayan ocupado su escala evolutiva jerárquica  en la jerarquía de almas universal, y que por eso se manifiestan de muy diferentes maneras. Supongo que la jerarquía de almas  están esperando a que evolucionemos más para así poder permitirnos contactar con nosotros y transmitirnos la sabiduría universal, no sólo la de las almas sino la de multitud de civilizaciones universales más avanzadas que la nuestra que son seres vivientes como nosotros. Ese contacto, es el contacto extraterrestre el cual nos beneficiaría mucho, además que es nuestro destino evolutivo, no hay otro.

A mucha gente no le gusta hablar de almas, de espíritus ni de la muerte porque piensan que el vivir lo es todo y que de lo otro mejor no hablar ni pensar. Pero no se dan cuenta que el alma lo es todo, es nuestro destino evolutivo; es más importante el alma que la vida porque a través de nuestra alma podemos vivir muchas vidas. Al final de nuestra evolución viviente como almas que somos podremos manifestarnos físicamente como queramos sin padecer dolores ni sufrimientos, seremos felices, ese el final evolutivo que nos espera,  al que antes llegará el que haya evolucionado más positivamente, y también será el final científico. Supongo que existirán infinidades de facetas desconocidas por nosotros con respecto al mundo de las almas, que las almas nos descubrirán cuando nos permitan contactar con ellas, las almas son los verdaderos extraterrestres.

No se trata de un tema religioso, es un tema científico, la jerarquía de almas es una evolución que evoluciona como todo lo que evoluciona con sus positividades y negatividades. Las positividades, según sus grados, corresponden al bien y a todo lo que derive del bien y las negatividades pues todo lo contrario, así han evolucionado y evolucionan las almas gracias a esas tendencias positivas y negativas adquiridas por el orden evolutivo universal.

Sería muy importante que se intentase investigar científicamente  la existencia del alma, al menos algo se tendría, porque ese será el final del camino científico, no hay otro.

Esa necesidad de vivir tiene que ser una necesidad fuertemente inducida, porque qué necesidad de vivir tiene cualquier ser viviente si vivir es también padecer necesidades y sufrimientos, los cuales obligarían por sí mismos a todos los seres vivos a negarse a vivir; pero es que además incluso en los momentos más dolorosos se rechaza la muerte, excepto los seres humanos porque tenemos la capacidad de pensar y comprender, pero si no la tuviésemos rechazaríamos siempre a la muerte al igual que cualquier ser vivo. Por todo eso, la vida de cualquier ser vivo más que una vida es una obligación de vivir porque se vive para uno mismo pero también para los demás porque sin los demás no se podría vivir, aunque  hay quién únicamente vive sólo para él mismo.

Y como nos necesitamos unos a otros para vivir, por eso somos una jerarquía viviente; pero también necesitamos a los demás seres vivientes no humanos para vivir, ya que nos alimentamos de ellos; el oxígeno que respiramos se lo debemos a las plantas; muchos medicamentos se lo debemos a la flora así como otros productos no medicinales, además de otras muchas necesidades que se lo debemos a la jerarquía viviente. Es decir que la vida humana sin los seres vivientes no humanos no podría existir, por eso mismo y porque descendemos de ellos formamos todos los seres vivos una única jerarquía viviente en la que unos seres han evolucionado jerárquicamente más que otros porque han podido evolucionar  más y porque también se lo ha permitido la propia jerarquía viviente para que pudiese subsistir la propia jerarquía viviente. Con todo esto quiero decir que la vida no es una casualidad es el producto de una jerarquía viviente, gracias a que el universo es una jerarquía. De la tierra no pueden surgir peces, sólo pueden surgir peces del agua, por consiguiente sólo puede surgir una jerarquía viviente de una tendencia jerárquica universal.  

Una jerarquía viviente debe estar unida jerárquicamente de alguna forma porque sino no sería jerarquía. La jerarquía viviente está unida física psíquica jerárquicamente mediante las herencias y sus agrupaciones vivientes, pero eso no era suficiente para poder vivir individualmente, sobre todo los humanos dado que somos más individuales; por eso surgió también unida a la jerarquía física viviente la jerarquía psíquica viviente en la que cada ser viviente poseía un enlace psíquico que energéticamente se enlazaba con la jerarquía psíquica de la jerarquía viviente. Evolutivamente esos enlaces psíquicos evolucionarían a medida que evolucionaba la vida, lo cual indujo a que esos enlaces psíquicos evolucionasen en una especie de almas en la que a través de ellas psíquica hereditariamente una vida después de morir  trasladaba energéticamente su yo psíquico o alma a otra vida, la que le correspondiese según dictámenes jerárquicos.

Como la jerarquía viviente no es sólo la terrestre, es también una jerarquía universal, todas  las almas pertenecerán a esa jerarquía de almas universales, la cual habrá evolucionado mucho;  con lo cual será muy sabia y muy efectiva;  eso hace que cada vida a través de las almas se inmortalicen pero además puedan progresar evolutivamente y la que no progrese volverá a nacer en un lugar  evolutivo inferior, el que le pertenezca con justicia según haya progresado evolutivamente. Un ser humano no puede volver a nacer como animal ni un animal como vegetal porque nada involuciona, pero los que no progresen evolutivamente sí que pueden volver a nacer en lugares pocos evolutivos.  

Autor: Salvador Sánchez Melgar 
http://www.evolucioninteligentesinfin.com
http://www.ideasnuevasweb.wordpress.com